Cien años de Athletic – Barça en San Mamés.

Se acaba de cumplir el centenario de la primera visita del equipo azulgrana a San Mamés. Después del primer partido entre la Euskal Selekzioa y la selección catalana disputado a principios de enero de 1915 (6-1 a favor de los vascos) y antes del segundo partido que se disputaría en febrero, el Barcelona visitó San Mamés por primera vez un 31 de enero de 1915, hace justo ahora 100 años. Una efeméride que junto a la próxima visita el domingo del equipo blaugrana a San Mamés invita a un pormenorizado repaso de la historia de los enfrentamientos entre ambos equipos llenos de anécdotas.

(1915) El primer duelo en San Mamés. El Barça se midió por primera vez al Athletic en San Mamés el 31 de enero 1915. Fue un amistoso que terminó con empate a un gol. El mítico Pichichi sería el primer goleador del Athletic Club con un típico zambombazo suyo. Dos días después los Leones ganarían por 5-0 con goles de Belauste, Pichichi y tres goles de Luis Iceta.

1915 ATHLETIC BARCELONA

Luis Iceta preparado para rematar en el primer partido de hace 100 años.

(1915) Otras dos victorias rojiblancas. El 31 de octubre y el día de Todos los Santos de 1915 se volverían a jugar otros dos partidos contra los catalanes con victorias bilbaínas 3-2 y 4-0. En ambos partidos jugaría un jovencísimo Sabino Bilbao de 17 años que años después sería mítico jugador rojiblanco. En el segundo partido Zubizarreta conseguiría un hat-trick.

1915 ATHLETIC BARCELONA 4-0

Equipo culé que perdió 4-0 en San Mamés.

(1916) Diecisiete goles en dos partidos. El 8 y 10 de diciembre de 1916, el imbatible equipo rojiblanco conseguiría la increíble cifra de diecisiete goles en dos partidos, 9-1 y 8-0. Esta vez Pichichi, “sólo” consiguió meter la friolera de nueve goles entre los dos partidos.

(1920) Zamora ovacionado en San Mamés. Cuatro años después se jugarían otros dos partidos entre el Athletic Club y FC Barcelona en diciembre de 1920. El resultado sería 2-2 y 3-2 a favor de los de San Mamés. Zamora sería la estrella de estos partidos siendo largamente ovacionado en La Catedral. Éste sería el último partido de Pichichi ante los culés.

(1922) Dos partidos, otras dos victorias. En diciembre de 1922 se jugarían otros dos partidos en San Mamés y el FC Barcelona seguía sin vencer en Bilbao. Ésta vez caerían por 3-2 en el primer partido, con tres goles de Travieso y por 4-1 dos días después con tres goles anulados al equipo rojiblanco por el árbitro Vallana.

1922 BARCELONA

(1923) Serrano de la Mata. El árbitro del partido amistoso disputado en diciembre de 1923, donde Travieso anotaría 4 goles en la goleada bilbaína por 6-0, moriría años después en los sucesos del “Altuna Berri” en la guerra civil junto a otros dos exjugadores del Athletic, Alfonso González Careaga y Jose Antonio Careaga de la Hormaza. Un día antes, el Athletic había conseguido otra victoria por un rotundo 5-2.

(1925) Gol del Lehendakari Agirre. En un partido amistoso disputado el 21 de mayo de 1925, el primer Lehendakari, Jose Antonio Agirre, lograría un gol en la victoria por 3-0 del equipo que entrenaba por aquel entonces Mr. Pentland.

(1925) Suarez y Larraza. Tres días después, el 24 de mayo de 1925, el Athletic ganaría, una vez más, por tres a cero al equipo azulgrana. Dos de los goleadores morirían trágicamente años después. Larraza en un accidente de moto en Arrigorriaga y Suarez quien apareció en una cuneta de una carretera en Alicante durante la guerra civil en 1936.

(1928) Trece años para la primera derrota. Trece años tendrían que pasar desde aquel 1915 para que el Barcelona (y según las crónicas el árbitro, Pedro Escartín, también tuvo algo que ver por sus decisiones arbitrales) derrotara al Athletic en La Catedral. Sería un 21 de febrero de 1928, en el Torneo de Campeones, antesala de la actual Liga, gracias a un solitario gol de Josep Sastre. Ese mismo día el equipo azulgrana depositaría la ofrenda de flores ante el busto de Pichichi de Quintin de la Torre.

(1929) Primer partido de Liga. En marzo de 1.929 el FC Barcelona entrenado por James Bellamy, antiguo exjugador del Arsenal, era derrotado en San Mamés por 5-1 con goles de Unamuno (2), Lafuente (2) y un gol de Graciano, el tío-abuelo de Ander Herrera.

(1930) Campeón Liga de 1929/1930. Un año después, en 1930, con Mr. Pentland en el banquillo rojiblanco, volvía a ganar en casa al equipo de Bellamy por 4-3. Gorostiza a 8 minutos del final rompía el empate a tres que ondeaba desde el descanso y otorgaba su primera liga al equipo rojiblanco. Txirri II conseguiría el gol más rápido (1’) en los duelos entre rojiblancos y azulgranas.

(1930) La Copa en San Mamés. La primera eliminatoria de Copa disputada en San Mamés contra los azulgranas fue un 18 de mayo de 1930. Los pupilos de Mr. Pentland ganarían por la mínima (2-1) con goles de Iraragorri y Gorostiza en semifinales. El camino hacia el primer doblete rojiblanco estaba despejado.

