El primer partido de rojiblancos (1910)

Como todo el mundo sabe, el Athletic le hizo el encargo a su directivo y jugador, Juan Elorduy, que aprovechando su estancia por Inglaterra a finales de 1909, comprara 50 camisetas arlequinadas en azul y blanco, similares a las del equipo de las islas Blackburn Rovers Football Club, para el equipo bilbaíno y su sucursal de Madrid. Esta primera equipación, que también fue adquirida en Inglaterra porque parece ser que apenas desteñían, había sido donada por el ex-jugador irlandés del Athletic Juan Moser y  que venía siendo la equipación oficial desde la competición de la Copa de 1903.

El encargo parecía sencillo, sin embargo, en aquella ocasión resultó que las camisetas o estaban agotadas o no disponían del número de ejemplares suficiente o, según otros, por algún motivo ocioso se le olvidó el encargo. A punto de embarcar en su regreso a Bilbao, en la ciudad portuaria de Southampton, tuvo que adquirir las camisetas al equipo local, el Southampton Football Club (aunque también existe otra teoría sobre las camisetas y el Titanic), que vestían con una camiseta a franjas rojas y blancas, curiosamente los colores de la bandera marítima del Puerto y del Ayuntamiento de Bilbao desde 1895, además de unos calzones y medias negras.

El Athletic estrenó la nueva equipación rojiblanca un domingo, 9 de enero de 1910, en un partido disputado contra el Sporting Club de Irún, actualmente llamado Real Unión Club, en el “nuevo” campo de Amute que venía disputando varios partidos inaugurales

La alineación del Athletic en aquel partido y, por tanto, los primeros jugadores rojiblancos que tuvieron el honor de ponerse la camiseta rojiblanca, si bien vistieron pantalones blancos, fueron Asuero (portero); Amann y Arzuaga (defensas); Eguren, Belausteguigoitia y Villamil (medios); Hurtado, Iceta, Laca, Zuazo y Arteche (delanteros). Por parte del Sporting de Irún, Costa; Arzac y Bello; Lecuona, Angoso E., Figueroa; Martinez, Agirreche, Moleres, Angoso A. y Michelena. Actuó de árbitro Mr. Hardhuy del Biarritz Stade y como capitanes Arzuaga y Angoso E.

El partido era esperado en Irún después de las dos victorias anteriores del Athletic Club por 2-0 y 4-1. Las primeras gradas que se veían en Irún dentro de un campo de football estaban a rebosar de multitud de gente que se había desplazado desde Donosti.

El partido fue muy movido. Comenzó el Athletic presionando y atacando pero luego el juego se niveló. En el primer tiempo, el malogrado años después en la Primera Guerra mundial, Moleres (ver post dedicado a Juanito Moleres), consiguió un gran gol esquivando a Asuero a pase de Martínez, lo que influyó en un dominio del Athletic a la portería del Sporting que se defendió admirablemente del acoso rojiblanco. En la segunda parte, a pesar que el Athletic salió queriendo salvar su honor, el mismo jugador Moleres, consiguió otro gol, por debajo de las piernas de Asuero, después de una gran combinación de toda la delantera irunesa.

El partido finalizó 2-0, en contra del Athletic, “gracias” a la gran actuación del portero Costa y el delantero Moleres. El público quedó encantado de la rapidez con la que se desarrolló el partido.

Así comenzó la historia … Rojiblanca.

Anuncios

El primer empate contra los “invencibles” ingleses.

Rebuscando por las hemerotecas, que tanto nos gustan, hemos intentado encontrar el primer partido donde los vascos pudimos hacer frente a los “invencibles” ingleses en el “novedoso” juego llamado “foot-ball”.

Y ese privilegio, según breve crónica del periódico El Liberal (1 de noviembre de 1902) y hasta que no se encuentre otro precedente, corresponde a un equipo del Athletic Club que en un partido jugado en Octubre de 1902 empató contra un equipo formado en su totalidad por ingleses, dirigidos por J. Langford y donde encontramos a algún inglés que formaba parte del otro equipo de la villa, el Bilbao Football Club.

