Los abuelos del Athletic jugaron contra el Espanyol en 1902

Hace más de un siglo el “Bizcaya” y el Espanyol disputaron su primer partido oficial, siendo el primer partido oficial disputado en la península dentro del Torneo Copa de la Coronación de 1902.

Athletic 1902

En 1902 con motivo de la mayoría de edad del rey Alfonso XIII y su consiguiente jura de la Constitución Española, el Barcelones Juan Padrós, presidente y fundador del Madrid FC apenas un mes antes, organizó un Concurso de Football donde se debería discernir quien era el mejor equipo del incipiente deporte en España. El campeón de dicho torneo recibiría la llamada Copa de la Coronación donada por el rey apodado “el africano”.

El “Madrid Polo Club” cedió para la realización de los partidos una de sus pistas del Hipódromo de la Castellana, que presentaba según recogen las crónicas un magnífico aspecto llenando toda la circunferencia de la pista triple fila de sillas completamente ocupadas por espectadores, predominando las señoras en número considerable. En el resto de la pista se notaban jinetes y carruajes en regular número. Sin duda reinaba una gran expectación por ser muchos los que no conocían dicho juego.

Los jugadores se quejarían más tarde de las excesivas dimensiones del terreno de juego (110×90), así como del estado del terreno de juego que muchas zonas del campo no disponía de hierba. Como nota curiosa, antes del torneo el campo hubo de ser limpiado del estiércol de las caballerizas que trotaban por su uso como campo de Polo. Los organizadores dispusieron de inyecciones contra el tétano para los jugadores. Sin duda, eran otros tiempos.

El histórico primer partido, pues sería el primer partido de Copa de la historia del football en la península (aunque algunos no lo ven así), tocó en sorteo que lo disputasen los “Teams” del Bizcaya y el Espanyol. El equipo bilbaíno era una selección de los dos equipos existentes en Bilbao, el Athletic y el Bilbao FC, que se había formado meses antes para disputar dos partidos “internacionales” contra el equipo francés del Burdigalia. El Espanyol era un equipo de la capital catalana que en contraposición con el FC Barcelona disponía en sus estatutos la obligación de que todos sus componentes deberían ser nacionales.

El partido comenzó a las 9 de la mañana del martes 13 de Mayo de 1902. Como anécdota, tanto el Bizcaya como el Espanyol se presentaron luciendo ambos uniformes blancos y ante la negativa de los bilbaínos a modificar el suyo el equipo barcelonés utilizó una cinta encarnada en el brazo.

Bajo las órdenes del árbitro Mr. Morris, quien jugaba con el FC Barcelona dicho campeonato aunque estaba como sus hermanos bajo la disciplina del equipo  del Hispania Athletic Club de Barcelona, el Bizcaya y el Espanyol alinearon sus mejores onces disponibles.

Arana L.; Larrañaga, Arana JM; Goiri, Ugalde, Silva R.; Sota, Astorquia (Cap.), Dyer, Cazeaux, Evans por el equipo bilbaíno.

Mora; Soler, Carril (Cap.);  Galiardo G., Galiardo A., Ruiz; Ruiz, Ponz, Montells, Peña, Méndez por los catalanes.

Había sensibles bajas en los primeros bandos de ambos equipos pues a pesar de jugarse en época festiva de Semana Santa algunos componentes no pudieron desplazarse hasta Madrid. Además, en un entrenamiento días antes, uno de los hermanos Silva se había partido la lengua en un fuerte choque contra su propio hermano Ramón. Otra sensible baja de los bilbaínos sería Enrique González Careaga, el gran zaguero, capitán y presidente del Bilbao FC. A pesar de ello el Bizcaya disponía de un equipo espectacular pues además de los ingleses tanto Larrañaga, Astorquia y Sota habían jugado al football en su estancia en Inglaterra.

1902 JUAN ASTORQUIA

“Juanito” Astorquia, mito fundacional del Athletic

Como decíamos, se abrió el concurso con este partido a las 9 de la mañana. El primer tanto lo logró el equipo barcelonés sorprendiendo al Bizcaya aunque el equipo bilbaíno logró reponerse consiguiendo tres goles en la primera parte y dos más en la segunda, uno de ellos de castigo, ganando en definitiva el Bizcaya por 5 tantos a 1. Los goles bilbaínos fueron obra de Evans (3), Dyer (de penalti) y el capitán del equipo “Juanito” Astorquia. El gol del honor del Espanyol fue obra de Ponz. Las crónicas recogen que el juego gustó y que se aplaudieron los tantos, las buenas jugadas y que los vencedores fueron vitoreados.