(1930) Último amistoso antes de la guerra. El último amistoso antes de la guerra civil fue en noviembre de 1930 con resultado de empate a 3. Los goles rojiblancos fueron marcados por Uribe, Unamuno y Mandaluniz, quien años después sería “pitxitxi” en la liga francesa.

(1931) La mayor afrenta culé. La mayor derrota que ha sufrido el Barcelona en la Liga ocurrió en San Mamés en febrero de 1931. El Athletic le endosó un escandaloso 12-1 al conjunto azulgrana con siete goles de Agustín Sauto “Bata”.

IMAGENES GOLEADA 12-1

Remate en el partido de la mayor goleada conseguida en San Mamés.

(1933) Doble Hat-trick en un partido. El 24 de diciembre de 1933, Iraragorri y Gorostiza conseguirían tres goles cada uno para el equipo de Patricio Caicedo en la victoria  bilbaína por 6-1.

(1928-51) En veinte temporadas, dos derrotas. En las primeras veinte temporadas de Liga, el Athletic conseguiría 18 victorias y sólo dos derrotas ante los culés, consiguiendo al menos un gol en todos los partidos y en quince de ellos 3 ó más goles.

(1935-1951) Trece victorias consecutivas. Desde la temporada 1935/36 hasta la temporada 1950/51, el Athletic conseguiría ganar siempre al Barcelona en Liga en San Mamés. Trece victorias consecutivas con un balance de 47 goles a favor (más de 3,5 goles por partido) por 22 goles en contra.

(1940) Gol del tío-abuelo de Letizia. Rocasolano II, hermano del abuelo de la vigente reina española Letizia Ortiz, conseguiría un gol en enero de 1940 en un partido épico que los Leones volverían a ganar una vez más. El resultado final sería de 7-5 con un hat-trick del durangués Patxi Garate.

(1943) Hat-trick de Zarra en Liga. En el primer partido que disputó Telmo Zarra en San Mamés contra el Barcelona consiguió tres goles en la victoria bilbaína por 5-2. Panizo y Gainza hicieron los otros goles. Un año antes había sido Unamuno, quien a pesar de fallar un penalti, sería el triple goleador del equipo de Juan Urkizu que ganaba al equipo culé, esta vez, por 6-3.

(1945) Hat-trick de Zarra en Copa.  Quince años después del último enfrentamiento de Copa entre catalanes y vascos en San Mamés, en marzo de 1945 el Athletic, con un equipo de circunstancias, eliminaría al equipo culé por 3-1 en un partido que hizo recordar a los viejos aficionados las jornadas gloriosas.

(1940-1955) Zarra imbatible en San Mamés. Con el ariete rojiblanco en el campo la victoria del equipo rojiblanco en Liga estaba asegurada. En todos los encuentros disputados con Zarra en el campo los puntos en disputa en Liga se quedarían en Bilbao.

(1952) Emilio Aldekoa. Emilio Aldekoa, después de su etapa en el Athletic y Valladolid, sería el primer exrojiblanco que jugaría en San Mamés con el equipo blaugrana en Liga. Fue el día de reyes de 1952 y el “regalo” de los nois fue un abultado 0-3 con goles de Basora (2) y Vila acabando con la racha de 13 victorias consecutivas del Athletic. Fernand Daucik, quien luego entrenaría al Athletic, era el entrenador culé.

EMILIO ALDEKOA

Emilio Aldekoa

(1954) Lesión de Kubala. En mayo de 1954, Arieta I lesionó en partido de semifinales de Copa el menisco y los ligamentos de Kubala, quien estuvo fuera de los terrenos de juego más de cinco meses. Sin embargo, el Athletic Club caería eliminado en Barcelona por el equipo de Ferdinand Daucik que ficharía meses después por el equipo de San Mamés.

(1955) El gol del cojo. En 1955, el defensa Canito se lesionó en el minuto 25. Cambió su posición a la de extremo y, en el minuto 50, cazó un balón muerto y superó a Ramallets. Aquello recibió el nombre de “el gol del cojo”.

(1956) Cabezazo de Maguregui. Un cabezazo de Maguregui en el segundo tiempo resolvió un partido frenéticamente disputado por ambas partes que dejaba la Liga de 1956 en manos del Athletic y la clasificación a la segunda edición de la Copa de Europa y de la Copa Latina.

MAGUREGUI

(1958) Los “Once Aldeanos”. En junio de 1958, los goles de Eneko Arieta y Uribe, ambos en la segunda parte, serían una buena renta para la vuelta copera en Barcelona. Ese año, el Athletic sería campeón una vez más al ganar al Real Madrid en el propio Bernabeu.

(1958) Padre e hijo goleadores. El 15 de junio de 1958, Ignacio Uribe conseguía marcar un gol a Ramallets, imitando a su padre, Luis “Volea” Uribe que 28 años antes había batido a Llorens en un partido amistoso en 1930.

(1960) Remontada en Copa. En junio de 1960, el Athletic de Martim Francisco remontaría un 3-1 adverso cosechado en Barcelona con un 3-0 (goles de Artetxe, Garay y Markaida) en La Catedral. El Barcelona contaba entre sus filas con jugadores como Ramallets, Kubala, Villaverde o Luis Suárez. Sería la última vez que el Athletic supera al Barcelona en una eliminatoria copera a doble partido.

