Manuel Garnica, el “Santo” que metió un gol con el Athletic

La primera visita del Athletico de Madrid a Bilbao fue allá por enero de 1911. Manuel Rodriguez Arzuaga había aportado una cantidad al Club de la corte y el Athletic de Madrid realizaba sus dos primeros desplazamientos de la historia. En los lentos trenes de la época se desplazó primero a Alicante y luego a Bilbao donde disputó un partido en Lamiako contra el Athletic el 1 de enero de 1911.

El equipo del Athletic de Madrid lo formaban: Starmann; Allende, J. de Aldekoa; Mandiola, Ruete y Cárdenas; Smith, Palacios, Garnica, Belaunde y Elorduy.

El equipo del Athletic Club estaba formado por: Cuartango; Arzuaga, Ibaneche; Iza, Belauste J., Belauste S.; Hurtado, Azkarate, Arbaiza, Belauste R. e Iceta.

El resultado del partido fue empate a dos goles y según cuentan las crónicas resultó muy disputado donde se pudieron ver grandes jugadas que fueron muy aplaudidas.

Entre los jugadores alineados por la entonces todavía sucursal podemos descubrir ciertos nombres que nos resultan familiares ya que Roque Allende, Perico Mandiola, Luis Belaunde, Manuel Garnica y Alejandro Smith Ibarra formarían alineación junto a los equipiers de Bilbao, Astorquia, Arzuaga, Iza, Belauste J., Zuazo y Veitch, en la final de Copa de 1911 que el Athletic ganó al Español de Barcelona por 3-1. Por cierto, dos de los goles fueron metidos por jugadores de la sucursal, Belaunde y Garnica.

Este último jugador Manuel Garnica, “Manolón”, que como decíamos metió el último gol del Athletic-Club en aquella final, fue fusilado en 1939 por los republicanos en la guerra civil junto a otros 41 prisioneros, entre ellos el obispo de Teruel. Finalmente el centro-delantero podría acabar Santo ya que fue propuesto al Vaticano por la Conferencia Episcopal y podría ser elevado a los altares. Su caso está enmarcado en un proceso de beatificación de los llamados “Mártires de la Cruzada”, víctimas de ese conflicto. Si el Vaticano da el OK, sería el primer futbolista del Athletic-Club y del mundo en aparecer en estampitas. Curioso.

Volvamos a lo terrenal.

En este partido también jugaban Ramón de Cárdenas que era, el por entonces, presidente del equipo y formaba la media con el siguiente presidente que le sucedió Julián Ruete, que sería el presidente que impulsaría el Athlético de Madrid y que viendo la cara que gastaba entendemos muchas cosas del equipo madrileño. Así mismo, en la delantera encontramos a Juanito Elorduy, de quien ya hablamos en un anterior Post, quien había traído las famosas camisetas rojiblancas a Bilbao un año antes desde Inglaterra.

El Athletic Club jugaba ya con camisetas rojiblancas desde el año anterior (1910) pero el Athletic de Madrid no jugaría de rojiblanco hasta días después, el 22 de enero de 1911, en la segunda edición de la Copa Rodriguez Arzuaga. Vistieron estos colores por primera vez para el Athletic de Madrid, Ramón Cardenas, Pedro Muguruza, Roque Allende, Rafael Rodriguez Arango, Julian Ruete, Pedro Mandiola, Juan Elorduy, Luis Belaunde, Manuel Garnica, Palacios y Alejandro Smith.

Entre primeros jugadores alineados como rojiblancos jugaba como portero el arquitecto franquista Pedro Muguruza, nacido en Elgoibar, quien años después proyectaría el Monumento del Sagrado Corazón de Bilbao y el Monumento del Valle de Los Caídos. Quien sabe si también la Conferencia Episcopal le quiere santificar, no?

De esto hace más de 100 años.

Athletico de madrid

  • Arriba: Cárdenas, Muguruza, Allende
  • Medio: Arango, Ruete, Mandiola.
  • Sentados: Elorduy, Belaunde, Garnica, Palacios, Smith.

