Anton Arieta, el León de Durango.

Arieta II Guapo

Antón Arieta-Araunabeña Piedra, más conocido como Anton Arieta o Arieta II, es uno de los “leones” más importantes con los que ha contado el Athletic perteneciendo al equipo rojiblanco durante una década. Nacido en Durango, el 6 de enero de 1946, desde muy pequeño comenzó su pasión por el balompié, ya que se pasaba las tardes jugando a la pelota con sus amigos del colegio PP Jesuitas de Durango y donde ya demostraba su técnica con el balón.

Equipo Juvenil Athletic-Club (1960 – 1964)

Su excelente juego no pasó desapercibido para los directivos del Athletic-Club, donde ya triunfaba en el primer equipo su hermano Eneko, quienes llevaron al joven Arieta para militar en las categorías inferiores del Club, donde jugaría en el recién creado equipo juvenil consiguiendo las dos primeras Copas Nacionales de los cachorros, de la mano de su entrenador Jose Luis Garay y junto a compañeros de la calidad como Aranguren, Fidel Uriarte, Estéfano, o Zugazaga.

Arieta II 1967

Anton Arieta, por tanto, contribuyó en sus inicios a la época de oro del recién creado equipo juvenil del Athletic. La gran calidad de los jugadores juveniles, que pronto formarían parte del primer equipo y donde se pueden destacar además de los ya mencionados anteriormente a Txetxu Rojo, Zubiaga, Clemente o Igartua, conseguiría cinco campeonatos nacionales consecutivos (1963 – 1964 – 1965 – 1966 – 1967) para las vitrinas del equipo rojiblanco.

Decisivo para el equipo rojiblanco (1964 – 1974)

El gran paso para formar parte del fútbol profesional le llega de la mano del entrenador Antonio Barrios debutando con el primer equipo en la temporada 1964/65 con apenas 18 años. Anton Arieta no tardó en ganarse la confianza del entrenador y, por consiguiente, la titularidad en el equipo. Gracias a ello, ha pasado a la historia del club rojiblanco, ya que es el vigésimo jugador que más partidos oficiales ha disputado en la historia del Athletic, con 358 encuentros, por delante de jugadores míticos como Genar Andrinúa (356), Fran Yeste (353), Telmo Zarra (352) o Jose Luis Artetxe (345). Su gran olfato goleador le valió para anotar 83 goles en los diez años que pasó en Bilbao siendo uno de los veinticinco máximos goleadores de la historia del Club y el séptimo en competiciones europeas.

Alineacion athletic

Formó parte de un equipo rojiblanco que se conocía de memoria, empezando con Iribar  y acabando con Txetxu Rojo e incluía a los Iñaki Sáez, Etxeberria, Aranguren, Larrauri, Argoitia, Uriarte y Clemente, sin olvidar a otros como Villar, Igartua, Gisasola, Koldo Agirre, Lasa, Carlos, Amorrortu o incluyendo a los míticos Jose Mari Orue, Etura o su propio hermano Eneko Arieta con quien jugó en 14 partidos oficiales.

Vivió tardes de gloria en San Mames consiguiendo dos Copas (69 y 73, marcando además en ambas finales) de cuatro finales disputadas (subcampeones en el 66 y 67), y un subcampeonato de Liga la temporada 1969-70, logrando ganar además el cariño de la afición que siempre le agradeció su honradez en el terreno de juego y su compromiso con el Club.

Durante los diez años que perteneció al Athletic-Club, Anton Arieta coincidió con entrenadores de la talla del mencionado Antonio Barrios, Agustín “Piru” Gainza, Rafael Iriondo, Ronnie Allen, Salvador Artigas y Milorad Pavic, siendo indiscutible e indispensable para todos ellos.

Arieta II disputa su último partido oficial como rojiblanco el 27 de abril de 1974 en el estadio Insular de Las Palmas. Esa misma temporada también se despidieron del equipo rojiblanco Iñaki Saez, Fidel Uriarte y Larrauri, que entre los cuatro habían disputado casi 1.400 partidos con el Athletic-Club, en una política de rejuvenecimiento del equipo.

Arieta 1971

Por Europa con el Athletic

Se paseó por Europa con el Athletic durante 8 temporadas en las desaparecidas Copas de Ferias y Recopa, jugando contra equipos de la talla del Ferencvarosi de Hungría, que contaba entre sus filas al gran balón de oro 1967 Floriant Albert; del equipo escocés Rangers de Glasglow con Alex Ferguson entre sus filas (quien luego sería mítico entrenador del Mancheter United); del Liverpool de Bill Shanky de finales de los sesenta con jugadores como Ian Callaghan, Ian St.John, Ron Yeats o Emlyn Hughes; del Manchester City con el legendario portero Joe Corrigan, Mike Doyle, Alan Oakes o Neil Young; o del equipo yugoslavo Estrella Roja del fantástico jugador serbio Dragan Dzajic, conocido como “el mago Dragan” o del fantástico portero Dragomir Racic quien luego sería leyenda del Castellón.