(1963-1970) El ‘Txopo’ imbatible. Desde su primer partido, Iríbar acumularía 481 minutos de imbatibilidad en La Catedral ante el Barça. En su sexto partido, en 1970, Lluís Pujol, a centro de Rexach, puso fin al récord del Txopo.

(1966) Dos hermanos goleadores. En marzo de 1966, Arieta II conseguía el único gol de la victoria del Athletic por 1-0 frente al Barça de Roque Olsen. Eneko y Anton Arieta son los únicos hermanos que han conseguido batir en San Mamés al equipo azulgrana en 100 años.

(1967) Expulsión de Rojo I y Benitez. En septiembre de 1967, “Txetxu” Rojo y el defensa uruguayo del Barcelona Benitez fueron expulsados en el minuto 87. El extremo rojiblanco “explotó” al duro marcaje del azulgrana durante todo el partido. Benítez moriría meses después por una intoxicación de mejillones.

ROJO I

Rojo I

(1968) Bajas de Rojo I y Arieta II. Las bajas obligadas de “Txetxu” Rojo y Anton Arieta en el partido de vuelta de Copa de 1968, que se encontraban disputando el mundial militar en Bagdad al estar cumpliendo la mili obligatoria, restaron capacidad ofensiva al equipo de Ronnie Allen y los leones no pudieron meter ningún gol a Sadurní siendo eliminados en semifinales.

(1968) Javier Clemente. En diciembre de 1968, Javier Clemente disputaría su único partido como jugador contra el equipo azulgrana en San Mamés al lesionarse la siguiente temporada. Era su tercer partido como jugador titular en San Mamés y el resultado final fue de empate a uno.

(1972-1975) Sin goles rojiblancos en 320 minutos. A principios de 1970, el Athletic no pudo marcar ningún gol en varias temporadas ante la puerta azulgrana defendida por Miguel Reina, padre de Pepe Reina, y Sadurní, ganador de tres trofeos Zamora. El central Astrain conseguiría romper la mala racha del equipo rojiblanco en enero de 1975.

(1974) Puñetazo de Villar. En 1974, el actual presidente de la RFEF le asestó un puñetazo en el rostro a Cruyff en su primera visita a San Mamés, en el minuto 36, tras una dura entrada de éste a la altura de la espinilla. El partido finalizaría empate a uno.

1974 VILLAR PUÑETAZO A CRUYFF

(1977) El Barcelona en Copa de Uefa. Después de eliminar al Milán de Rivera, el Athletic ganaría en San Mamés al equipo culé por 2 a 1 en cuartos de final de la Uefa de 1977 con goles de Churruca y Dani de penalti que remontaban el gol inicial de Asensi. Escasa renta aunque suficiente para seguir camino a nuestra primera final europea frente a la Juventus después del épico empate en el Nou Camp dos semanas después.

(1980) Hat-trick de Sarabia. Cuando se cumplía el cincuentenario de la Liga, el 21 de diciembre de 1980, Manolo Sarabia conseguiría tres goles ante la puerta defendida por el vasco Artola en la victoria rojiblanca por 4-1. Noriega completaría los goles vascos y “Tarzán” Migueli el único gol catalán. El anterior Hat-trick rojiblanco había sido conseguido por Artetxe veintidós años antes, en marzo de 1958.

MANU SARABIA CROMO

(1981) Lesión de Schuster. En diciembre de 1981 el jugador alemán caía lesionado en San Mamés por entrada de Goikoetxea lesionándose para el resto de la temporada.

(1981-1985) El equipo Txapeldun. A principios de la década de los 80, el joven equipo de Javier Clemente disputaría partidos de poder a poder en San Mamés con el equipo azulgrana que aún se recuerdan entre los aficionados rojiblancos. Tres victorias, un empate y una derrota fueron los números del rubio de Barakaldo en su primera etapa en el banquillo del Athletic.

(1983) Última victoria copera en San Mamés. El último partido ganado en San Mamés en una eliminatoria de Copa contra el Barça fue en marzo de 1983 con Javier Clemente de entrenador. El solitario gol de la victoria fue conseguido por el capitán Dani de penalti. Quince días después el Athletic sería eliminado por el equipo de Cesar Luis Menotti con un 3-0.

(1983-84) Diego Armando Maradona. El jugador argentino llegó a jugar tres partidos en San Mamés consiguiendo tres goles con la camiseta blaugrana en las dos temporadas que estuvo en Barcelona.

(1987-89) Howard Kendall invicto. Con el inglés en el banquillo, temporadas 87-88 y 88-89, se consiguieron dos victorias por la mínima (1-0 y 3-2). Los entrenadores del Barça eran Luis Aragonés y Johan Cruyff. El técnico inglés no conocería la derrota en La Catedral contra el equipo blaugrana en Liga.

(1988) Homenaje a Nuñez. En agosto de 1988, se homenajeó a “Txato” Nuñez con un partido entre el equipo de Howard Kendall y el equipo de Johan Cruyff. Ganarían los Leones por 2-1 con goles de Sarriugarte y Mendiguren.