Juan Manuel Basurko, el padre de los botines benditos.

Muchos de vosotros no sabréis quien era porque no llevó a cabo una carrera deportiva especialmente destacada. Pero si preguntáis a un ecuatoriano de la localidad de Guayaquil seguro que os saca de la ignorancia pues allí alcanzó una notable notoriedad por su insólita condición de cura futbolista y especialmente por haber sido protagonista de la gesta más recordada de la historia del “Barcelona Sporting Club”, la conocida como La Hazaña de La Plata, gracias a la cual grabó su nombre en la historia ese Club y en la del fútbol ecuatoriano.

Nacido en Mutriku, estudió para sacerdote como muchos jóvenes vascos de la época. Tras finalizar sus estudios eclesiásticos, que fueron compaginados con el fútbol aficionado en el equipo CD Mutriku (llegó a jugar en tercera y fue pretendido por la Real), y consagrarse como sacerdote, acabó como misionero en la Parroquia de San Camilo de Quevedo en la Provincia de Los Ríos de Ecuador en 1969.

Allí siguió practicando fútbol en el equipo local primero y en la Liga Deportiva Universitaria de Portoviejo después siempre anteponiendo sus funciones como sacerdote. Pronto corrió la voz de la existencia de un joven cura vasco con grandes cualidades como delantero. Sus grandes actuaciones le hicieron fichar, en 1971, por uno de los grandes equipos del fútbol ecuatoriano, el Barcelona Sporting Club, donde se encontraría con el genial futbolista Alberto Spencer (al que pudieron ver en San Mamés nuestros Aitas o Aitites, dependiendo de vuestra edad, cuando jugaba con el Peñarol de Montevideo).

El traslado a Guayaquil le permitió destinar su ficha como futbolista profesional a los niños pobres de su parroquia. Sólo llegó a jugar 8 partidos (el entrenador brasileño tenía sus dudas de que un cura marcara goles) y marcó 2 goles pero uno de ellos pasó a la historia del fútbol.

Fue el 29 de abril de 1971 cuando su equipo se enfrentaba al Estudiantes de La Plata, uno de los equipos más potentes del mundo, en la Copa Libertadores. El Estudiantes había ganado las tres ediciones anteriores de la Copa Libertadores y jamás había perdido un encuentro en su feudo. Pero el vasco Basurko, logró con un gol suyo a pase de Spencer lo que parecía un milagro, eliminar al todopoderoso Estudiantes en su feudo. El triunfo fue celebrado como un grandísimo éxito por el Barcelona de Guayaquil y en general, por la afición ecuatoriana, por lo que suponía para un equipo procedente de un fútbol modesto como el ecuatoriano imponerse al entonces considerado mejor club del mundo. La victoria fue conocida como la Hazaña de la Plata y BasurKo apodado como el Padre de los Botines Benditos, haciéndose con un hueco en la historia de Ecuador.

Basurko no llegó a acabar esa temporada, se debía a su congregación y no aguantaba el bullicio del éxito, ya que volvió a su parroquia de San Cristóbal y acabó la temporada jugando otra vez con el Liga Deportiva Universitaria de Portoviejo, equipo en el que por cercanía podía compaginar parcialmente sus labores como cura y futbolista. Sin embargo, al acabar el año decidió abandonar el fútbol y dedicarse únicamente al sacerdocio.

Unos años después Basurko regresó a España, donde se secularizó abandonando el sacerdocio. Basurko se estableció en su Guipúzcoa natal, se casó con Rosa, tuvo dos hijos, Izaro y Adur,  y se dedicó durante años a la docencia.

Falleció ayer el 22 de Marzo del 2014. Descanse en Paz.