El Bizcaya seguía adelante en lo que sería a la postre su primer trofeo Copero, la Copa de 1902 confirmando lo que meses atrás había salido publicado después de las victorias bilbaínas contra el Burdigalia en el “L’Auto-Vélo” francés, el Bizcaya es …  el mejor equipo de la península.

Athletic Club contra Bilbao Football Club (1902)

Algunos meses antes de la Copa de 1902, ganada por el equipo Bizcaya como todos sabemos, a principios de años, los dos equipos bilbaínos que lo componían, el Bilbao Football Club y el Athletic Club, se enfrentaban una vez más en Lamiako.

A las 15,45h, con cierto retraso, dio comienzo el partido bajo la orden del árbitro, el Sr. Barquín. Los equipos de ambos bandos lo conformaban los siguientes jugadores:

Por el Athletic Club:

  • Acha (Portero)
  • A. Mills (Zaguero)
  • P. Larrañaga (Zaguero)
  • L.Silva (Medio)
  • G. Eguren (Medio)
  • E. Goiri (Medio)
  • M. Arana (Delantero)
  • R. Silva (Delantero)
  • J. Astorquia (Delantero)
  • A. de la Sota (Delantero)

Por el Bilbao Football Club faltaron tres jugadores de justa y ganada fama. El incansable E.G. Careaga, el jugador sereno y segurísimo Martinez de las Rivas, y el portero titular y de confianza L. Arana, tres elementos que sólo pudieron ser sustituidos por ingleses para poder hacer que el partido fuera competido al menos.

  • Renovales. (Portero)
  • J. Arana (Zaguero)
  • Cockram (Zaguero)
  • M. Ansoleaga (Medio)
  • Makins (Medio)
  • Landford (Delantero)
  • Levick (Delantero)
  • Dyer (Delantero)
  • Evans (Delantero)

El retraso de la hora de comienzo del partido fue porque a las 15h, hora acordada para empezarlo todavía no estaban todos los jugadores de uno de los bandos, el Bilbao Football Club, como ya había pasado en partidos anteriores, teniendo que participar alguno que no pertenecía a dicho Club, para que el público, muy distinguido y numeroso, no se sintiera estafado después de un viaje incómodo dado la mala climatología de aquel día.

Cuando empezó el partido apareció el Sr. Lee, por el Bilbao Football Club, ocupando su puesto y completar así la línea delantera de su equipo.

No sabemos si fue porque el Athletic Club jugaba con un jugador más pero la primera parte fue dominada por el Athletic quien marcó dos goles, si bien podían haber sido muchos más si no hubiera sido por la extraordinaria pareja defensiva del Bilbao FC, realizados por los señores J. Astorquia y R. Silva.

En la segunda parte, el portero del Bilbao FC, el Sr. Renovales pasó a jugar de medio y el Sr. J. Ansoleaga ocupó el puesto de guardameta. A raíz de ese cambio empezaron a apretar mucho más y la lucha se empezó a igualar ya que el delantero ingles Dyer, del Bilbao FC consiguió un tanto precioso. Pero, a diferencia de otros partidos disputados entre ellos anteriormente, los goles empezaron a caer en una y otra portería. Primero fue M. Arana del Athletic Club, otro del gran jugador de Bilbao FC Walter Evans, y finalmente otro por J. Astorquia, su segundo gol, quedando el partido finalizado con un resultado favorable al Athletic Club por cuatro a dos (4-2).

El partido fue el más competido y emocionante que habían disputado hasta entonces ambos equipos y el público salió encantado, influyendo quizá porque los del Bilbao Football Club disponían ese día de siete ingleses en su “once” y los del Athletic sólo Milis, todos los demás jugadores eran de “casa”.

Según la revista los deportes de 1902, los jugadores que se distinguieron, aunque todos pusieron enorme ardor y pelearon como nunca, en ese encuentro fueron por parte del “Athletic Club”:

Juan Astorquia, era el jugador más hábil, conocedor del terreno que pisa y encargado de hacer los goles en el Athetic; Ramón Silva no descansaba nunca ni teme las cargas del contrario. Seguramente si se llamara Mr. Seelva jugaría de profesional en algún Club inglés; G. Eguren parecía hecho de goma y hierro a partes iguales. Se le veía crecerse en las acometidas y caía “galantemente” acompañando a su contrario. No parecía cansanse; A. de la Sota estuvo incansable toda la tarde, dando cargas superiores y haciendo pases muy oportunos; L. Silva, E. Goiri y M. Arana, jugaron muy bien y con mucha serenidad; Larrañaga, como siempre, era un zaguero de toda confianza que perdía un golpe y no abandona su puesto ni un momento; Y Alejandro Acha, era como un portero de familia acomodada que no se verían molestados por visitas inoportunas pues es muy difícil pasar por donde él está.

