“Memorias de un Athleticzale” 001 – El Campo del Athletic de José Arrúe. (1913)

La lentitud con que se estaban procediendo al cambio de pavimento en la calle del Arenal, era una cosa ya vergonzosa y hasta irritante. No había derecho ni fuerza mayor ninguna, que pudiera justificar el que una de las principales vías de nuestra villa permaneciera día tras día, poco menos que interceptada para la circulación, con perjuicios evidentes para el tráfico rodado e incluso para los transeúntes, a quienes se les dificultaba el paso a la calle Correo y se les molestaba al subir y bajar de los tranvías.

Aquella mañana acompañaba a Ramón Belausteguigoitia, el famoso delantero izquierdo del Athletic, a la clínica del notable especialista de huesos y articulaciones del doctor Musatadi, para que el rojiblanco se sometiera a un tratamiento especial con objeto de curarse rápidamente la fuerte contusión que el día pasado, en un partido contra el Arenas, había recibido en la rodilla izquierda y así poder participar en el próximo campeonato de Copa que se iba a disputar en unos días en Madrid. La Copa de 1913 debería volver a Bilbao, su casa.

Hermananos Belauste

Los hermanos Ramón y Joshe Mari Belaustegigoitia.-

Mientras Ramón subía al primero izquierda del nº 6 de la Gran Vía bilbaína a pasar consulta, yo prolongué mi paseo hasta el nº 20 donde se encontraba el taller fotográfico de la Compañía General de Material Fotográfico Lux, del fotógrafo García-Razquin y Manuel Torcida Torre un santanderino afincado en Bilbao a quien a finales del siglo XIX los hermanos Lumière lo habían persuadido para que instalase una representación de su firma en la villa.

Cuando vi agitarse a la multitud en la Gran Vía, ante el salón de la Casa Lux, no podía menos que extrañarme. No creía que Pepe Arrúe, nuestro gran pintor humorista, terminara tan pronto el cuadro que el Athletic le había encomendado.

Se trataba de una verdadera obra de arte. Era el campo del Athletic tal y como sería cuando quedase terminado, allá por el mes de Abril según las estimaciones previstas de la Junta directiva del equipo de Hurtado Amézaga.

1913 CAMPO DEL ATHLETIC

Campo del Athletic. José Arrúe Valle (1913).-

El cuadro representaba el gran paisaje que se extendía frente a la Misericordia, pero su asunto preferente era el campo de foot-ball que estaba construyendo el Athletic. Tenía encantos de la perspectiva, pero también el atractivo del detalle. Se estaba jugando un partido. La bandera rojiblanca del Club ondeaba al viento. Se advertía en los jugadores todas las bellas actitudes del juego. Pero lo que maravilla era aquel apiñado de gente que había en la parte de general. Me habían dicho que había más de mil personas, todas perfectamente dibujadas, en aquel reducido espacio. Verdadera labor china, que requería habilidad como paciencia.

El fondo del cuadro no era menos sugestivo. Imposible interpretar mejor aquel paisaje campesino con sus grandes perspectivas, sus árboles, caseríos, el sombrío color de sus montañas. Ilumina el cuadro una luz llena de matices, dominando ese verde agrío, tan propio de nuestros paisajes.

El autor de El baile, La romería y tantas y tantas otras clásicas obras, había idealizado nuestro futuro campo. Por lo que se veía, había de resultar una cosa preciosa. Las localidades de general y preferencia quedarían a bastante más altura que el campo. Era el ideal de todo terreno. Además, entre esta última y la tribuna, existía un espacioso paseo rodeado de jardincillos, a la inglesa. Llamaba la atención la espaciosa tribuna con sus elegantes columnas y su armonioso conjunto.

Se podía felicitar efusivamente una vez más a la junta Athlética por su feliz iniciativa. Sin dudar, el cuadro de Arrúe habría de ser el más precioso adorno de su sede para el resto de su historia.