Los Clubes Británicos en Bilbao

Un papel muy importante en la expansión del fútbol en Bilbao fue jugado por viajes a la Villa realizados por los Clubes británicos a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Este archivo intentará documentar estas actividades anteriores a la guerra civil, que seguramente estará incompleta sin tu ayuda. Toda la información adicional es bienvenida, por favor, enviar por correo borja.bkb@gmail.com cualquier detalle o comentario donde se pueda ampliar esta información. Gracias de antemano.

  • 16-04-1911         Athletic Club 0 – Civil Service 7
  • 17-04-1911         Athletic Club 0 – Civil Service 2
  • 31-12-1911         Athletic Club 0 – United Hospitals 3
  • 01-01-1912         Athletic Club 3 – United Hospitals 2
  • 07-04-1912         Athletic Club 3 – Civil Service 8
  • 08-04-1912         Athletic Club 0 – Civil Service 4
  • 24-12-1912         Athletic Club 3 – Oxford City 3
  • 01-01-1913         Athletic Club 0 – Oxford City 0
  • 23-04-1913         CD Bilbao 2 – Ilford FC 2
  • 24-04-1913         CD Bilbao 3 – Ilford FC 1
  • 25-04- 1913        Athletic Club 2 – Merton FC 2
  • 26-04-1913         Selección CD Bilbao 3 – Racing Irún-Merton FC 1
  • 11-05-1913         Athletic Club 1 – Bromley 5
  • 12-05-1913         Athletic Club 0 – Bromley 1
  • 11-05-1913         CD Bilbao 2 – Old Xaverians 3
  • 13-05-1913         Selección Bizkaia ? – Old Xaverians ?
  • 24-06-1913         Athletic Club 1 – Nunhead FC 2
  • 26-06-1913         Athletic Club 1 – Nunhead FC 0
  • 23-08-1913         Athletic Club 0 – Shepherd’s Bush 1
  •  ? – ? -1913         Athletic Club 2 – West Norwood 4
  •  ? – ? -1913         Athletic Club 2 – West Norwood 2
  • 12-04-1914         Athletic Club 1 – New Crusaders 4
  • 13-04-1914         Athletic Club 3 – New Crusaders 1
  • 19-04-1914         Athletic Club 2 – Civil Service 1 (en rssf 4-2)
  • 21-05-1914         Athletic Club 2 – Clapton Orient 5
  • 24-05-1914         Athletic Club 1 – Clapton Orient 4
  • 31-05-1914         Athletic Club 3 – English Wanderers 5
  • 01-06-1914         Athletic Club 0 – English Wanderers 6
  • 04-06-1914         Athletic Club 2 – English Wanderers 2
  • 07-06-1914         Athletic Club 4 – West Norwood 2
  • 27-03-1921         Athletic Club 2 – Dulwich Hamlet FC 3
  • 28-03-1921         Athletic Club 2 – Dulwich Hamlet FC 4
  • 15-05-1921         Athletic Club 0 – West Ham United 6
  •  ? -05-1921         Athletic Club 1 – West Ham United 4
  •  ? -05-1921         Athletic Club 1 – West Ham United 3
  • 22-05-1921         Euskal Selekzioa 0 – West Ham United 1
  •  ? – ? -1922         Athletic Club 1 – West Norwood 4
  •  ? – ? -1922         Athletic Club 2 – West Norwood 0
  • 06-01-1923         Athletic Club 4 – London Casuals 2
  • 07-01-1923         Athletic Club 4 – London Casuals 4
  • 20-05-1923         Athletic Club 0 – Dundee FC 3
  • 21-05-1923         Athletic Club 1 – Dundee FC 1
  • 12-05-1924         Selección Española 1 – Newcastle 0
  • 31-05-1925         Athletic Club 1 – Birmingham 2
  • 01-06-1925         Athletic Club 1 – Birmingham 2
  • 22-05-1927         Athletic Club 1 – Swensea City 2
  • 29-05-1927         Athletic Club 3 – Motherwell FC 1

1929-30: La Leyenda del Primer Doblete del Athletic. ( I )