El Athletic Club lo formaban:

  • A. Acha – Guardameta.-
  • L. Silva – Zaguero.-
  • A. Arana – Zaguero.-
  • Pérez – Medio.-
  • Eguren – Medio.-
  • Ansoleaga – Medio.-
  • Barquín – Delantero.-
  • Aldekoa – Delantero.-
  • Astorquia – Delantero.-
  • Sota – Delantero.-
  • Azkue – Delantero.-

Por los ingleses:

  • J. Smith – Guardameta.-
  • Cullocky – Zaguero.-
  • Cockram – Zaguero.-
  • Goak – Medio.-
  • Lee – Medio.-
  • Curtis – Medio.-
  • Langford – Delantero.-
  • Barnes – Delantero.-
  • Davis – Delantero.-
  • Ure – Delantero.-
  • Ewans – Delantero.-

Siendo el Juez de Campo Luis Arana y los linieres, Etern, Atiach, Montijo y Morquecho.

La breve reseña del partido apunta que ambos bandos jugaron admirablemente, resultando un partido reñidísimo y que se apuntaron un tanto cada uno, por lo que finalizó el encuentro en empate.

Como en la anterior década los partidos entre vascos e ingleses parece ser que eran frecuentes, es posible que alguno de los anónimos lectores de este humilde Blog nos pudiera aportar algún que otro dato a este respecto y así poder saber si este partido fue el primero donde los vascos hicimos frente a los ingleses.

Gracias de antemano a todos.-

Athletic Club contra Bilbao Football Club (1902)

Algunos meses antes de la Copa de 1902, ganada por el equipo Bizcaya como todos sabemos, a principios de años, los dos equipos bilbaínos que lo componían, el Bilbao Football Club y el Athletic Club, se enfrentaban una vez más en Lamiako.

A las 15,45h, con cierto retraso, dio comienzo el partido bajo la orden del árbitro, el Sr. Barquín. Los equipos de ambos bandos lo conformaban los siguientes jugadores:

Por el Athletic Club:

  • Acha (Portero)
  • A. Mills (Zaguero)
  • P. Larrañaga (Zaguero)
  • L.Silva (Medio)
  • G. Eguren (Medio)
  • E. Goiri (Medio)
  • M. Arana (Delantero)
  • R. Silva (Delantero)
  • J. Astorquia (Delantero)
  • A. de la Sota (Delantero)

Por el Bilbao Football Club faltaron tres jugadores de justa y ganada fama. El incansable E.G. Careaga, el jugador sereno y segurísimo Martinez de las Rivas, y el portero titular y de confianza L. Arana, tres elementos que sólo pudieron ser sustituidos por ingleses para poder hacer que el partido fuera competido al menos.

  • Renovales. (Portero)
  • J. Arana (Zaguero)
  • Cockram (Zaguero)
  • M. Ansoleaga (Medio)
  • Makins (Medio)
  • Landford (Delantero)
  • Levick (Delantero)
  • Dyer (Delantero)
  • Evans (Delantero)

El retraso de la hora de comienzo del partido fue porque a las 15h, hora acordada para empezarlo todavía no estaban todos los jugadores de uno de los bandos, el Bilbao Football Club, como ya había pasado en partidos anteriores, teniendo que participar alguno que no pertenecía a dicho Club, para que el público, muy distinguido y numeroso, no se sintiera estafado después de un viaje incómodo dado la mala climatología de aquel día.

Cuando empezó el partido apareció el Sr. Lee, por el Bilbao Football Club, ocupando su puesto y completar así la línea delantera de su equipo.

No sabemos si fue porque el Athletic Club jugaba con un jugador más pero la primera parte fue dominada por el Athletic quien marcó dos goles, si bien podían haber sido muchos más si no hubiera sido por la extraordinaria pareja defensiva del Bilbao FC, realizados por los señores J. Astorquia y R. Silva.