Liverpool

Conseguiría alcanzar por tres veces los cuartos de final de la Copa de Ferias, antigua Copa de la UEFA, las temporadas 1964/65, 1967/68, y 1968/69, de ocho temporadas en competiciones europeas desde mediados de la década de los sesenta a mediados de los setenta.

Internacional   (1970-1972)

Internacional en todas las categorías desde juveniles fue comodín en la delantera española en los años 70. Fue seleccionado para la primera selección Sub-23 en el año 1969 e incluso a finales de la década (1968) llegó a jugar un mundial “militar” cuando hacía la mili obligatoria junto a sus compañeros Fidel Uriarte y Txetxu Rojo. La fase final del mundial se disputó en la exótica Bagdad y finalizaron en quinta posición. En la fase de clasificación Arieta consiguió un hattrick (tres goles) contra Francia con resultado final 5-1.

Militar

Como anécdota, el eterno viaje a Bagdag en un DC-6 con asientos desmontables en los costados del fuselaje, según contaba Alfredo Relaño, fue interrumpido por dos cazas a la altura del Líbano que les obligaron a aterrizar. Una vez en el aeropuerto, mientras los soldados-futbolistas esperaban dentro de una circunferencia pintada en el suelo con tiza y sin poder salir del círculo marcado con 42º de temperatura, tuvieron que pagar un impuesto por sobrevolar el espacio aéreo.

Su buen quehacer en el Athletic y las selecciones inferiores le vale la llamada del seleccionador nacional absoluto, Ladislao Kubala, en 1970 para debutar como internacional absoluto el 11 de febrero de dicho año. Su estreno se produce ante la poderosa Alemania en Sevilla y que finalizó con victoria para los españoles por 2-0 con dos goles de Anton. Arieta disputa un total de 7 partidos durante casi dos años con la selección, con la que llegó a anotar 4 goles y consiguiendo el Record de no perder ningún partido internacional. Jugadores míticos como Amancio, Asensi, Pirri, Iribar, Rojo I, Fidel Uriarte, Eladio, Ufarte, Gárate, Sol, “Gallego, Reina, Quini, Rexach, Churruca, Esnaola, “Tonono” o Luis Aragonés fueron sus compañeros de selección.

Durante esos años jugaría contra equipos legendarios como Alemania e Italia, en 1970, quienes meses después disputarían en semifinales del Mundial de México de 1970 el llamado “partido del siglo”, con jugadores míticos como los alemanes Berti Vogts, Uwe Seeler o Gerd “Torpedo” Müller, o los italianos Gianni Rivera, Giancinto Fachetti, Sandro Mazzola o Dino Zoff a quien conseguiría batir en una ocasión. Asimismo jugaría contra jugadores fantásticos como el norirlandés George Best, el quinto Beatle, o los franceses Djorkaeff (padre del también mítico jugador francés) o Henri Michel, el que luego fuera mítico entrenador de la selección francesa.

Su último partido internacional fue el 12 de enero de 1972 contra Hungría en Madrid donde conseguiría el gol de la victoria igual que en el día de su debut.

Hercules CF (1974 – 1976)

En la temporada 1974/75 dejó el Club de toda su vida para enrolarse en el Hércules Club de Fútbol, donde en su primera temporada a las órdenes de Arsenio Iglesias el equipo de Alicante consiguió la mejor clasificación de su historia en Primera División (5º Puesto).

arieta y betzuen 4 en el hercules

Además como buen goleador que era dejó su sello una vez más en la historia al ser el autor del primer gol marcado en el estadio herculano, el Rico Pérez.

Esa misma temporada recibió un homenaje popular e imprevisto de la afición de San Mamés cuando se ovacionó uno de sus goles a su amigo Jose Angel Iribar, a pase de otro ex jugador rojiblanco Jose Ramón Betzuen. Sería su último gol en San Mames.

Tras una temporada más en Alicante, con apenas 30 años, puso fin a su carrera futbolística uno de los hombres de más técnica del fútbol de la época dedicándose desde entonces a su mujer y a sus tres hijos, Martin, Eneko y Elisabeth.

Anuncios

La General, la mítica grada de San Mamés (1924)

Todo comenzó hace 90 años.