La era de los románticos había finalizado. Las seis largas temporadas que el Athletic, un equipo campeón, llevaba sin ganar un título supuso desligarse del amateurismo para siempre. En la campaña 1929-30, todos los componentes de la plantilla rojiblanca verían remunerados sus sudores y sacrificios. Carmelo Goyenechea , el último jugador amateur del Athletic, se acababa de retirar la temporada pasada sin cobrar nunca por jugar y donando las 25.000 ptas recibidas en su despedida, como jugador y capitán del Athletic Club, al Hospital de Basurto para que se sostuviera a perpetuidad una cama con su nombre. De hecho, dos temporadas antes, en la campaña 1927-28, ya sólo quedaban cuatro amateurs en la plantilla.

Manu de la Sota, armador bilbaíno y presidente del Athletic entre 1926-29, “estimuló” al equipo hacia el profesionalismo en una osada determinación que seguramente supuso la supervivencia del Athletic y empezó a traer a la Villa a las mejores promesas de Euskadi. Así llegaron por tanto jugadores de la calidad de Blasco (Acero Club en 1927), Muguerza (SD Eibar en 1929), Juanin (Osasuna en 1926), Lafuente (Barakaldo en 1926), Roberto (SD Eibar en 1928), Unamuno (Deportivo Alavés en 1928), Urkizu (Real Madrid CF en 1929), Garizurieta (Erandio en 1927), “Bata” (Barakaldo en 1929), Iraragorri (Elexalde en 1929), Chirri II (Infantil Athletic en 1927), Mandalúniz (Elexalde en 1928) y Gorostiza (Racing de Ferrol en 1929), que años más tarde serían figuras indiscutibles y leyendas del equipo rojiblanco.

En el verano de 1929, ya con Manuel Castellanos como presidente sustituyendo a Manu de la Sota, se había completado una plantilla que si no conseguía títulos prometían goles, muchos, muchísimos goles. Para la dirección de este equipo se conseguía atraer otra vez al mítico Mr pentland, el último entrenador que había conseguido un título para el Athletic. El técnico inglés de Wolverhampton dejó sin dudar el Athletico de Madrid ante la oferta del Athletic para volver al Botxo y sustituyó a Lippo Hertzka quien se fue a entrenar al Real Madrid FC llevándose con él al portero Vidal quien veía en Blasco un rival demasiado grande para la titularidad.

Así pues, comenzó la temporada con los partidos amistosos en Erandio (1-0 en contra del Athletic), en Getxo contra el Arenas como complemento a las 20.000 ptas abonadas por el fichaje de Gorostiza (1-5 a favor del Athletic), Barakaldo (2-1 en contra) y el último, un día antes de comenzar el Campeonato Regional, contra el Racing en Santander con una rotunda victoria por 1-5.

Al día siguiente, el 22 de septiembre de 1929, daba comienzo el Campeonato Regional de Bizkaia con los equipos Arenas Club, Deportivo Alaves, Barakaldo, Sestao y el propio Athletic. Las tres rotundas victorias del Athletic en los primeros partidos del Campeonato, ante el Deportivo Alavés en San Mames por 4-1, ante el Barakaldo por 2-4 y el Sestao 4-2 hacía presagiar un Campeonato exitoso para el conjunto rojiblanco quien contaba sus triunfos por victorias.

Pero una semana nefasta para los intereses del Athletic a finales de Octubre con dos derrotas consecutivas ante el Arenas de Getxo en Ibaiondo por 2-1 y otra ante la sorpresa del Campeonato, el Deportivo Alavés en Gasteiz por 3-2, llevaría a los rojiblancos a perder el Campeonato Regional a pesar de la enorme reacción del excepcional final de la temporada regional que realizó en Noviembre, con goleadas ante el Barakaldo en San Mames por ocho a cero (con doblete para “Bata”, que el año pasado jugaba en el equipo baracaldés, y Unamuno), por cero a cuatro en Las Llanas contra el Sestao (con otro doblete para Unamuno) y un rotundo siete a cero contra el Arenas (donde Gorostiza consiguió el primer “Hattrick” de su carrera), en beneficio del equipo alavés que se llevaría el Campeonato Regional empatado a doce puntos con el Athletic y que contaba con una de las defensas que años después sería la más famosa del panorama nacional anterior a la guerra civil, los “vascos” Ciriaco y Quincoces.