(1988) Tres exrojiblancos en la alineación del Barcelona. El 10 de diciembre de 1988, en la victoria del Athletic 3-2 sobre los culés, Johan Cruyff alineó a tres jugadores que habían pertenecido a la plantilla del Athletic, Zubizarreta, Julio Salinas y el actual entrenador del Athletic, Ernesto Valverde. En la siguiente temporada volvería a alinear a tres jugadores, ésta vez jugarían Zubi, Julio Salinas y Alexanco, ganado 1-2 con dos goles de Begiristain.

(1991) La mayor humillación rojiblanca. En 1991, el Athletic de Javier Clemente recibiría su mayor derrota al ser vencido por 0-6, con cuatro goles de Stoichkov, otro de Bakero y otro de Julio Salinas. En el equipo rojiblanco jugaba el actual entrenador Ernesto Valverde y en el entrenado por Carles Rexach seis vascos, Zubizarreta, Alexanco, Bakero, Goikoetxea, Begiristain y Julio Salinas.

(1993) Victoria al “Dream Team”. Al final de la Liga de 1993, el Athletic de Jupp Heynckes conseguiría ganar al campeón de Europa de Johan Cruiff con un gol de Ritxi Mendiguren desde fuera del área. El Athletic llevaba tres derrotas consecutivas en San Mamés.

(1999) Pasillo al campeón azulgrana. El equipo de Van Gaal ganó la Liga de 1999 en Vitoria contra el Alavés (1-4) y el Athletic le hizo pasillo en la jornada siguiente. El partido terminó 1-3. Guardiola y Felipe Gurendez fueron expulsados.

(2000) Expulsión del “Presi”. Josu Urrutia, actual presidente del Athletic Club sería expulsado por doble amarilla en septiembre de 2000. Minutos antes Dutruel también había ido a vestuarios antes de tiempo. Larrazabal (dos goles de penalti) y Yeste serían los goleadores del Athletic en una trabajada victoria por 3-1.

(2002) Karmelo Bernaola. En junio de 2002 moría el gran compositor de música vasco Karmelo Bernaola quien sería homenajeado al inicio del primer partido de liga disputado en San Mamés la temporada 2002/03 con un saque de honor realizado por su hijo.

(2003) Minuto de silencio por Javier Uria. El 30 de agosto de 2003, en la primera jornada de Liga, se guardó un minuto de silencio por la muerte del presidente del Athletic Javier Uria durante el verano por un cáncer de garganta.

(2006) Victoria al Campeón de Europa. Tres días después de la victoria azulgrana al Arsenal en París, en mayo de 2006, proclamándose campeón de Europa, el Athletic le derrotaba en San Mamés por tres a uno, con goles de Iraola, Felipe (sería su último partido de rojiblanco) y Oleguer en propia puerta.

(2009 y 1983) Supercopa. Se han disputado dos finales de la Supercopa en San Mamés, ambas contra el Barcelona. Los dos partidos jugados en San Mamés finalizaron con derrota rojiblanca. 1-3 en 1983 y 1-2 en el 2009.

(2000-2014) Siglo XXI. De los quince partidos disputados en el siglo XXI, el Athletic sólo ha podido vencer en tres y empatar en cinco de ellos, consiguiendo en total 16 goles a favor y 21 en contra.

(2011) Último enfrentamiento en Copa. En la temporada 2010/11 el Athletic entrenado por Joaquín Caparrós empataba en San Mamés a uno contra el equipo de Josep Guardiola. El valor doble de los goles en campo contrario daría la eliminatoria a los azulgranas.

(2013) La última victoria en Liga. Todos los aficionados del Athletic recordamos la última victoria de los Leones en San Mamés por uno a cero. Fue  el primero de diciembre de la pasada temporada con un solitario gol de Muniain en el minuto 70.

Debuts de Leones en San Mamés. Once cachorros se hicieron leones en San Mamés contra el Barcelona. Algunos con más suerte que otros. Ochandiano (1929), Ramos (1935), Varela (1943), el recientemente fallecido “Manolín” (1949), Torre (1958), Iñaki Sáez (1962), el “pichichi” Carlos (1970), Beitia (1970), Del Val (1990), Jonan (2003) o, el último en debutar y con casi 500 partidos disputados, Andoni Iraola (2003).

Goleadores históricos. Como no podía ser de otra forma, Zarra es el rojiblanco que más goles ha conseguido meter al equipo catalán entre Liga y Copa en San Mamés (12). Gorostiza (11), Bata (9), Panizo (9) y Unamuno (8) son otros de los goleadores históricos del Athletic. Pichichi conseguiría 13 goles en partidos amistosos disputados en San Mamés antes de la creación de la Liga.

Goleadores en la plantilla actual. De la actual plantilla solamente 4 jugadores han conseguido batir al portero del FC Barcelona en La Catedral en alguna ocasión, Iraola, Toquero, Susaeta y Muniain con un gol cada uno.

Jugadores defensores de ambas camisetas en San Mamés. Hasta nueve jugadores han defendido las dos camisetas en La Catedral en los enfrentamientos entre el Athletic y el FC Barcelona. Aldekoa, Garay, Zabalza, Alexanco, Zubizarreta, Valverde, Goikoetxea, Santi Ezkerro y Julio Salinas. Éste último es el único jugador que ha conseguido gol para ambos equipos.