Cuando regresaba al encuentro de Ramón, quien, por aquel entonces, estaba realizando el servicio militar, recordé cuando vi a Pepe Arrúe por primera vez. Era otoño de 1909 y, después de comer, nos dirigimos una decena de amigos a la plaza de Indautxu dispuestos a aplaudir las proezas de dos debutantes matadores de toros. Pepe Arrúe se vestía de luces, verde y oro, por primera vez en una becerrada dispuesta por el célebre Cocherito de Murcia con la colaboración de Recajo. Se lidiaron cuatro novillos que, al parecer, serían toretes con el tiempo y que estaban pidiendo a voces la Nesfarina o la Emulsión de Scott.

Arrúe manejó algo mejor que su compañero Mogrovejo la muleta y parecía saber para que servía el trapo. A su primero le dio media estocada aceptable y un descabello. Hubo muchos aplausos a la simpatía. A su segundo lo mató de varios pinchazos y media estocada buena y un descabello después de varios intentos. En una de las embestidas el astado se llevó por delante al matador sin mayores consecuencias.

1909 ARRUE Y MOGROVEJO

José Arrue, izquierda, y Mogrovejo en 1909.

Sin lugar a dudas, Arrúe manejaba mucho mejor el pincel que el estoque según lo demostraría años después. Ya por entonces se dedicaba a dar clases de dibujo de figura en la Escuela de Artes y Oficios que se hallaba situado en el antiguo Colegio de San Andrés, hoy sede del Museo Vasco, en pleno Casco Viejo. Al año siguiente, curso 1910-11, la Escuela se trasladaría al edificio de los Santos Juanes de Atxuri, vacante en aquel momento por el traslado del Hospital a su actual emplazamiento en Basurto en los aledaños del Campo de San Mamés.

Vicente Lekunberri. Cómo ir a la final de Copa de Barcelona por 2 pesetas.

Entrevista aparecida en el periódico deportivo Excelsius después de la final ganada `por el Athletic en Barcelona contra el Madrid FC en 1933.

Vicente Lekunberri (Mutriku) es este muchacho rubio que tienen aquí fotografiado. Y cuando estas columnas se abren para él es porque ha hecho algo que creemos suficiente para merecer tal honor.

vicente lekunberri

Llevado por su entusiasmo por el Athletic y de un pensamiento “cocido” en pocos instantes, se dedicó a realizar una expedición que, serenamente meditada, se le hubiera presentado como poco menos que imposible.

Pero ¿qué dificultades puede ver un “hincha” athlético cegado por su entusiasmo? Este no vió más que un camino para Barcelona: la carretera. Y en Barcelona no había para él más que un objeto: presenciar la final.

Él no tiene la culpa de no poder viajar en “pulman”, ni que Barcelona se halle separada de Bilbao por más de 600 kilómetros. Pero tiene ánimos y resolución para vencer dificultades. Y tenía por delante siete días. Y dos pesetas ¡dos!, en el bolsillo.

  • Salí de Olabeaga – responde a nuestras preguntas – el martes camino de Barcelona, encontrándome para la noche en Vitoria. Allí consumí más de la mitad de mi capital, pues fui al cine y me compré unos helados.
  • ¿Y Comer?
  • No me convenía acordarme de comer. Salí del cine – agrega – y anduve, anduve, … y dormí. Desperté más tarde con un hambre de canes, sin que, aun cuando lo pretendía, la pudiera olvidar. Logré – sigue diciéndonos – penetrar en un tren de viajeros, y allí comí y bebí.
  • ¿…?
  • Sí, me trataron muy bien. Un señor me dio tabaco; otro dos pesetas, y un tercero, un periódico. Bajé más tarde de aquel tren y esperé una camioneta. Y así, alternando estos tres medios de locomoción – los pies, el tren y los camiones – llegué a Lérida, por donde más tarde pasaban los jugadores camino del triunfo. Sentía hambre. Accedí a un convento, donde me dieron de comer.
  • ¿…?
  • En Barcelona todo fue coser y cantar, sobre todo después del partido. Allí me proporcionaron entrada y dinero. Tanto que creyéndome poderoso, me permití tener bajo mis pies a un hombre unos minutos.
  • ¿…?
  • Sí, a un limpianotas.
  • ¿…?
  • La vuelta fue apoteósica. Vine en tren con los equipiers, pero ya sin jugar al escondite con los interventores. Y el año que viene …
  • ¿…?
  • También iré donde vaya el Athletic a jugar la final – nos dice convencido.
  • ¿En las mismas condiciones?
  • En las que sean.