Terminado el Campeonato Regional, y al clasificar para el Campeonato de España, organizado por la Federación Española que por aquel entonces presidía Ricardo de Irezabal (presidente del Athletic Club años atrás y posteriormente organizador de la gira del equipo Euzkadi en la guerra civil), tres equipos la Federación de Bizkaia, el Deportivo Alavés como campeón, el Athletic Club como subcampeón y el Arenas Club como tercer clasificado, competirían en el citado campeonato nacional en los meses de Abril y Mayo contra equipos tan potentes como el FC Barcelona, Real Madrid FC, Real Sociedad, Real Unión de Irún, Celta de Vigo o el campeón de la última edición de 1929 el RCD Español.

Pero antes de disputar la Copa del Rey, que el año siguiente se pasaría a llamar Copa del Presidente de la República, se tendría que luchar por la segunda edición de la liga de la Primera División que constaba de 10 equipos, de los cuales cuatro de ellos vascos, el Athletic Club, el Real Unión, la Real Sociedad y el Arenas Club; tres catalanes, el FC Barcelona, campeón el año anterior, el RCD Español y el CD Europa; dos madrileños, el Real Madrid FC y el Athlético de Madrid; y por último el Racing de Santander que había evitado el descenso la temporada pasada al ganar el partido de promoción.

En este campeonato, se habían incluido dos reglas “novedosas” respecto al año anterior. La primera era que el último clasificado descendería directamente a la segunda división y sería sustituido por el Campeón de la división de Plata, anulando así el partido de promoción que se había disputado la temporada anterior. Y la segunda regla era que se permitían las sustituciones de los jugadores durante los partidos, aunque únicamente en el caso de los guardametas.

Así pues, el 1 de diciembre de 1929, comenzaría a gestarse la leyenda del primer “doblete”.

Fin de … 1929-30: La Leyenda del Primer Doblete. Parte I: El Campeonato Regional.

Continuará …. Parte II: El Campeonato de Liga y Parte III: El Campeonato de Copa.

Euskal Selekzioa, el deporte como bandera

En Euskal Herria se vive el fútbol, más que un deporte es una pasión. Deporte, pasión y honor, se unen en algo que es más que un equipo, es un símbolo, es la Selección Vasca. Ese símbolo se ha forjado gracias a las leyendas que han jugado en ese histórico equipo, al talento de estos mitos que honraron a su pueblo, a su tierra y al deporte.

Pueblo y equipo, se unen en torno a un campo de fútbol como muestra de la necesidad imperiosa para sentirse como tal en todos los órdenes de su vida.

Enrique Ballesteros, en su canal de Youtube, ha colgado un vídeo realizado por ETB, el deporte como bandera, con guión y dirección de Edu Barinaga, y realización por Jabi Elortegi donde en apenas 30 minutos se recogen imágenes de nuestra selección relatadas por sus protagonistas.

Eskerrik asko, gudariak!!!

En los comienzos de esa historia, de esa leyenda, hubo un grupo de ilustres jugadores que marcaron una época, un tiempo en el que los clubs vascos como el Athletic, el Arenas de Getxo, la Real sociedad o el Real Unión de Irún dominaban el fútbol nacional con mano de hierro. Jugadores con un talento descomunal que maravillaron e hicieron grande el fútbol vasco.

Pero aquellos mitos tuvieron que enfrentarse a días duros, oscuridad y penumbra, aciago destino. Estalló la Guerra Civil española y todo se paralizó, el fútbol se convirtió en un sueño lejano mientras caían las bombas. Un grupo de “gudaris” fue seleccionado por el Gobierno Vasco para llevar un mensaje de dignidad al viejo continente a través de este amado deporte, nacía la Selección Vasca.

