La Copa de 1907. ( I )

Los participantes inscritos al torneo de ese año alcanzaron un record de participación. Nunca antes se habían apuntado tantos equipos para intentar llevarse a sus vitrinas el ansiado trofeo. Bizcaya (equipo conjunto del Athetic Club y el Unión Athlética Vizcaína), FC Barcelona, Moderno de Guadalajara, Club Recreativo de Huelva, San Sebastián Recreation Club, Athletic de Madrid, Excelsior de Madrid, Hamilton FC de Salamanca, Vigo FC, X Sporting Club, Club Orense y Madrid FC fueron los equipos inscritos inicialmente ya que un equipo fue descalificado días antes por la organización, el Moderno de Guadalajara y el histórico equipo X Sporting Club aunque fue invitado por motivos económicos e internos rechazó la invitación. Así mismo, finalmente y a última hora hubo dos equipos que se retiraron, el FC Barcelona y el San Sebastián RC.

Como las reglas de la organización no permitía más que un equipo por provincia, los cuatro clubes madrileños tuvieron una eliminatoria previa para elegir un único equipo de la región centro, que finalmente fue el Madrid FC ganador de las anteriores dos Copas de este Campeonato.

Así pues, finalmente tomaron parte en la fase final del torneo cinco equipos: Bizcaya, Club Recreativo de Huelva, Madrid FC, Hamilton FC de Salamanca y Vigo FC. Como en ediciones anteriores, el torneo se disputó siguiendo un sistema de liga, a pesar de las reclamaciones de algunos equipos como el Bizcaya al considerar demasiados partidos para una sola semana, enfrentándose todos contra todos en un partido único siguiendo un calendario de enfrentamientos previamente establecido por sorteo. Además, la clasificación por puntos de esa liguilla se haría otorgando 2 puntos al vencedor, uno en caso de empate y ninguno al perdedor. Si hubiera un empate al final de la liguilla se disputaría otro partido de desempate. Todos los encuentros se disputarían en el Hipódromo de la Castellana de Madrid.

Por lo tanto, el 24 de Marzo de 1924, se disputaron los dos primeros partidos, el Recreativo de Huelva contra el Vigo FC y el Madrid FC contra el Club Bizkaia.

Ante numerosísimo público, y muchas damas distinguidas según cuentan las crónicas, se disputó el primer partido a las tres de la tarde que finalizó empate a 3. Una vez retirados los jugadores se inició el segundo donde se enfrentaban los antiguos ganadores de los campeonatos anteriores, el Madrid FC y el Bizkaia. La mayor parte de los vascos residentes en Madrid se dieron cita en el Hipódromo para animar a los nuestros. Le tocó sacar al Bizcaya y comenzó la lucha. Esta es la palabra, la lucha, porque aquello no parecía un partido de football, era un conjunto de patadas, cargas, porrazos y caídas. El medio Normand del Madrid y Eguren del Bizkaia se dieron un golpe al intentar jugar de cabeza los dos a la vez se dieron un trastazo que les abrió una herida al que tuvieron que dar después algún punto de sutura. Pero no fueron sustituidos ninguno de ellos. Una vez que las fuerzas fueron menguando los ánimos se fueron calmando y se empezó a jugar al foorball aunque no se consiguió ningún tanto en la primera parte.

Una vez que el árbitro, que curiosamente era el capitán del “Hamilton FC” de Salamanca, pitó para dar comienzo la segunda parte que fue competida como nunca antes se había visto. Tras marcar primeramente el Madrid FC, el Bizcaya por medio de Simmons logra empatar. Se adelanta otra vez el conjunto madrileño y los bilbaínos logran empatar otra vez, y le da las fuerzas y ánimos suficientes para seguir atacando la puerta contraria que le permitiría conseguir el tanto de la victoria. Al final, venció el Bizcaya por 3-2 y así se convertía en el principal favorito para llevarse el trofeo para casa.

Al día siguiente, Lunes 25 de Marzo, se jugaron otros dos partidos según estaba marcado en el calendario. El Madrid le ganó al Vigo por 3-1 ante numerosísimo público, más si cabe que el día anterior, pero tuvo en el conjunto gallego un digno rival que no le puso las cosas nada fáciles.

En el segundo partido que enfentaba al “Hamilton FC” de Salamanca con el “Bizcaya” acabó con victoria del equipo vasco por un rotundo 5-0. Los vizcaínos jugaron admirablemente donde sus “Backs” no dieron ninguna opción a los jugadores “irlandeses” de Salamanca. Cabe destacar que los jugadores del “Hamilton” se comportaron admirablemente en todo el encuentro y no provocaron ninguna jugada ilegal. Al final del partido reconocieron la superioridad del equipo bilbaíno.

El miércoles, 27 de marzo, la concurrencia al hipódromo no fue menor que en pasados días a pesar de jugarse por la mañana. El Recreativo de Huelva y el Hamilton FC de Salamanca rompieron el fuego venciendo los samaltinos por dos goles a cero, tras una lucha bastante disputada. En este partido no se mostraron los del Recreativo a la altura del primer día y en su manera de jugar se veía que si bien se trataba de un bando muy bueno, la falta de entrenamiento les hacía incapaces de tomar parte en un concurso de tan fatigosas condiciones.

Y vino la sorpresa de la tarde. En el encuentro entre el “Bizcaya” y “Vigo”, a pesar de estar medio derrengados, dominaron extraordinariamente los bilbaínos. Los de Vigo se replegaron en la defensa y casi de continuo veían a los once jugadores dentro de su área de meta. Los shoots se multiplicaban, las embestidas menudeaban, pero debido a la táctica de los gallegos o a la desgracia de los bilbaínos la primera parte termina sin que pudiera entrar ningún gol.

A este resultado también contribuyó la inexplicable actitud de cierta parte del público que llegó a tal extremo que en un momento en que el árbitro ordenó un penalti que parece ser no era tal, armaron tal bronca, que el jugador Arzuaga, dando pruebas de su nobleza, optó por tirarla fuera del campo.

El éxito de la primera parte entusiasmó a los de Vigo y se atrevieron a dar varias arrancadas cuando más dominaban los bilbaínos y en una de ellas lograrían un gol. Los Vizcaínos, aunque no podían con su alma, hicieron un supremo esfuerzo y consiguió el gol del empate logrado por García por alto. Justo en ese momento Goyoaga tiene que retirarse del juego lesionado. El partido iba llegando a su fin y todo el mundo creía que quedarían empatados, pero los del “Vigo” en otra arrancada logran otro tanto. El “goalkeeper” consiguió coger la pelota pero se le escapó de las manos y con ella el partido.

La impresión que causó la derrota del Bizcaya fue indescriptible. Nadie podía explicársela. El “Vigo” había jugado muy bien; había hecho una desesperada defensa, hasta había cambiado la colocación de algunos jugadores, pero aún así, nadie comprendía lo que acababa de suceder.

Fin de la parte I … Continuará

Anuncios

Un pensamiento en “La Copa de 1907. ( I )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s