E instintivamente levanta un pie como si shotara a un balón invisible, para incrustarlo en la meta del equipo que ha de jugar la próxima final con los bilbaínos.

Menuda Crack el Vicente!!! 

El primer derby cumple 110 años (1905).-

El fútbol iba adquiriendo preponderancia como espectáculo y como deporte. El Athletic seguía avanzando en la lucha que un día de 1898 iniciaran Arana, Larrañaga, Silva, Astorquia, Sota, Ansoleaga, etc.. Y el pueblo bilbaíno depositaba en “sus” chicos un poco de atención y de fe victoriosa. Porque el fútbol no era sólo la lucha de once contra once, sino de un pueblo contra otro, de una región contra otra región.

Athletic 1905 2

En marzo de 1905, el Athletic y The Union seguían organizando partidos amistosos como preparación a la disputa de la Copa de ese mismo año que se jugaría una vez más en Madrid el mes siguiente.

Así pues, el día 25, en el expreso de Donosti llegaron a las tres y media de la tarde los “distinguidos” jóvenes donostiarras que componían el team que por aquel entonces se denominaba Recreation Club San Sebastián que se había fundado un año antes. Algunos jugadores y varios socios del Athletic, esperaron a los donostiarras, y se dirigieron, después de las presentaciones y saludos indispensables, al Hotel Catalina, donde se iban a hospedar los jóvenes deportistas.

La expectación que el partido había despertado entre los aficionados fue la causa de que, a pesar de lo inseguro del tiempo, el campo de Lamiako estuviera concurridísimo a las cuatro y cuarto en punto del día siguiente, el 26 de marzo. El “inteligente” aficionado Mutiozabal, que actuaba de referee, dió a los jugadores la orden de formar, quedando alineados de la siguiente forma:

Recreation Club San Sebastián (Verde y amarillo)

Calisalvo; Artola, Arzuaga; Perojo, Foster, Aurrecoetxea; Sena, Minondo, Solana, Regalado y Gil.

Athletic Club Bilbao (Azul y blanco)

Acha; Irizar, Amann; Cockran, García, Luis Silva; Davies, Mario Arana, Dyer, Larrea y Sota.

Correspondió la salida a San Sebastián, que con una preciosa combinación, consiguió acercarse al gol contrario, siendo rechazados por las defensas. Desde el primer momento pudo apreciarse que los jugadores donostiarras se combinaban muy bien y que el partido había de resultar competidísimo. La lucha durante los primeros diez minutos fue muy movida, y ninguno de los dos bandos parecía dispuesto a dejarse dominar. Larrea estuvo a punto de hacer un goal, pero Arzuaga consiguió lanzar la pelota al campo contrario. Siguió la lucha cada vez más interesante, distinguiéndose sobremanera el “medio” Foster.

Los delanteros donostiarras consiguieron dominar por algún tiempo; pero “Luisito” Silva, que estaba jugando muy bien, detenía el arranque de los donostiarras. Davies hacía “driblins” preciosísimos que entusiasmaban al público y pasada la pelota Sota tiró un bonito centro sin resultado. Foster que está en todas partes, animaba a sus jugadores con arrancadas de verdadero mérito, que detienían Silva y García, muy bien colocados. Los delanteros bilbaínos empiezaban a combinarse y en una de sus arrancadas Larrea tiró la pelota por bajo, que valía el primer gol a los bilbaínos.

