Carmelo, el último jugador amateur del Athletic. ( I )

Este mito MITO del Athletic nació en Deusto un año señalado, 1898, como si fuera una premonición, un presagio y murió en Noviembre de 1984 celebrando el último doblete rojiblanco de Javier Clemente.

Carmelo Goyenechea Urrusolo. Fue en el Colegio de San Antonio de Deusto donde jugó los primeros partidos de su vida, cuando cursaba el bachillerato. Un día jugó contra un equipo mixto de los primeros y segundos del Athletic admirablemente marcando tres goles. En vista de estas “recomendaciones” y para evitar que siguiera dándole disgustos, William Barnes, el mítico Mr. Barnes del que ya hemos hablado en otro post, lo invitó a ir a Barcelona con el Athletic. Era el año 1914 y Carmelo apenas contaba 16 años. Allí estuvo afortunado y marcó un gol avanzando desde medio campo y driblando a varios enemigos. Pasar no sabía aún, nadie le había enseñado ni corregido. Así quedó incorporado al Athletic.

Cuando se fundó el Deportivo de Deusto, hubo de formar parte de él, por ser de allí, cediendo al ruego de los fundadores, jugando de medio centro, interior izquierda y delantero centro.

Inauguró el campo de EtxeZuri el 28 de Enero de 1917 en Deusto en un encuentro contra el Athletic. Era un campo de 101 metros de largo por 66 de ancho que disponía 3.700 m2 de espacio para el público. Sus padres todavía no iban a verle, y hasta le prohibieron jugar al football durante algún tiempo. El Deusto andaba todavía por la segunda categoría del Campeonato Regional, pero en dos temporadas consecutivas (1916/17 y 1917/1918) consiguió colarse en la máxima categoría de la Federación Norte, que por aquel entonces estaba presidida por Luis Astorquia, portero del Athletic y hermano del mítico Juan Astorquia.

La primera temporada del Deusto en primera categoría (1918/1919) no fue nada fácil aunque tenían un buen equipo. Urdargarin como portero; Arano y Martínez de “backs”; Cortadi, Arostegi y Celaya de medios; y como delanteros Chacho, Cortina, Zubizarreta, Carmelo y Zubiria. Pero se tenían que enfrentar a lo más granado del fútbol vizcaíno. Los hermanos Belauste, Pichichi, Germán Etxebarria, Acedo, Hurtado, Laca formaban un Athletic espectacular que pronto serían sus compañeros. Y el Arenas, campeón de la Copa de ese año, formado por nombres míticos como Jauregui, Vallana, Domingo Careaga, los hermanos Peña, Pagaza, y Félix Sesúmaga. Todos ellos mitos del fútbol vasco. El Deusto, como último clasificado, tuvo que jugar la promoción con el Fortuna para saber si mantendría la categoría. En el partido de desempate en San Mames, consiguió la victoria en el encuentro definitivo por 2-1 por lo que se quedaba en la categoría A un año más.

La siguiente temporada (1919/1920) fue muy parecida a la anterior. Partidos emocionantes y duros con lo que los jóvenes jugadores del Deusto adquirieron una magnífica experiencia. En esa temporada, Carmelo despuntó hasta tal punto que estuvo cerca de participar en la Olimpiada de Amberes. Fue seleccionado para la VII Olimpiada pero en un partido de entrenamiento en Atotxa se puso indispuesto con fiebre y se tuvo que volver para casa.

La temporada 1920/1921 fue magnífica tanto para el Deusto como para Carmelo en particular. Empezó ganando al Erandio por 5-0 y empatando con el Racing lo que le aupaba al segundo puesto de la clasificación. El equipo del Deusto, que ya les llamaban “los tomateros”, se había modificado de tal forma que se codeaba sin merecer con los equipos más potentes de la región. Consiguió acabar tercero en la clasificación final del campeonato con los mismos puntos que el segundo, el Arenas, y hasta ganó en EtxeZuri al Athletic, quien acabaría campeón de Copa de ese año, en un emocionante partido que finalizó por 3-1 a favor de los deustotarras.

La temporada de Carmelo, como decíamos, fue espectacular. Esto le permitió, por ejemplo, jugar como refuerzo de la Real Sociedad ante el Saint Gillois belga. Jugó de delantero centro, consiguió un gol y según las crónicas estuvo colosal. También le invitaron a participar en el primer partido del Athletic ante el West Ham de los cuatro que les enfrentó con el equipo inglés. Como premio al juego desarrollado esa temporada Carmelo pasaría a pasar a jugar con el equipo de San Mames las siguientes ocho temporadas siendo uno de los mitos rojiblancos de aquellos años anteriores al comienzo de la Liga. Los buenos resultados del Deusto esa temporada junto el dinero que el Athletic desembolsaría por Carmelo permitieron reformar EtxeZuri que presentaría desde entonces un hermoso tapiz verde donde antes había tierra arenosa.

El comienzo del Campeonato Regional (1921/22) no fue excesivamente bueno para el Athletic de Mr. Burton. El inglés quien abandonaría pronto la disciplina rojiblanca al no adaptarse al clima de Bilbao por una enfermedad contraída en la Primera Guerra Mundial no supo dar con la tecla para sacar el máximo provecho de los jugadores rojiblancos. Sin embargo Carmelo empezaba a demostrar sus cualidades. En los primeros siete partidos del Campeonato consiguió la cifra de ocho goles. Carmelo dominaba ya admirablemente el balón y era un maestro en el dribling a toda marcha, un dribling de avance. Era como una flecha hacia la portería que los años posteriores disfrutarían los espectadores de San Mames.

Como diría Mr. Pentland años después, más vale una mala idea que no tener ninguna. Y sin duda alguna Carmelo no paraba de “idear”.

Continuará …. Carmelo, el último jugador amateur ( y II)

Anuncios

Un pensamiento en “Carmelo, el último jugador amateur del Athletic. ( I )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s