Once Leones, Bilbao, Febrero 1902.

Contemplamos Bilbao a orillas del Nervión Ibaizabal, rodeado de nuevas alturas, viendo ascender al cielo el humo de las fundiciones, sintiendo la velocidad de los trenes y tranvías, admirando la ría cubierta de vapores de diversas banderas, presenciando el trabajo de los cargadores, siguiendo con la vista los volquetes colmados de mineral y escuchando el ritmo del trabajo, la colosal sinfonía del progreso que se traducían en improvisadas notas, los émbolos con su vaivén, las bielas con su nervioso empuje, las ruedas dentadas con formidable estrépito, el vapor que rugía, el silbato que gritaba, las sirenas que ensordecían y centenares de obreros que daban al cuadro la pincelada humana, la figura que animaba todo el paisaje, el espíritu que vivificaba aquella materia inmensa, puesta en vertiginoso movimiento.

Era un Bilbao “moderno” que en un cuarto de siglo había pasado de 37.000 habitantes a 80.000 cambiando la vida bilbaína. El proyecto del ensanche de Achúcarro, Alzola y Hoffmeyer se estaba quedando pequeño.  El Teatro de Arriaga, el edificio de la Diputación de Bizkaia, la construcción del “Nuevo” Santo Hospital en el barrio de Basurto se estaba construyendo, la iglesia del Sagrado Corazón, el Banco de Bilbao y numerosos soberbios edificios particulares de la burguesía bilbaína iban poblando la Gran Vía Don Diego López de Haro y calles afluentes. El Puente Colgante. Se acababa de construir un nuevo faro en Punta Galea en Getxo. La luz del antiguo faro se confundía con las luces de los nuevos Altos Hornos. Se proyectaba un nuevo puente para conectar el Casco Viejo con el ensanche. Se habían llevado a cabo numerosos trabajos de saneamiento con establecimiento de desagües e instalación de servicios higiénicos en los edificios habían cambiado totalmente las condiciones de la Villa de Bilbao.

Pero entre todo este progreso, antes de uno de sus partidos contra su “rival” el Bilbao FC., los once leones del “Athletic-Club” entrenaban y “progresaban”.  Ellos eran:

Alejandro Acha (guardameta). – Bilbaíno de 23 años de edad y consumado jugador. Era también un verdadero sportman, pues cultivaba casi todos los deportes, sobresaliendo en ciclismo y football.

Alfredo Eduardo Mills (zaguero). – Era el único inglés que jugaba en el “Atlhetic” de Bilbao. Su juego de ataque era terrible y sus certeras patadas a la meta admiradas por todos. También era buen ciclista y uno de los que introdujeron el football en Bilbao. Tenía 26 años.

Pedro de Larrañaga (zaguero).– Hijo de Portugalete, tenía 19 años y empezaba a jugar a football el año 1898 en Newcastle-on-Tine (Inglaterra). Su juego era elegante y seguro, apenas hacía uso de las cargas, pues con sus inimitables driblings deshacía las combinaciones contrarias.

Luis Silva (medio).– Bilbaíno y de 23 años. Empezó a jugar en Bayona, fué uno de los fundadores del “Atlhetic”, y era un medio incansable, siendo su juego fuerte y seguro. Era también ciclista distinguido entre los muchos que en la heroica villa pertenecían a la “U. V. E.”

Gregorio Eguren (medio).- También de Bilbao, y de 27 años. Empezó a jugar en Manchester, pertenece al 2.° bando del “Atlhetic” y era sustituto en el primer equipo. Su fuerte eran las cargas, haciendo rodar muy a menudo a sus contrarios por el suelo, aunque acompañándoles muchas veces en la descensión.

Enrique Goiri (medio).- Bilbaíno; 24 años. Buen ciclista y mejor gimnasta, practica muchos deportes y era poseedor de varios honrosos premios. En football su fuerte era el medioderecha pero jugaba bien en todas partes.

José M.° Barquín (delantero).- Bilbaíno y no pasaba de los 23 años. Era un incansable sportman, que desde su estancia en Dunfries (Inglaterra) venía dedicándose a toda clase de deportes, llevando su afán hasta el extremo de querer casarse, batiendo así el record del valor (enhorabuena).

Mario Arana (delantero).- Bilbaino, de 19 años y capitán. En Dunfries jugaba de zaguero. Era un sportman por todo lo alto, poseía varios premios y era socio también de la “U. y. E.” como buen ciclista. Su juego en foot-ball era hábil y fresco, distinguiéndose por sus excelentes pases.

Ramón Silva (delantero).- Era también de la Muy Noble, Muy Leal e Invicta Villa, y el jugador más joven del primer bando. Su juego estaba lleno de adornos y travesuras, siendo muy vigilado por sus contrarios, que sabían como las gastaba. Como buen ciclista, su nombre tampoco faltaba en las listas de la “U. V. E.”