Este grupo de hermanos recorrieron Europa en ferrocarril, largos días, tristes noches pensando en todo lo que dejaban atrás, familia y amigos sumidos en el horror y la desolación. Aquellos héroes mostraron al mundo la realidad que se vivía en su tierra.

El devenir de la contienda no fue favorable, Bilbao cayó en manos franquistas y aquellos jugadores se vieron abocados al exilio, amargo viaje del que muchos nunca volvieron. Les quedaban entonces las Américas, tierra lejana que los acogió y donde ellos siguieron luchando por su pueblo como mejor sabían hacer, dando patadas a un balón.

Se impusieron a casi todos los rivales con los que se enfrentaron y siguieron recaudando fondos para los refugiados de tan injusta guerra. Desde el otro lado del charco, siempre comprometidos, siguieron ayudando a los suyos.  En México se asentaron y fundaron el equipo Euzkadi, participando en la Liga azteca y logrando el subcampeonato.

Para finalizar, os dejamos otro vídeo de apenas siete minutos que el interesante canal de youtube de Enrique Ballesteros, amigo, maestro y “gudari”, nos acerca a la historia del equipo Euskadi (1937-1939) contada por sus descendientes y que desearíamos no llegara al final.

Alfred Mills. El primer inglés rojiblanco.

Comentar sobre Alfred Edward Elvin Mills Lizard, o Alfredo el inglés, es hablar sobre la génesis del Athletic Club.

Como bien sabemos, el Bilbao industrial de finales del siglo XIX había traído a Bilbao a buen número de ingleses, irlandeses y escoceses, o como les llamábamos por aquí “Yonis” por su afición a una determinada marca de Whiskey (Johnie Walker) que pedían en cualquier taberna cercana a la ría. Otra de sus aficiones era el “nuevo” juego de football que según decían las crónicas de aquel entonces provocaban más víctimas que los toros.

Alguno de estos ingleses terminaron por bilbainarse como el que más. Es decir, que acabaron cazando chimbos, comiendo bacalao al pil-pil, aficionandose al txakoli, disfrutando de los espectáculos festivos y hasta participando en alguna tertulia de las que cultivaron los ciudadanos más activos del Botxo, jóvenes de familias acaudaladas quienes habían estudiado en Inglaterra y eran aficionados al nuevo deporte ya que lo habían practicado en ciudades como Manchester, Newcastle, Plymouth, …

Uno de aquellos ingleses era Alfred Mills quien fue el único inglés que formó parte de las reuniones en el Café García que dieron lugar a la aprobación del reglamento para la nueva sociedad, Athletic Club, y que se constituyó definitivamente, tras conseguir el permiso del Gobierno Civil, el 5 de septiembre de 1901.

Los primeros socios fundadores del Athletic Club fueron Don Alejandro Acha, Don Fernando Iraolagoitia, Don Pedro Iraolagoitia, Don Luis Silva, Don Alejandro de la Sota, Don Jose María Barquín, Don Amado Arana, Don Ramón Silva, Don Remigio Eguren, Don Paulino Iturrino, Don Rafael Yanke, Don Luis Yanke, Don Angel Pérez, Don Ulpiano Torre, Don Alfredo Mills, Don Ricardo Quintana, Don Antonio Zubillaga, Don Luis Ibarzabal, Don Luis Marquez, Don Juan Astorquia, Don José Mª Alday, Don Francisco Iñiguez, Don Eduardo Montejo, Don Pedro Igartua, Don Jose Mª Ibáñez de Aldecoa, D. Agustín Orensanz, D. Rafael Gutiérrez del Río, Don Federico de Olano, Don Miguel Maeztu, Don César Arana, y D. Luis Damborenea.

Durante los meses posteriores de finales de 1901, según apuntamos en el post Bilbao Football Club – Athletic Club (1901), jugaron varios partidos con el otro equipo de la Villa, el Bilbao Football Club quien contaba en sus filas con bastantes más ingleses que más adelante jugarían con el Athletic y el Bizcaya como Dyer, Ewans y Landford, entre otros.