Entrenadores en los dos banquillos. Ferdinand Daucik y Salvador Artigas son los dos únicos entrenadores que se han sentado en los dos banquillos de San Mamés defendiendo los intereses de los dos equipos en un Athletic-Barcelona. Ralph Kirby también fue entrenador de ambos equipos aunque con el Athletic no llegó a enfrentarse al equipo culé.

Jugadores y entrenadores del Athletic. Roberto Etxebarria, Juanito Urkizu, José Iraragorri, Ángel Zubieta, Piru Gainza, Rafa Iriondo, Koldo Agirre, Iñaki Saez, Javier Clemente, Jose Ángel Iribar, Txetxu Rojo, Txutxi Aranguren, Javi Irureta, Jose Mari Amorrortu, Ernesto Valverde y Félix Sarriugarte, son los 16 entrenadores del Athletic Club que también se enfrentaron al FC Barcelona como jugadores en La Catedral.

Partidos totales en San Mamés. En La Catedral se han disputado en estos 100 años, 83 partidos de Liga, 14 de Copa, 2 de Supercopa, 1 de Copa de la Uefa y 18 partidos amistosos en total. De los 100 partidos oficiales disputados se han ganado 49, empatado 23 y perdido 28. Y de los 18 amistosos se han conseguido ganar 14, 3 empates y una sola derrota.

Anuncios

Acero Club ( I ). Los leones de Olabeaga.

El Acero Club. Los leones de Olabeaga.

Comenzamos la historia del Acero Club una vez finalizada la temporada 1921-1922, dos años después de su fundación (1920) gracias a un grupo de obreros de los astilleros de Euskalduna, consiguiendo el ascenso a la Serie B después de dos años de lucha al hacerse con el título de la Serie C de la Federación Regional. Como dato paralelo en esa temporada, en Bilbao, se había muerto “Pichichi” el primero de marzo de 1922 y Juan Arzuaga había sustituido a Mr. Burton en el banco del Athletic.

En la temporada siguiente 1922-1923, el Acero Club consigue el título de campeón de la serie B del campeonato regional contra equipos “históricos” como el Abandotarra, Padura, Fortuna, Cultural, Deportivo, Euzkotarra, New Club y Baskonia, después de ganar de una forma sensacional el trofeo perdiendo únicamente un partido. Al triunfar en el campeonato regional, el Acero Club participó en el Campeonato estatal de la serie B en representación de la Federación Vizcaína. El Club de Olabeaga fue eliminado en primera ronda (cuartos de final) por el Unión Sporting de Madrid representante de la Federación Centro  a pesar de haber ganado el primer partido en San Mamés por 7 a 1. La vuelta del partido y el partido de desempate se disputaron en Madrid, pasándoles factura el campo duro ya que perdieron por 2-0 el primero y 6-0 el partido de desempate (por aquel entonces no se tenía en cuenta el global de los goles, lástima).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Acero Club de Olabeaga. Campeones Serie B de Vizcaya. 1922-23

La alineación de los bilbaínos en Madrid la componían Messenguer, Allende, Valera, Irazu, Gojenuri, Chiarril, Alonso, Labaca, Santos, Teófilo y Echevarría. Eran un equipo codicioso y luchador pero el clásico pase largo muy adecuado para los campos blandos del norte que practicaban no era adecuado para el campo duro de los madrileños. En este equipo ya destacaban nombres como el portero aragonés Messenguer, quien jugaría en la primera liga con el Athletico de Madrid en la temporada 1928-1929 con Mr. Pentland en el banquillo madrileño, o Santos Gojenuri, hijo del cuidador del campo de San Mames José Gojenuri conocido por los aficionados como “Sandiós” al estar todo el rato diciendo a los txabales que se acercaban al campo “¡Sandiós no pises la hierba! ¡Sandiós, no pases por ahí!”.

Así mismo, al haber ganado el Campeonato Regional de Bizkaia de la Serie B, el Acero Club tuvo la oportunidad de jugar una eliminatoria de ascenso a la Serie A contra el Deusto quien había obtenido el último puesto en dicha serie con el fin de disputarse la participación de la máxima categoría Regional del año siguiente. El partido fue vencido por el Deusto por 3-1 por lo que el Acero Club tendría que disputar un año más la Serie B del Campeonato Regional.

Como consecuencia de la victoria en la segunda categoría de la Federación Norte y su participación en el Campeonato Estatal, el Acero Club fue invitado a participar en numerosos partidos una vez acabada la temporada. En Santander contra el New Racing Santanderino (1-2 con victoria bilbaína), la Copa Juan Alzaga en Zorroza (la ganó el Acero ganado 3-0 al Zorroza), o en Pamplona en el homenaje del Osasuna  a Juan Urquizu (quien luego jugaría en el Madrid y Athletic, y entrenaría exitosamente al equipo rojiblanco) donde perdió el Acero Club 3-0.

En la temporada 1923-1924, vuelve a arrasar conseguir el título de campeón de la serie B del campeonato regional sin perder ni uno sólo de los partidos disputados, empatando únicamente en uno de ellos, y por consiguiente volvió a lograr su participación en el Campeonato nacional en representación de la Federación vizcaína.