Por parte del Bilbao FC se distinguieron M. Ansoleaga y J. Arana, seguros e incansables haciendo un juego muy duro toda la tarde; Renovales tanto de portero como de jugador; y los siete ingleses, Cockram, Makins, Dyer, Langford, Levick, Lee y Evans que conocían el juego como cualquier jugador profesional de Inglaterra.

Bibao FC – Athletic Club (1901)

A finales de 1901 existían dos sociedades que se dedicaban al juego del football con preferencia, deporte de moda en Bilbao, llamadas “Athletic Club” y “Bilbao Football Club” existiendo entre ellas una creciente rivalidad dentro del terreno de juego. Queriendo saber cuál de las dos jugaba mejor, se desafiaron, y jugaron cuatro partidos sin que la respuesta de quien era mejor se decidiera por ninguna de ellas.

En el primer partido, que se jugó por los primeros equipos de las dos sociedades, no pudieron hacer ningún tanto, pues los jugadores se embarullaron bastante y no pudieron hacer carrera; en el segundo, jugado por los mismos, hicieron un tanto cada uno, jugaron con gran ardimiento por ambas partes y haciendo los tantos, el inglés Evans por el Bilbao FC y Astorquia por el Athletic Club. En el tercer partido, jugado por los segundos equipos, hubo gran lucha, logrando hacer un tanto Montejo para el “Athletic Club”.

El cuarto partido se disputó el 15 de diciembre de 1901, a las 15h y 15 minutos, en el campo de Lamiako entre los primeros equipos de ambas sociedades, compuestas de los jugadores siguientes:

Athletic Club:

  • A. Acha (Guardameta)
  • P. Larrañaga (Zaguero)
  • A. Millis (Zaguero)
  • A. Arana (Medio)
  • J. Eguren (Medio)
  • L. Silva (Medio)
  • M. Arana (Delantero)
  • R. Silva (Delantero)
  • A. de la Sota (Delantero)
  • E. Goiri (Delantero)

Bibao Football Club:

  • L. Arana (Guardameta)
  • E. Careaga (Zaguero)
  • S. Martínez Rivas (Zaguero)
  • P. Arana (Medio)
  • Cokram  (Medio)
  • R. Ugalde (Medio)
  • J. Langford (Delantero)
  • L. Dyer (Delantero)
  • W. Butwill (Delantero)
  • Evans (Delantero).

El Bilbao FC eligió campo y tomaron el campo más cercano a la ría, por serles favorables el aire que soplaba con fuerza y empezó el partido a la señal del juez. Cabe destacar que en el Athletic faltaban tres jugadores, entre ellos el mítico Astorquia, que por estar constipado no pudo jugar, siendo sustituido por R. Eguren que pertenecía por aquel entonces al segundo equipo del Athletic. Uno de ellos llegó al poco tiempo de comenzar el partido y se colocó en su puesto. Al Bilbao FC le faltaba el Sr. Ansoleaga que no fue sustituido por lo que jugaron ambos equipos con 10 jugadores.

En el primer medio tiempo no ocurrió nada notable, pues los jugadores estaban como la temperatura: muy fríos. En el segundo, que empezó a los cinco minutos reglamentarios, la gente se animó, no sabemos si porque el aire calmó completamente o por el deseo de salir alguna vez de tanto empate; lo cierto es que los jugadores se crecieron y todos se esforzaron en hacer cuanto podían. En uno de esos momentos de verdadero interés, y después de devolver el guardameta una pelota certera, el Sr. Evans, aprovechando una patada fallada por uno del Athletic logró hacer un tanto que le hizo ganar el partido al Bilbao FC, pues desde entonces, a pesar de los esfuerzos de todos y muy particularmente del Sr. R. Silva, que cosechó aplausos para toda la semana, no fue posible hacer más tantos por uno ni otro bando, quedando 1-0 a favor del Bilbao Football Club.

De los jugadores se distinguieron, y conste que todos jugaron muy bien, por el Athletic Club los Sres. A. Acha, P. Larrañaga, A. Milis, M. y A. Arana, A. Sola y E. Goiri. Y por el Bilbao FC, E. Carcaga, J. Martínez Rivas y los cinco ingleses, que conocían el juego como cosa suya.

A los jugadores del Athletic no les importó que su rival disputara el partido con cinco ingleses en su alineación pues si bien es cierto que esos señores poseían el juego, los del Athletic sabían dónde les aprieta el zapato y tenían fuerzas suficientes para sostener con brillo el pabellón sólo con los de casa. Lo que si sentían era la falta de J. Astoquia que de jugar hubiera cambiado el resultado.