Mills era un fijo en esos partidos. Jugaba de defensa en un principio haciendo pareja con Pedro (Perico) Larrañaga y después pasó a jugar en la media con otro inglés, Cockrans. Su juego de ataque, según las crónicas de la época, era terrible y sus certeras patadas a la meta admiradas por todos. También fue un buen ciclista, era normal verle por las calles de Bilbao con su bicicleta. Participó también en el segundo partido del Bizcaya contra el Burdigala que finalizó con victoria del Athletic por 7-1, según recogimos en el Bizcaya sus primeros partidos (1902), antes del Campeonato de Copa de 1902. Perteneció a la disciplina del Athletic hasta finales de esa década, aunque intermitentemente, siendo unos de los artífices de las primeras hazañas de nuestro club.

Según cuenta César Estornes, en su magnífico blog, memorias del club deportivo Bilbao, a pesar de sus 25 años de estancia en Bilbao siempre fue torpe con el castellano. Vivía en Logroño pero un ataque de uremia le hizo venir a Algorta, donde trabajó en una empresa de telégrafos y donde moriría en 1929.

Supo transmitir a sus descendientes el amor por el equipo rojiblanco. Tanto su nieto John, quien abandonó Bilbao a causa de la guerra aunque pasaba los veranos en Lekeitio, como sus nietos Lawrence y Robert, son aficionados acérrimos del Athletic, éstos últimos estuvieron incluso en la final de Bucarest. Incluso un “tataranieto” de Alfredo el inglés, Diego López Mills, quien llegó a jugar  en las filas del Leganes, Numancia y Elche, también ha reconocido su simpatía por el Athletic club.

Para finalizar una proclama de Alfred Mills que con el tiempo muchas veces olvidamos …. “Perder o ganar no tiene importancia, lo importante es jugar fuerte, limpio y divertirse”

“Mills” Gracias, Alfred. Seguro que sin tí el Athletic no hubiera sido lo que es.

Carmelo, el último jugador amateur del Athletic. ( I )

Este mito MITO del Athletic nació en Deusto un año señalado, 1898, como si fuera una premonición, un presagio y murió en Noviembre de 1984 celebrando el último doblete rojiblanco de Javier Clemente.

Carmelo Goyenechea Urrusolo. Fue en el Colegio de San Antonio de Deusto donde jugó los primeros partidos de su vida, cuando cursaba el bachillerato. Un día jugó contra un equipo mixto de los primeros y segundos del Athletic admirablemente marcando tres goles. En vista de estas “recomendaciones” y para evitar que siguiera dándole disgustos, William Barnes, el mítico Mr. Barnes del que ya hemos hablado en otro post, lo invitó a ir a Barcelona con el Athletic. Era el año 1914 y Carmelo apenas contaba 16 años. Allí estuvo afortunado y marcó un gol avanzando desde medio campo y driblando a varios enemigos. Pasar no sabía aún, nadie le había enseñado ni corregido. Así quedó incorporado al Athletic.

Cuando se fundó el Deportivo de Deusto, hubo de formar parte de él, por ser de allí, cediendo al ruego de los fundadores, jugando de medio centro, interior izquierda y delantero centro.

Inauguró el campo de EtxeZuri el 28 de Enero de 1917 en Deusto en un encuentro contra el Athletic. Era un campo de 101 metros de largo por 66 de ancho que disponía 3.700 m2 de espacio para el público. Sus padres todavía no iban a verle, y hasta le prohibieron jugar al football durante algún tiempo. El Deusto andaba todavía por la segunda categoría del Campeonato Regional, pero en dos temporadas consecutivas (1916/17 y 1917/1918) consiguió colarse en la máxima categoría de la Federación Norte, que por aquel entonces estaba presidida por Luis Astorquia, portero del Athletic y hermano del mítico Juan Astorquia.