En la segunda parte, el portero del Bilbao FC, el Sr. Renovales pasó a jugar de medio y el Sr. J. Ansoleaga ocupó el puesto de guardameta. A raíz de ese cambio empezaron a apretar mucho más y la lucha se empezó a igualar ya que el delantero ingles Dyer, del Bilbao FC consiguió un tanto precioso. Pero, a diferencia de otros partidos disputados entre ellos anteriormente, los goles empezaron a caer en una y otra portería. Primero fue M. Arana del Athletic Club, otro del gran jugador de Bilbao FC Walter Evans, y finalmente otro por J. Astorquia, su segundo gol, quedando el partido finalizado con un resultado favorable al Athletic Club por cuatro a dos (4-2).

El partido fue el más competido y emocionante que habían disputado hasta entonces ambos equipos y el público salió encantado, influyendo quizá porque los del Bilbao Football Club disponían ese día de siete ingleses en su “once” y los del Athletic sólo Milis, todos los demás jugadores eran de “casa”.

Según la revista los deportes de 1902, los jugadores que se distinguieron, aunque todos pusieron enorme ardor y pelearon como nunca, en ese encuentro fueron por parte del “Athletic Club”:

Juan Astorquia, era el jugador más hábil, conocedor del terreno que pisa y encargado de hacer los goles en el Athetic; Ramón Silva no descansaba nunca ni teme las cargas del contrario. Seguramente si se llamara Mr. Seelva jugaría de profesional en algún Club inglés; G. Eguren parecía hecho de goma y hierro a partes iguales. Se le veía crecerse en las acometidas y caía “galantemente” acompañando a su contrario. No parecía cansanse; A. de la Sota estuvo incansable toda la tarde, dando cargas superiores y haciendo pases muy oportunos; L. Silva, E. Goiri y M. Arana, jugaron muy bien y con mucha serenidad; Larrañaga, como siempre, era un zaguero de toda confianza que perdía un golpe y no abandona su puesto ni un momento; Y Alejandro Acha, era como un portero de familia acomodada que no se verían molestados por visitas inoportunas pues es muy difícil pasar por donde él está.

Por parte del Bilbao FC se distinguieron M. Ansoleaga y J. Arana, seguros e incansables haciendo un juego muy duro toda la tarde; Renovales tanto de portero como de jugador; y los siete ingleses, Cockram, Makins, Dyer, Langford, Levick, Lee y Evans que conocían el juego como cualquier jugador profesional de Inglaterra.

Jesús Larraza, Un León Caído ( y II )

Si quieres comenzar por la primera parte del Relato Jesús Larraza, un León caído Primera Parte, PINCHA AQUÍ.

Habíamos dejado este relato sobre la historia del rojiblanco Jesús Larraza en la disputa de los Juegos Olímpicos de París en Mayo de 1924. El seleccionador de aquel equipo era Pedro Parages y el entrenador-masajista fue Mr. Pentland quien era también entrenador del equipo rojiblanco. Decíamos que la prensa nacional echó las culpas de la derrota al joven Larraza que había sido expulsado y no entendían que el seleccionador no hubiera colocado en ese puesto a alguien más experimentado como por ejemplo otro rojiblanco JM Belauste.

El comienzo de la temporada 1924/1925, que según las crónicas fue la mejor temporada de Jesús Larraza haciendo partidos expléndidos, estuvo marcado por las malas noticias de la salud de Félix Sesúmaga. El jugador que anteriormente había pertenecido a los equipos del Arenas, Barcelona y Racing Sama de Langreo, y las últimas temporadas al Athletic se encontraba enfermo desde hacía varios meses en un sanatorio de la sierra de Guadarrama y los doctores sentenciaban que a pesar de su recuperación ya no podría volver a jugar al fútbol.