Juan de Astorquia (delantero).– Jugó cuatro años en Inglaterra con los campeones, de cuyo once fue vice-capitán. Era un jugador de todo corazón, y aunque en todas partes lucía, su puesto favorito era zaguero-izquierdo, por la seguridad de sus patadas y la energía de sus cargas. Poseía seis medallas de oro ganadas en honrosas lides, y otros premios. Además de sportman, era un atleta en toda la extensión de la palabra. Hijo de Bilbao y 23 años de edad.

Alejandro de la Sota (delantero).– Era también hijo del pueblo y cuenta 21 años. Empezó a jugar football en Plymouth (Inglaterra). Su juego era en extremo elegante y brioso, distinguiéndose grandemente por su ligereza al llevar el pelotón y por sus fuertes cargas, dadas en toda ley. También pedaleaba y pertenecía a la “U. y. E.”, cuyo número de socios en la IV Región sesuía en progresión ascendente.

Ellos formaban en Febrero de 1902 el Athletic-Club antes de convertirse en el Bizcaya.

Próximamente … El Bilbao FC.

Cecilio Ibarreche

Cecilio Ibarreche

Debutó oficialmente con el Athletic el 17 de marzo de 1913, aunque anteriormente ya había jugado con el equipo algún partido amistoso, con una victoria aplastante del Athletic Club al Real Madrid por 3 a 0 en semifinales de la Copa. En aquel partido debutaron otros ilustres rojiblancos como Solaun, Eguía, Acedo, “Pichichi”, Cortadi y Pinillos.

Con solamente 20 años se hacía con la titularidad de la portería rojiblanca ese mismo año haciendo olvidar a su predecesor Luis Astorquia, hermano de Juan Astorquia mito fundacional del Athletic Club, y no la abandonaría hasta 1918. Fue portero titular durante 6 temporadas, tanto con el entrenador inglés Mr. Shepherd como con Mr. Barness, disputando 47 partidos con el equipo de Bilbao.

Con el equipo rojiblanco formó parte de un equipo espectacular en donde coincidió con jugadores como el malogrado Rafael Moreno “Pichichi”, los hermanos Jose Mari y Ramón Belaustegigoitia, Félix Zubizarreta, Esteban Eguía y Germán Etxebarria “Maneras” entre otros, tal y como aparece representado en un famoso dibujo representativo del Athletic Club del pintor José Orue.

Conformó una muralla defensiva junto a los “backs” Hurtado y Solaun casi inexpugnable para los contrarios. Durante 3 temporadas consecutivas lo ganaron todo, siendo campeones en los campeonatos regionales y estatales desde 1914 hasta 1916, logrando así que el trofeo pasara a ser propiedad del Athletic Club al proclamarse campeón durante tres años consecutivos, y consiguieron que ningún equipo ganara en San Mames hasta Marzo de 1917 casi cuatro años después de su inauguración.

1914 ATHLETIC CAMPEON DEL NORTE

Famoso por su gran altura (sobrepasaba el metro noventa), sus largos brazos, enormes manos, su serenidad y valentía, cualidades indispensables en aquella época donde la delantera se componía de 5 jugadores. Para Ibarreche, como portero, todo elogio era poco. En todos los partidos rayaba a inconmensurable altura. Las manos de Ibarreche surgían de improviso en el sitio de peligro salvando la situación de las eventuales deficiencias de los “backs”. Era un “porterazo” que lo paraba todo o lo despejaba a corner pero nunca se la entregaba al contrario.

Había una canción de la época que decía “Ay, Cecilio, Cecilio Ibarreche / están echando pestes / los de San Sebastián / y es seguro que p’aliviar penas / le nombran al Arenas / la sucursal.” El soporte melódico había sido sacado de un chotis que la tonadillera Emilia Bracamonte había popularizado en el viejo Salón Vizcaya.

Estuvo presente en todos los partidos importantes de la época como la inauguración de San Mamés el 21 de Agosto de 1913 contra el Racing de Irún; el partido inaugural de Atotxa de Donosti el 5 de octubre de 1913; los dos primeros partidos de la Selección Vasca en enero y febrero de 1915, este último sustituyendo en el segundo tiempo a Eizaguirre; las tres finales de copa ganadas antes mencionadas y otra perdida contra el Racing de Irún 6 días después de su debut con el Athletic; las goleadas al Barcelona en diciembre de 1916 (9-1 y 8-0) o al Vigo Sporting en semifinales de Copa de 1914 (11-0) donde era mero espectador; y numerosos, apasionantes y disputados derbys de la época con los grandes y gloriosos equipos vascos como el Arenas, Real Unión y Real Sociedad.