Antes de disputar la fase eliminatoria estatal, el Campeón de la Serie A, el Athletic Club, y el Campeón de la Serie B, el Acero Club, disputaron un partido amistoso en San Mamés como homenaje a sus aficiones. Por parte del Athletic se alinearon Vidal; Careaga, Duñabeitia; Sabino, Larraza, Ochandiano; Cantolla, Aguirre, Larracoechea, Carmelo, Goyenechea y Alonso. Por el Acero, Santos; Abaitua, Varela; Bedoya, Gojenuri, Calero; Labaca, San Cristobal, Hierro, Teófilo y Juanito. Ese día el resultado era lo de menos, 6-0 para el Club rojiblanco. Como anécdota ese partido lo disputó el Lehendakari Aguirre que años más tarde se despediría también con el equipo de Olabeaga de la competición oficial en un partido en el Campeonato Regional la temporada 1925-1926.

En los cuartos de final y semifinales con el mismo ímpetu y fuerza que en el Campeonato Regional, eliminó primero al equipo representante de la Federación Gallega, el Alfonso XIII de Pontevedra, (ganando 3-1 en San Mamés, perdiendo el segundo partido por 3-0 en Pontevedra, pero ganando el partido de desempate en la misma ciudad por 1-3); y después, en semifinales, a la Agrupación Deportiva Ferroviaria de Madrid, ganando por 3-5 en Madrid y empatando a 2 en San Mamés.

Por tanto, después de una temporada fantástica el Acero Club, en menos de cuatro años después de su fundación conseguía llegar a la final del Campeonato estatal de la Serie B, jugaría en Sevilla (pese a las protestas de los dos equipos por la distancia que debían recorrer para jugar la final, el coste del traslado para dos clubs incipientes y la temperatura que iba a hacer en la capital hispalense) frente al equipo navarro del Osasuna quien también se había armado con un equipo fantástico para esa temporada y que como señalábamos anteriormente tenía en sus filas al jugador de Ondarroa Juan Urquizu.

El equipo bilbaíno alineó entre sus filas a Santos; Abaytua, Varela; Bedoya (quien moriría pocos años después), Josetxu, Calero; Labaca, Julian, Quirós, Teófilo y Juanito, no pudiendo disponer de su medio centro y una de sus “estrellas” Gojenury. A pesar del tanto de Urquizu para Osasuna, el Acero Club ganaba el disputado encuentro con dos goles del delantero centro, codicioso y hábil, del club de Olabeaga, Quirós.

Así pues, el mismo día (4 de mayo de 1924) que el Real Unión de Irún vencía al Madrid FC en Atotxa proclamándose Campeón de Copa de la Serie A por 1 a 0, el Acero Club se convertía en Campeón estatal de la Serie B por primera y única vez en su historia.

El recibimiento fue apoteósico. Inmenso gentío esperaba la llegada de los jugadores en el “rápido” de Madrid. Había seis bandas de música además de una representación de todos los Clubs Deportivos de Bilbao, el Alcalde, los concejales y numeroso gentío. Entonando el famoso “Alirón”, la multitud llevó en volandas al equipo hasta varios coches que les pasearon por las calles de la Villa. La comitiva, después de un lunch en la sede de la Federación y entre constantes aplausos, a las nueve de la noche, fueron conducidos al muelle del Arenal, donde les esperaba una gabarra tirada de un remolcador, propiedad del Armador y “Sportmen” Manu de la Sota, a bordo del cual los jugadores se trasladaron al barrio de Olabeaga, dando comienzo a una tradición que ha permanecido en el tiempo. Numerosas personas a ambos lados de la ría ovacionaban el paso de los jugadores. Tal era la euforia que, a causa de la aglomeración, en Olabeaga se cayó a la ría el vecino Miguel Landa y como la marea estaba baja se pegó un fuerte golpe y tuvo que ser trasladado al hospital.

Nadie se acordaba de las penurias económicas que habían pasado para poder disputar la final. El Acero Club tuvo que pedir dinero a la Federación Vizcaína quien se lo concedió. Meses después ésta se lo pidió a la Federación Nacional (unas 17.000 ptas de entonces) y el conflicto se solucionó pagando las Federaciones el 50% cada una de ellas.

Ese año tampoco conseguirían subir a la serie A (no pudieron ganar al último clasificado de la primera categoría vizcaína, el Deusto) por lo que disputarían un año más la segunda categoría regional.

Tal y como sucediera el año anterior, el Acero disputó antes de la temporada numerosos partidos amistosos pues era reclamado por muchos equipos que querían medir fuerzas con el flamante vencedor estatal de la serie B. El Oviedo, el Deportivo de Logroño y viajaron hasta Tarrasa para disputar y ganar la Copa “Pilar Alonso” de la ciudad catalana.

En la Temporada 1924-1925, volvieron a ganar por tercera vez consecutiva el Campeonato Regional de Vizcaya, Serie B, consiguiendo participar en la liguilla de cuartos de final (se habían cambiado las normas del Campeonato estatal al haber más Federaciones) de tres equipos que se disputarían en acceso a semifinales de la serie B estatal.  El Acero estuvo encuadrado en el tercer grupo junto a los equipos de las Federaciones Guipuzcoanas y Cántabra, el Euskalduna de Rentería y el Racing de Reinosa. Tras un comienzo decepcionante con dos derrotas ante ellos pudo ganar los dos encuentros siguientes que no fueron suficientes para pasar de eliminatoria pues el equipo gipuzcoano había ganado 3 de los cuatro partidos disputados.