Así mismo se jugaron numerosos partidos amistosos con muchos equipos que iban inaugurando campos ya que el deporte del fútbol se iba imponiendo a otros deportes. Así el Athletic se enfrentó a la Cultural de Durango en Septiembre de 1924 en la jornada inaugural del campo de San Fausto en Tabira o en el Campo de Las Gaunas de Logroño al Deportivo local.

En la tercera temporada del entrenador Mr. Pentland no se logró el Campeonato Regional, ganado por el máximo rival, el Arenas Club de Getxo. Quedaron empatados a puntos en la liguilla regional gracias a una victoria del Barakaldo ante el Arenas en la última jornada en las Llanas por un gol a cero pero en el encuentro de desempate el Arenas Club le ganó al Athletic por 2-1 en el campo de Amute de Irún logrando así el conjunto arenero el Trofeo y su clasificación para el campeonato estatal.

A este encuentro de desempate con el Arenas los dos equipos se presentaron incompletos por tener muchos lesionados como consecuencia de los competidos partidos anteriores. El Athletic tuvo que recurrir a tres suplentes ya que Rousse, Acedo y Germán, no pudieron alinearse. Por parte de los rojiblancos se alinearon Vidal; Legarreta, Larraza; Hierro, Carmelo, Sabino; Cantolla, Laca, Areta, Eléxpuru y Aguirrezabala (quién había llegado esa misma mañana de Bélgica). En Bilbao aquella tarde y frente al domicilio social del Athletic se congregó una inmensa muchedumbre que desfiló en silencio al colocarse una pizarra (como han cambiado los tiempos) con la noticia de la derrota del equipo bilbaíno. En las Arenas, sin embargo, reinó un entusiasmo indescriptible.

A principios de Abril, se disputó en Bilbao un encuentro que había despertado enorme expectación. El partido entre el Boca Juniors y el Athletic. Arbitró el colegiado vizcaíno, Sr. Gaviria del colegio vizcaíno, ya que Cecilio Ibarreche, el que fuera mítico portero del Athletic no aceptó la invitación. Los bilbaínos dominaron netamente y para el minuto 13, Laca ya había metido dos “chicharros”. Los “backs” vizcaínos, Acedo y Juanín (jugador del Osasuna que reforzaba al Athletic y que años más tarde jugaría con el equipo rojiblanco, que por cierto también jugaría otros dos partidos más contra el Boca Juniors con el Real Unión y el Osasuna) adoptaron la táctica del “One-Back” para que los delanteros argentinos incurrieran en constantes “Offsides”. En la segunda parte (el resultado en el descanso fue 2-1 al trasformar un penalti los argentinos), siguió el dominio local y el Boca Juniors incurrió en un penalti que no fue aceptado por el equipo de Buenos Aires. Los jugadores argentinos intentaron abandonar el terreno pero los dirigentes del Club se lo impiden. Al fin, Larraza, tiró el penalti y logró el tercer tanto del Athletic. El dominio del equipo local fue la tónica del partido que finalizó por 4 a 2. Larraza, en un campo pesado por la abundancia de agua caída, pletórico de facultades, sujetó admirablemente a la delantera argentina y en sus arrolladores avances se imponía por la vitalidad que en ellos impuso.

En Mayo, Jesús Larraza, sigue siendo convocado por la selección pero tanto él como Carmelo y Aguirrezabala se negaron a ir a jugar por “ineludibles” compromisos laborables (recordamos que todavía los jugadores eran amateurs y también trabajaban además de jugar al fútbol, en el Banco de Vizcaya en el caso de Larraza).