La primera temporada del Deusto en primera categoría (1918/1919) no fue nada fácil aunque tenían un buen equipo. Urdargarin como portero; Arano y Martínez de “backs”; Cortadi, Arostegi y Celaya de medios; y como delanteros Chacho, Cortina, Zubizarreta, Carmelo y Zubiria. Pero se tenían que enfrentar a lo más granado del fútbol vizcaíno. Los hermanos Belauste, Pichichi, Germán Etxebarria, Acedo, Hurtado, Laca formaban un Athletic espectacular que pronto serían sus compañeros. Y el Arenas, campeón de la Copa de ese año, formado por nombres míticos como Jauregui, Vallana, Domingo Careaga, los hermanos Peña, Pagaza, y Félix Sesúmaga. Todos ellos mitos del fútbol vasco. El Deusto, como último clasificado, tuvo que jugar la promoción con el Fortuna para saber si mantendría la categoría. En el partido de desempate en San Mames, consiguió la victoria en el encuentro definitivo por 2-1 por lo que se quedaba en la categoría A un año más.

La siguiente temporada (1919/1920) fue muy parecida a la anterior. Partidos emocionantes y duros con lo que los jóvenes jugadores del Deusto adquirieron una magnífica experiencia. En esa temporada, Carmelo despuntó hasta tal punto que estuvo cerca de participar en la Olimpiada de Amberes. Fue seleccionado para la VII Olimpiada pero en un partido de entrenamiento en Atotxa se puso indispuesto con fiebre y se tuvo que volver para casa.

La temporada 1920/1921 fue magnífica tanto para el Deusto como para Carmelo en particular. Empezó ganando al Erandio por 5-0 y empatando con el Racing lo que le aupaba al segundo puesto de la clasificación. El equipo del Deusto, que ya les llamaban “los tomateros”, se había modificado de tal forma que se codeaba sin merecer con los equipos más potentes de la región. Consiguió acabar tercero en la clasificación final del campeonato con los mismos puntos que el segundo, el Arenas, y hasta ganó en EtxeZuri al Athletic, quien acabaría campeón de Copa de ese año, en un emocionante partido que finalizó por 3-1 a favor de los deustotarras.

La temporada de Carmelo, como decíamos, fue espectacular. Esto le permitió, por ejemplo, jugar como refuerzo de la Real Sociedad ante el Saint Gillois belga. Jugó de delantero centro, consiguió un gol y según las crónicas estuvo colosal. También le invitaron a participar en el primer partido del Athletic ante el West Ham de los cuatro que les enfrentó con el equipo inglés. Como premio al juego desarrollado esa temporada Carmelo pasaría a pasar a jugar con el equipo de San Mames las siguientes ocho temporadas siendo uno de los mitos rojiblancos de aquellos años anteriores al comienzo de la Liga. Los buenos resultados del Deusto esa temporada junto el dinero que el Athletic desembolsaría por Carmelo permitieron reformar EtxeZuri que presentaría desde entonces un hermoso tapiz verde donde antes había tierra arenosa.

El comienzo del Campeonato Regional (1921/22) no fue excesivamente bueno para el Athletic de Mr. Burton. El inglés quien abandonaría pronto la disciplina rojiblanca al no adaptarse al clima de Bilbao por una enfermedad contraída en la Primera Guerra Mundial no supo dar con la tecla para sacar el máximo provecho de los jugadores rojiblancos. Sin embargo Carmelo empezaba a demostrar sus cualidades. En los primeros siete partidos del Campeonato consiguió la cifra de ocho goles. Carmelo dominaba ya admirablemente el balón y era un maestro en el dribling a toda marcha, un dribling de avance. Era como una flecha hacia la portería que los años posteriores disfrutarían los espectadores de San Mames.

Como diría Mr. Pentland años después, más vale una mala idea que no tener ninguna. Y sin duda alguna Carmelo no paraba de “idear”.

Continuará …. Carmelo, el último jugador amateur ( y II)