Después de esta decepción, el Acero Club disputó la promoción con el colista de la serie A regional, el Deusto una vez más, y después de tres emocionantes encuentros conseguía el ansiado ascenso a la máxima categoría regional. El Acero Club conseguía, después de ganar el primer encuentro por 3-1 en Chimbo-Ibarra, perder el segundo por 4-1 y ganar el tercero en Lasesarre por 4 a 0 en un partido excepcional, cumplimentar sus aspiraciones de poder disputar el Campeonato con los históricos Clubs vizcaínos Athletic y Arenas, con permiso de Barakaldo, Erandio o Sestao.

A finales de la exitosa temporada (1924-1925) y como premio a la temporada, poca gente sabe que el Acero pudo disputar en San Mamés un partido con la Selección Nacional en San Mamés como partido de preparación del equipo estatal antes de una gira por Austria y Hungría. El partido, aunque con las defensas cambiadas, se disputó a mediados de septiembre de 1925 con resultado de 2-1. La alineación de la selección fue Ertinza; Tasio, Madariaga (todos ellos del acero); Samitier, Gamborena, Peña; Pera, Cubells, Errazquin, Carmelo y Txirri. Por parte del Acero desconocemos su alineación pero como defensas actuaron Vallana y Juanin, y como portero Pedret.

Continuará….

Fin de la Parte I.

Jesús Larraza, un león caído ( I )

Como era habitual, el Athletic Club organizaba partidos internacionales amistosos con algún equipo extranjero de renombre. Para finales de Diciembre de 1921 se jugaron dos partidos con el Boldklubben of 1893 de Copenhague, con un triunfo 4-3 y una derrota 2-3 el segundo. En estos partidos estaba convocado un joven jugador que la anterior temporada había causado sensación en el equipo Baskonia de Basauri, llamado Jesús Larraza, pero no llegó a jugar finalmente. Durante los primeros días del recién estrenado 1922, y como continuación de los partidos disputados contra los daneses, el Athletic recibió en su feudo de San Mamés la visita del Sparta de Praga, flamante campeón checoslovaco y conocido en Europa como el “Sparta de hierro”. Los dos primeros partidos se disputaron el 1 y 6 de enero con saldo negativo (3-5 y 0-4) pero el tercer partido consiguieron una merecida victoria por 3-2. El Athletic alineó por primera vez a Jesús Larraza en su equipo titular que era el siguiente: Amann; Rousse, Beriguistain; Sabino, JM Belauste, Larraza; Germán, Eléxpuru, Carmelo, “Travieso” y Acedo.

Con relación a este partido cabe destacar, a modo de anécdota, el comportamiento antideportivo del conjunto checo, y en particular la de su capitán, Karel Pesek “Kada” quien se opuso a que se tirara un penalti a favor del Athletic por creer que había habido un fuera de juego previo de “travieso”. El árbitro, ante su comportamiento ordenó su expulsión y, entonces, la totalidad del equipo se dispuso a abandonar el terreno de juego. En vista que los austriacos no deponían su actitud de querer abandonar, el árbitro puso el balón en el punto de penalti y llamó a los jugadores del Athletic para su lanzamiento que fue materializado por Carmelo a puerta vacía. Al final se consiguió que el mencionado “Kada” abandonara el campo (con ayuda de unos guardias según parece aunque al final no tuvieron que actuar), se puso el balón en el punto central y parecía que el partido iba a continuar pues todos los jugadores checos habían regresado al campo. El línea checo (por aquel entonces solían ser los linieres jugadores de los dos equipos en partidos amistosos) quiso sustituirle pero el árbitro no lo permitió. Casi 25 minutos después el partido continuó y Larraza pudo completar su primer partido con el Athletic. El partido anterior contra el Sparta de Praga lo había arbitrado Rafael Moreno “Pichichi” quien casi dos meses después moriría conmocionando a todos los aficionados del Athletic.

El debut oficial de Larraza con su equipo fue 10 meses más tarde en el primer partido del Campeonato Regional de la temporada 1922/1923 contra el Arenas de Getxo (partido que también debutó oficialmente el delantero Félix Sesúmaga que había jugado anteriormente en el Arenas, el Barcelona y el Sama, y moriría dos años más tarde por tuberculosis). Durante estos meses había jugado muchos partidos amistosos (en aquella época ningún jugador podía jugar partido oficial antes de 6 meses de haber sido “fichado” desde otro equipo al considerársele amateur) como fueron los dos partidos contra la Real Sociedad en la inauguración del excelente campo polideportivo de Torrelavega o contra equipos como el Betis, Barakaldo, SV Furth o el Deusto, jugando siempre en la línea medular junto a Sabino ante la falta de JM Belauste que se encontraba en la desastrosa gira de la Euskal Selekzioa de verano de 1922 por Argentina que ya hablaremos en otro artículo.