Justo un año después de la ampliación de la Tribuna Principal, en el verano de 1924, comenzaba la construcción de la nueva grada que nada tendría que envidiar con las míticas gradas inglesas como The Kop en Anfield, The Stretford en Old Trafford o con la escocesa The Jungle de Celtic Park.

general 1928 b

Al fondo la General en 1928

Al igual que había ocurrido el año anterior el arquitecto encargado de diseñar la ampliación de la grada de General fue Ignacio Smith Ybarra, hermano menor de Manuel María Smith Ybarra, el que fuera autor del proyecto inicial de construcción de San Mames de 1913, y hermano gemelo de Alejandro Smith Ybarra, que sería campeón de Copa con el Athletic en 1911 al pertenecer a la sucursal de Madrid mientras cursaba sus estudios. Alejandro jugó todos los partidos disputados en el campeonato disputado en Jolaseta incluida la final. El arquitecto Ignacio Smith Ybarra era por aquel entonces arquitecto municipal de Getxo y directivo del Athletic. Años antes, en 1920 había construido entre otros muchos edificios la casa de naúfragos en Getxo. También sería el encargado de estudiar las sucesivas modificaciones de San Mames incluso el fallido estadio de Torremadariaga en Deusto.

Guecho,_Algorta_-_Casa_de_Naufragos_y_Faro_de_Arriluze_2

Casa de Naufragos

El coste de las obras rondó las 150.000 ptas (900 €) y tras ganar la licitación correspondiente, las obras de ampliación fueron realizadas por la empresa “Construcciones Rivero y Ochandiano” de dos antiguos jugadores del Athletic Club.

Francisco Rivero, logroñes, jugaría en la demarcación de portero en las temporadas 1918/19, 19/20 y 20/21 disputando 25 partidos oficiales y consiguiendo la Copa de 1921. Le llamaban la “cría de Ibarreche”. El trabajo realizado en San Mames le acreditaba tanto a él como a Ochandiano como especialistas en obras de hormigón armado, material casi desconocido por aquel entonces en la Villa pero indispensable para una obra de las características de la grada. Patentó años más tarde un sistema de construcción de forjados de pisos. Años después también construiría el estadio de Santoña.

Adrián Ochandiano jugaría, años antes que Rivero, en el Athletic Club en la temporada 1914/15 con el mítico equipo que conquistaría tres campeonatos seguidos. Adrián también participaría en la copa de 1911 de Jolaseta con el equipo del Fútbol Club de Bilbao junto a nombres míticos que años después jugarían en el Athletic como Pichichi o Esteban Eguía. Era un estupendo jugador de pala que llegó a ser el primer campeón de España de la modalidad de parejas junto a Luis Araquistain. También fue uno de los jugadores que inauguró el frontón del Club Deportivo en Bilbao. En la Guerra civil estuvo condenado junto a su hermano Antonio en consejo de guerra a la pena de dos años de prisión por el delito de auxilio a la rebelión aunque más tarde le sería concedida la libertad condicional. Su hermano menor Jose Ramón también jugaría de defensa derecho en el Athletic la década de los años 20 llegando a jugar 5 partidos de la primera liga. Luego jugaría en el Athletico de Madrid, Real Madrid y acabaría sus día de jugador en el Valladolid.

FUTBOL CLUB BILBAO 1911

Fútbol. Club de Bilbao en abril de 1911. De izquierda a derecha, de pie: Pascual Manzaga, Enrique Cawell, Ramón Hurtado, Marul Starmmans, Esteban Eguía y Jesús Cortina; Sentados: Adrián Ochandiano, Sabino Laca, Eduardo Pattinson, Rafael Moreno “Pichichi” y Antonio Gutiérrez. 

Las obras ejecutadas fueron importantísimas y la gradería de General quedó provista de dos tramos distintos; uno el superior de hormigón armado y el bajo de tierra con ceniza y gravilla como piso. Además la superior contaba con una escalera exterior y tres amplias escaleras en el interior, pudiendo refugiarse en el espacio cubierto que existía debajo de la misma en los casos de tormenta miles de personas. En la parte cubierta, debajo de la grada, quedó provista de un “ambigú” y otros servicios para comodidad de los aficionados.

General 1928

Impresionante vista de La General desde la Tribuna principal en 1928

Se trataban de localidades de pie donde en los años siguientes se viviría el fútbol intensamente junto con el resto de aficionados, pegados unos con otros. Con escasas comodidades probablemente era el lugar idóneo para vivir la experiencia del fútbol en estado puro, en contacto directo con el resto de hinchas del equipo. Los habituales de la grada de General serían gente de gabardina y paraguas, aficionados  sin el poder económico para poder pagar la cuota de socio de una localidad de más nivel, pero siempre entusiastas y capaces de, con su ánimo, contagiar al resto del campo y crear el ambiente que nunca debe faltar en un partido de fútbol.

general

La grada General en la década de 1940

Una vez finalizada la grada de General se podían alojar en ella hasta 10.000 personas (sin contar las personas que se ponían en los pasillos de acceso costumbre generalizada en años posteriores) aumentando el aforo de San Mames hasta alcanzar los aproximadamente 18.000 espectadores.

La General, la grada más mítica del Fútbol Vasco. Aquí comenzó todo.