En verano de ese mismo año, Larraza fue invitado junto con Laca a participar en una gira con el R. Madrid por Inglaterra, Dinamarca y Francia. El Athletic, aunque se había negado a dejar a sus jugadores, tuvo que ceder al final porque eran amateur y como se encontraban en época de vacaciones poco podía hacer. ¿Qué jugador amateur se opondría a jugar unos partidos por Inglaterra en aquella época?.  Eran unas vacaciones soñadas para cualquier deportista de entonces. Definitivamente cedió a sus jugadores siempre que vinieran a tiempo para jugar un partido que tenían en Irun a principio de temporada por lo que tanto Larraza y Laca intervendrían únicamente en los partidos de Inglaterra. Larraza jugó excepcionalmente aquellos partidos conteniendo en la medida que era posible los ataques de los profesionales. Según cuentan las crónicas, por el buen juego desarrollado en las islas, el R. Madrid le ofrecería jugar en su equipo la siguiente temporada e incluso algún equipo profesional ingles hizo lo mismo pero Larraza se quedó en Bilbao. No había forma de hacerle renegar de sus colores rojiblancos.

Antes de comenzar la temporada 1925/1926 cesó la Junta Directiva presidida por Ricardo de Irezabal y se nombró presidente a Manuel de la Sota que también sería más adelante promotor de la gira durante la guerra civil de la Euskal Selekzioa como su antecesor, siendo nombrado Irezábal presidente honorario del Club. También fallece Félix Sesúmaga, “el Nómada”,  que llegó a ser campeón de Copa con el Arenas Club, con el Barcelona y con el Athletic Club. Es decir, que fue campeón de copa con tres equipos diferentes.

A mediados de Septiembre de 1925, en plena pretemporada, Larraza participó en el partido inaugural del nuevo campo de Ibaiondo del equipo Arenas Club. El partido fue magnífico. Hubo hasta tres empates, a 2, a 3 y a 4. En este partido, Larraza demostró una cualidad que había adquirido en Inglaterra. Hasta entonces los penaltis se habían ejecutado con la científica táctica del “patadón”. Larraza introdujo en el Athletic el lanzamiento de penaltis en forma suave y colocada. Al final del encuentro, el Arenas ganaría por 5-4.

El Athletic quedó campeón del Campeonato Regional, en el que por primera vez participaba el Acero Club de Olabeaga, con pleno de victorias, 10 de 10, donde Larraza desarrolló sus grandes facultades haciendo olvidar al “gran” Belauste. Un verdadero record que no sirvió sin embargo para pasar de cuartos de final en el Campeonato estatal pues se había cambiado la fórmula de participación. Los campeones y subcampeones de los diferentes campeonatos regionales (12) formaban ocho grupos diferentes de 3 equipos cada uno disputándose entre ellos una plaza para cuartos en una liguilla a doble partido. El Athletic no pudo pasar a los mencionados cuartos de final al quedar segundo por detrás del Real Unión.

Mientras se competía en el Campeonato de Navidad el Athletic disputó numerosos partidos amistosos, tanto con equipos vascos como el recientemente ascendido Acero, Real Sociedad, Alavés, Osasuna, Barakaldo o Padura; equipos nacionales como el Athletico de Madrid o Zaragoza; o como los partidos internacionales, ya habituales, de Navidad contra el Sparta de Praga o el First Viena. El 13 de mayo, se disputaría un partido en homenaje del entrenador Hertzka de la Real Sociedad (del que ya hemos hablado en el post dedicado a Ricardo Zamora) el cual sería el último partido de Jesús Larraza.

El 27 de Mayo de 1926, catorce días después de su último partido, Jesús Larraza moriría en un accidente de motocicleta.

A las siete y cuarenta de la tarde, según costumbre suya, el jugador del Athletic, después de salir del Banco de Bizkaia donde trabajaba para ir a merendar a Miravalles, salió del garaje donde guardardaba su moto, una Harley Davinson, en Achuri. Le acompañaba su amigo Cosme Olabarrieta, vecino como Larraza de Dos Caminos. Poco antes de llegar a Arrigorriaga, los motoristas tuvieron un accidente en el cual resultaron muertos ambos. A su entierro asistieron cerca de 6.000 personas, efectuándose la conducción de los cadáveres desde la Casa Consistorial de dos Caminos hasta el cementerio de San Miguel de Basauri. Los féretros fueron llevados por jugadores del Athletic y del Baskonia, equipos del que ambos eran jugadores.