Frederick Beaconsfield Pentland, más conocido como Mr. Pentland quien había firmado en Julio de 1922 contrato en Londres y  llegado a Bilbao para hacerse cargo del equipo, confió en él para dirigir al Athletic en esa temporada 1922/1923 desde el puesto de medio centro con apenas 19 años de edad y la difícil misión de sustituir al “gran” y mítico Belauste. Además fue elegido por la Federación vizcaína para disputar el campeonato interregional (copa disputada entre la Federaciones Regionales existentes) con hombres de la talla de Jauregui, Vallana, Careaga, Peña, Travieso, Germán o Acedo, si bien les eliminó la Federación Asturiana en la primera eliminatoria sería un fijo en años posteriores. Jugó también en Enero el partido amistoso internacional contra el Casuals con resultado final 4-4.  La temporada fue magnífica. El Athletic se hizo con el Campeonato Regional que le abrió las puertas a la participación de la Copa. Consiguieron 5 puntos de diferencia con el segundo clasificado, el Arenas de Getxo y 7 con el tercero, el Barakaldo. Solamente perdieron 1 partido y empataron otro, consiguiendo una magnífica marca de 33 goles a favor contra solamente 8 en contra. Mr. Pentland había conseguido construir un verdadero equipo que eliminaba las individualidades que tanto daño habían hecho el año anterior. Como anécdota en este campeonato regional también debutó en el Athletic el posterior lehendakari Jose Antonio Aguirre.

En el Campeonato de Copa, Larraza disputó todos los partidos de la Copa siendo sin duda la gran novedad de la temporada. El Madrid FC  fue un juguete en manos del Athletic, venciendo en Madrid por 1-3 con tres goles de Sesúmaga y por un rotundo 5-1 en San Mamés con dos goles de Laca, dos de “Travieso” y un gol de Larraza logrando su primer gol copero. En semifinales el Athletic se deshizo de la Real Sociedad, empatando en Donosti y derrotando a los guipuzcoanos en San Mamés por 2-0. Después de dejar en la cuneta al Madrid y Real Sociedad, jugó la final contra el Europa de Barcelona al que derrotó por 1-0 con gol de “Travieso” consiguiendo ser Campeón otra vez más. Un gran triunfo para celebrar las bodas de plata del Club que cumplía 25 años de vida.

Transcurrido poco menos de un mes desde la final del Campeonato de Copa, el 10 de Junio de 1923, el Athletic Club celebró sus bodas de plata con un amplio y variado programa cultural y deportivo, jugando Larraza en el partido que enfrentó al equipo con un combinado de jugadores de la talla de Zamora, Vallana, Arrate, Samitier, Bernabeu o Gamborenea. El Athletic ganó por 2 a 1.

Larraza tuvo gran protagonismo en el Athletic de la temporada 1923/1924, siendo presidente Ricardo de Irezábal, quien más adelante sería uno de los protagonistas de la gira mundial de la Euskal Selekzioa realizada en la guerra civil (1937-1939). Mr. Pentland le situó como medio izquierdo como su posición habitual si bien en algunos partidos como en la temporada anterior también participaba como Medio Centro, un puesto de mucha mayor responsabilidad. Cabe señalar que a principios de esta temporada y poco después de la inauguración del campo de la Llanas de Sestao, en Septiembre de 1923, donde Larraza consiguió un gol y el Athletic ganó 1-3, se produjo el golpe militar de Miguel Primo de Rivera prohibiendo el uso de banderas antipatrióticas y el uso de lenguas “regionales” entre otras acciones.

El Athletic consiguió ganar el Campeonato Regional por tres puntos de ventaja con el segundo, otra vez el histórico Arenas, con únicamente seis goles en contra en diez partidos disputados y perdiendo únicamente con el equipo arenero en Getxo por 2-1. Larraza consiguió 3 goles en este Campeonato siendo el más importante el gol logrado contra el Barakaldo en San Mamés que le dio la victoria por 1-0. Como anécdota, el Presidente Ricardo de Irezabal, al término del último partido del Campeonato contra el Deusto les regaló antes de iniciarse el partido unos cinturones con hebillas de oro que llevaban la insignia del Club y en cada uno de ellos la caricatura del jugador correspondiente.

En el posterior Campeonato de Copa, el Athletic fue eliminado por el Madrid en semifinales en el partido de desempate por 1-0. El recibimiento en Bilbao por parte de la afición fue apoteósico, como si hubieran ganado la final, y donde muchos jugadores del Athletic no pudieron contener las lágrimas de la emoción.

Para finalizar la temporada 1923/1924 el Athletic se enfrentó con la selección uruguaya que más tarde ganaría los juegos olímpicos de Paris meses más tarde con grandes jugadores como Andrade, “la perla negra”, o Petrone. Larraza disputó los dos partidos contra los uruguayos que finalizaron con derrotas para los rojiblancos por 1-2 y 0-2, donde Larraza metió el gol el primer partido y falló un penalti en el segundo.

Larraza ya era considerado como un buen medio centro, duro, valiente e incansable, buen chutador que dominaba tanto el pase largo como el corto que jugaba muy bien de cabeza., a pesar de su juventud 20 años. Por ello, y ante la baja del asturiano Meana, fue convocado para los juegos olímpicos de París en Mayo de 1924, junto a hombres de la talla de Zamora, Vallana, Peña, Gamborena, Carmelo, Chirri I, Samitier, JM Belauste o Acedo entre otros. Italia les eliminó en el primer partido tras un fallo de Vallana a la hora de despejar un balón que finalmente entro en la portería de Zamora y muchas de las críticas fueron para un joven Larraza pues no se entendía su titularidad por delante de hombres más experimentados que él en este tipo de partidos.

Fin de la Parte I – Jesús Larraza, un león caído ( I )

Continuación en Jesús Larraza, un león caído ( II )PINCHA AQUI