1915 SELECCION VASCA ENERO

Primera Selección Vasca en Enero de 1915.-

Como ejemplo de rivalidad y lucha en esos derbys, en enero de 1917, un 21 de enero Ibarreche ayudó a un árbitro, llamado Sr. German del Real Unión de Irún que anteriormente ya había comentado que nunca arbitraría un partido en Bizkaia, sujetando a un individuo que había saltado al campo para pegarle en un partido del campeonato regional Arenas-Athletic mientras Belauste defendía al árbitro de la entrada general del público al campo, refugiándose éste en el vestuario dando por finalizado el partido. Según cuentan las crónicas, ese día por la mañana ya había empezado mal porque en el mismo campo de Jolaseta en el partido de segunda categoría jugado entre el Deusto y Erandio, sin saberse la causa, se pegaron jugadores y público, llegando al extremo de que un cafre trató de agredir con una navaja al árbitro Sr. Pacheco, quien gracias a la ligereza de sus piernas pudo librarse de la agresión.

Como otros famosos jugadores de fútbol, como por ejemplo Acedo, Laca o el famoso Luis Arana, portero y presidente del Bilbao FC y portero del Athletic una vez efectuada la unión con el Bizcaya, aprovechando su tirón deportivo abrió una tienda de artículos deportivos para gente adinerada de Bilbao.

Abandonó el Athletic Club (junto con sus compañeros Solana y Eguía) a finales de 1917 pero siguió unos años más vinculado al fútbol como árbitro. Esto era bastante habitual en la época pues quien mejor que los propios jugadores conocían la reglamentación del juego del “football”.

1917 CECILIO IBARRECHE

Muchos otros jugadores del Athletic lo habían hecho antes y lo harían después; como Juan Arzuaga quien llegó a ser Presidente del Colegio de árbitros y al que Ibarreche en Noviembre de 1920 en un partido Racing-Athletic en los Campos de Sport del Sardinero también tuvo que ayudarle de un linchamiento del público por pitar claramente a favor del Athletic según cuentan las crónicas, y recordado por los aficionados del Athletic en su etapa de jugador del equipo rojiblanco por haber fallado queriendo un penalti pitado injustamente en el campeonato de copa de 1907; o como “Pichichi” que acabó arbitrando los últimos años de su vida con más pena que gloria según cuentan las crónicas.

Si Ibarreche fue un gran portero como árbitro era excelente. Con decir que Ibarreche había pitado el partido estaba todo dicho. Tenía fama de imparcial, justiciero, inteligente, con mucha vista y enérgico, dejando satisfechos a vencedores y vencidos. El público le aplaudía más de una vez. Era el “As” de los árbitros vizcaínos y demostró más de una vez que se podía haber sido jugador de un Club y luego árbitro imparcial, aunque jueguen sus antiguos compañeros. Y eso que árbitrar en aquella época no era fácil como ya hemos relatado anteriormente.

Llegó a arbitrar numerosos partidos de la época y todos los equipos querían su arbitraje por su merecida fama. Entre otros partidos arbitró el partido entre las Selecciones de Gipuzkoa y Bizkaia en Diciembre de 1919, dos partidos preparatorios para los Juegos Olímpicos de Amberes en Julio de 1920, los partidos del Athletic-Club contra el Amateure Wiener en Diciembre de 1922 y llegó hasta a arbitrar un partido junto a Mr. Pentland en Enero de 1923 que enfrentaba al Athletic contra el Casuals-Corinthians.

Una vez abandonada la portería del Athletic y su carrera dentro del arbitraje fue Jefe de Talleres en La Naval de Sestao dedicando su vida a los barcos. Hombre serio, de carácter humano especial y responsable, un vasco auténtico según decían sus compañeros. Murió en Bilbao el 2 de mayo de 1961 a la edad de 69 años.

Cecilio Ibarreche. El larguero de San Mamés debería tener grabado tu nombre.

tarjetas bilbaokickback tz

FICHA PERSONAL:

  • Nombre completo: Cecilio Ibarreche Aranburu.
  • Nombre futbolístico: IBARRECHE.
  • Demarcación: Portero.
  • Nacimiento: Bilbao, 14 de Abril de 1.892.
  • Fallecimiento: Bilbao, 02 de Abril de 1.961.

FICHA PROFESIONAL:

CLUBES:

  • Athletic Club, 1912/1918
  • Debut Oficial: 17 de Marzo de 1913
  • Partidos Jugados: 47 partidos.
  • Goles: 0 goles.
  • Partidos con la EuskalSelekzioa: 2 Partidos.

PALMARES:

  • 1913/1914: Campeonato Regional.
  • 1913/1914: Copa 1914.
  • 1914/1915: Campeonato Regional.
  • 1914/1915: Copa 1915.
  • 1915/1916: Campeonato Regional.
  • 1915/1916: Copa 1916.

tarjetas bilbaokickback tz