Días después se erigía un monumento, obra de Manuel Basterra, en el lugar de su muerte en la carretera de Burgos a instancias del Athletic. Dicha obra, en la actualidad, se puede contemplar en Lezama.

Jesús Larraza, un león caído.-

La Copa de 1907. ( I )

Los participantes inscritos al torneo de ese año alcanzaron un record de participación. Nunca antes se habían apuntado tantos equipos para intentar llevarse a sus vitrinas el ansiado trofeo. Bizcaya (equipo conjunto del Athetic Club y el Unión Athlética Vizcaína), FC Barcelona, Moderno de Guadalajara, Club Recreativo de Huelva, San Sebastián Recreation Club, Athletic de Madrid, Excelsior de Madrid, Hamilton FC de Salamanca, Vigo FC, X Sporting Club, Club Orense y Madrid FC fueron los equipos inscritos inicialmente ya que un equipo fue descalificado días antes por la organización, el Moderno de Guadalajara y el histórico equipo X Sporting Club aunque fue invitado por motivos económicos e internos rechazó la invitación. Así mismo, finalmente y a última hora hubo dos equipos que se retiraron, el FC Barcelona y el San Sebastián RC.

Como las reglas de la organización no permitía más que un equipo por provincia, los cuatro clubes madrileños tuvieron una eliminatoria previa para elegir un único equipo de la región centro, que finalmente fue el Madrid FC ganador de las anteriores dos Copas de este Campeonato.

Así pues, finalmente tomaron parte en la fase final del torneo cinco equipos: Bizcaya, Club Recreativo de Huelva, Madrid FC, Hamilton FC de Salamanca y Vigo FC. Como en ediciones anteriores, el torneo se disputó siguiendo un sistema de liga, a pesar de las reclamaciones de algunos equipos como el Bizcaya al considerar demasiados partidos para una sola semana, enfrentándose todos contra todos en un partido único siguiendo un calendario de enfrentamientos previamente establecido por sorteo. Además, la clasificación por puntos de esa liguilla se haría otorgando 2 puntos al vencedor, uno en caso de empate y ninguno al perdedor. Si hubiera un empate al final de la liguilla se disputaría otro partido de desempate. Todos los encuentros se disputarían en el Hipódromo de la Castellana de Madrid.

Por lo tanto, el 24 de Marzo de 1924, se disputaron los dos primeros partidos, el Recreativo de Huelva contra el Vigo FC y el Madrid FC contra el Club Bizkaia.

Ante numerosísimo público, y muchas damas distinguidas según cuentan las crónicas, se disputó el primer partido a las tres de la tarde que finalizó empate a 3. Una vez retirados los jugadores se inició el segundo donde se enfrentaban los antiguos ganadores de los campeonatos anteriores, el Madrid FC y el Bizkaia. La mayor parte de los vascos residentes en Madrid se dieron cita en el Hipódromo para animar a los nuestros. Le tocó sacar al Bizcaya y comenzó la lucha. Esta es la palabra, la lucha, porque aquello no parecía un partido de football, era un conjunto de patadas, cargas, porrazos y caídas. El medio Normand del Madrid y Eguren del Bizkaia se dieron un golpe al intentar jugar de cabeza los dos a la vez se dieron un trastazo que les abrió una herida al que tuvieron que dar después algún punto de sutura. Pero no fueron sustituidos ninguno de ellos. Una vez que las fuerzas fueron menguando los ánimos se fueron calmando y se empezó a jugar al foorball aunque no se consiguió ningún tanto en la primera parte.

Una vez que el árbitro, que curiosamente era el capitán del “Hamilton FC” de Salamanca, pitó para dar comienzo la segunda parte que fue competida como nunca antes se había visto. Tras marcar primeramente el Madrid FC, el Bizcaya por medio de Simmons logra empatar. Se adelanta otra vez el conjunto madrileño y los bilbaínos logran empatar otra vez, y le da las fuerzas y ánimos suficientes para seguir atacando la puerta contraria que le permitiría conseguir el tanto de la victoria. Al final, venció el Bizcaya por 3-2 y así se convertía en el principal favorito para llevarse el trofeo para casa.

Al día siguiente, Lunes 25 de Marzo, se jugaron otros dos partidos según estaba marcado en el calendario. El Madrid le ganó al Vigo por 3-1 ante numerosísimo público, más si cabe que el día anterior, pero tuvo en el conjunto gallego un digno rival que no le puso las cosas nada fáciles.

En el segundo partido que enfentaba al “Hamilton FC” de Salamanca con el “Bizcaya” acabó con victoria del equipo vasco por un rotundo 5-0. Los vizcaínos jugaron admirablemente donde sus “Backs” no dieron ninguna opción a los jugadores “irlandeses” de Salamanca. Cabe destacar que los jugadores del “Hamilton” se comportaron admirablemente en todo el encuentro y no provocaron ninguna jugada ilegal. Al final del partido reconocieron la superioridad del equipo bilbaíno.

El miércoles, 27 de marzo, la concurrencia al hipódromo no fue menor que en pasados días a pesar de jugarse por la mañana. El Recreativo de Huelva y el Hamilton FC de Salamanca rompieron el fuego venciendo los samaltinos por dos goles a cero, tras una lucha bastante disputada. En este partido no se mostraron los del Recreativo a la altura del primer día y en su manera de jugar se veía que si bien se trataba de un bando muy bueno, la falta de entrenamiento les hacía incapaces de tomar parte en un concurso de tan fatigosas condiciones.

Y vino la sorpresa de la tarde. En el encuentro entre el “Bizcaya” y “Vigo”, a pesar de estar medio derrengados, dominaron extraordinariamente los bilbaínos. Los de Vigo se replegaron en la defensa y casi de continuo veían a los once jugadores dentro de su área de meta. Los shoots se multiplicaban, las embestidas menudeaban, pero debido a la táctica de los gallegos o a la desgracia de los bilbaínos la primera parte termina sin que pudiera entrar ningún gol.

A este resultado también contribuyó la inexplicable actitud de cierta parte del público que llegó a tal extremo que en un momento en que el árbitro ordenó un penalti que parece ser no era tal, armaron tal bronca, que el jugador Arzuaga, dando pruebas de su nobleza, optó por tirarla fuera del campo.

El éxito de la primera parte entusiasmó a los de Vigo y se atrevieron a dar varias arrancadas cuando más dominaban los bilbaínos y en una de ellas lograrían un gol. Los Vizcaínos, aunque no podían con su alma, hicieron un supremo esfuerzo y consiguió el gol del empate logrado por García por alto. Justo en ese momento Goyoaga tiene que retirarse del juego lesionado. El partido iba llegando a su fin y todo el mundo creía que quedarían empatados, pero los del “Vigo” en otra arrancada logran otro tanto. El “goalkeeper” consiguió coger la pelota pero se le escapó de las manos y con ella el partido.

La impresión que causó la derrota del Bizcaya fue indescriptible. Nadie podía explicársela. El “Vigo” había jugado muy bien; había hecho una desesperada defensa, hasta había cambiado la colocación de algunos jugadores, pero aún así, nadie comprendía lo que acababa de suceder.

Fin de la parte I … Continuará

Jugadores del Athletic Club (1904)

La revista “Los Deportes”, una revista de principios del Siglo pasado de “Educación Física y Cultura Nacional”, publicó el 13 de Marzo de 1.904 quienes fueron los jugadores que estaban inscritos con el Athletic Club ese año y trajeron la tercera Copa (1904) para Bilbao.

Jugadores:

  • D. Alejandro Acha.
  • D. Enrique G. Careaga.
  • D. Amado Arana.
  • D. Juan Astorquia.
  • D. George Cockram.
  • D. Luis Silva.
  • D. Alejandro de la Sota.
  • D. Mario Arana.
  • Sr. William Llewellyn Dyer.
  • Sr. Armand Casseaux.
  • Sr. Walter Evans.

Suplentes:

  • Sr. Guy.
  • Sr. Deries.
  • Sr. George Svangford.
  • D. M. Castellanos.
  • D. Luis Arana.
  • D. Dario Arana.
  • D. José Arana.
  • Sr. Arambarri.
  • D. Benito Urquiza.
  • Sr. Azpeitia.
  • D. Avelino González.
  • D. J. Irizar.
  • D. Adolfo Larranaga.
  • D. Hermenegildo García.
  • D. Rogelo Renovales.
  • D. Ricardo Ugalde.
  • D. Angel Pérez.
  • D. Ramón Silva.
  • D. Enrique Goiri.
  • D. Alfredo Eduardo Mills.

Como anécdota, en el equipo presentado por el Español de Barcelona en ese mismo Campeonato encontramos que estaba inscrito un vasco, Benigno Belausteguigoitia, que estaba estudiando por aquel entonces en Barcelona y era hermano de los tres “Belaustes” que jugaron posteriormente en el Athletic Club, Jose Mari, Francisco y Ramón. Finalmente este equipo declinó la invitación y no participó en el Torneo.

El primer Campeonato Infantil en Bilbao (1903)

El Athletic club empezó a trabajar la cantera hace más de cien años. En 1903.

A finales de Mayo de 1903, el “Athletic Club” organizó un concurso infantil que despertó un entusiasmo enorme entre los aficionados al football. Para premio de tal concurso, el “Athletic” regaló una preciosa Copa de Plata, fabricada en Inglaterra. Sólo fueron admitidos para luchar por obtener la Copa, equipos cuyos jugadores contasen menos de 17 años de edad.

Las sociedades inscritas fueron diez: “Lejona”, “Hispania”, “Basconia”, “Small Athletic”, “Estrella”, “Vizcaya”, “Iberia”, “The Rival”, “Arenas” y “Victoria”.

Los partidos se jugaron por series eliminatorias los días 10, 17, 21 y 24 de Mayo, jugándose el definitivo el 1 de Junio entre los Clubs “Iberia” y “The Rival” del Colegio Santiago Apóstol, y el público que acudió a Lamiako a presenciar este “match” fue numerosísimo. Actuó de árbitro, Juan Astorquia, capitán del Athletic.

El encuentro final entre el “The Rival” y el “Iberia” fue muy competido y se notó que los delanteros del segundo combinaban admirablemente. Al poco tiempo de empezar el “Iberia” lograba un tanto. Siguió la lucha durante todo el partido muy animada, batiéndose los dos equipos con mucho coraje y dando pruebas de gran habilidad, pero ni uno ni otro lograron hacer subir ningún tanto más al marcador. Quedó vencedor y por lo tanto, dueño de la Copa el «Iberia F. C.», por un goal a cero. Los vencedores, fueron ovacionados y muy felicitados, sobre todo el capitán del “Iberia”, Rafael Silva, que jugó muy bien.

El bando vencedor se componía de los jugadores siguientes:

  • Landau
  • Cormera
  • Domingo
  • Churruca
  • J. Silva
  • Benito
  • Astoreca
  • Echevarría
  • R. Silva
  • Zuazo
  • Eguidazu

Entre ellos encontramos a Secundino Zuazo, futuro gran arquitecto y hermano del mítico jugador rojiblanco Seve Zuazo. A su vez, parece ser que en el equipo vencedor también jugaba el hermano del mítico “Pichichi”, Raimundo Moreno Aranzadi.

Los partidos de la denominada “Copa Athletic” tenían lugar a primera hora de la mañana (8,45 ó 9) y se jugaban dos tiempos de 35 minutos. Se jugaban como hemos dicho en Lamiako y a veces se cobraba la entrada, cuya recaudación se destinaba a alguna causa benéfica o para la Santa Casa de Misericordia.

Si te ha gustado esta historia quizá te guste el post “Un equipo de Bilbao en 1910”.