Colocada la pelota en el centro, salió San Sebastián, que lejos de desanimarse parece dispuesto a la revancha. Cockran jugaba muy bien y entregó la pelota a Davies que dribló admirablemente, rematando con un gran “Shoot” que salva con la cabeza el medio centro Foster, que estuvo oportunísimo. Los de Bilbao dominaron en este tiempo y atacaron con grandes bríos al gol, armándose en dos ocasiones grandes barullos en la puerta donostiarra, distinguiéndose Arzuaga en la defensa.

El partido siguió reñidísimo y cuando faltaba poco para terminar el primer tiempo Mario Arana, quien años después sería alcalde de Bilbao, estuvo a punto de meter con la cabeza el segundo gol que rechaza el portero donostiarra Calisalvo. Alejandro Sota, quien años después sería presidente del Athletic, tiró un gran “shoot” que pegó en el palo del goal y a los pocos momentos el referee ordenó el descanso.

Los comentarios que se hicieron durante este tiempo por los aficionados fueron animadísimos y todos coinciden en afirmar que el “team” de San Sebastián era muy completo y siendo las fuerzas tan iguales, la segunda parte tenía que resultar competidísima.

Formados de nuevo los jugadores, salió el Athletic y a los cinco minutos, en una salida que hace el goalkeeper bilbaíno, consiguieron los donostiarras meter su primer gol. Empatados los bandos a un gol el entusiasmo del público subió de punto y el arranque de los jugadores aumentó por momentos.

Larrea, que había cambiado el puesto en el 2º tiempo a exterior derecha, lanzo un “shoot” colosal que rechaza Calisalvo, que estuvo acertadísimo, consiguiendo librarse de las caricias de Dyer que pretendía cargar al golkeeper. Los bilbaínos dominaban el partido, pero Arzuaga y Foster se encargaron de rechazar sus ataques. Larrea jugó en el segundo tiempo de manera colosal, pero los delanteros centros de Bilbao no aprovechaban sus patadas. Se animó San Sebastián y consigue atacar en varias ocasiones al gol contrario. Cockran estuvo admirable, jugando lo mismo con la cabeza que con los pies. Larrea que driblaba de un modo magistral, volvió a acercarse al gol, lanzando un centro que valía cualquier cosa y que rechazaron las defensas donostiarras.

El partido resultó muy competido y los jugadores estaban incansables. En una pillada de la defensa bilbaína, uno de los delanteros donostiarras cogió la pelota, el referee silvó y Acha, dándose por enterado del aviso del referee, dejó pasar la pelota que lanzó el delantero que estada en “offsie”, por lo que el gol no fue válido.

Los bilbaínos dominaron por completo en la última parte del partido, que fue la más animada. Larrea siguió jugando muy bien y corrió admirablemente la pelota por toda la línea, terminando con centros que, de haber estado oportunos los delanteros centros del Athletic hubieran sido gol en más de una ocasión.

Terminado el tiempo el referee, debido a algunos accidentes sin importancia ocurridos en el curso del partido se perdieron algunos minutos, cumpliendo lo que ordena el reglamento del juego, dispuso que continuara la lucha, que dió por terminada a los pocos minutos.

El partido resultó muy superior y fue, sin disputa, el mejor que se había jugado en los campos de Lamiako, con sociedades de fuera de Bilbao.

Los dos goles del tioabuelo de Letizia al Athletic.

El 14 de enero de 1940, hace hoy 75 años, se disputaba en San Mames el partido correspondiente a la séptima jornada de la restaurada Liga de Primera División 1939/40 donde se enfrentaban el Athletic Club y el FC Barcelona. El resultado final fue de 7-5 a favor del equipo rojiblanco que, después de ir ganando 7-2 y tras la lesión de Urra quien tuvo que abandonar el campo, cedió terreno.

Al descanso los contendientes se fueron con un marcador de 3 a 1 a favor de los Leones con goles del durangués Patxi Gárate (2) y Panizo. El gol del equipo culé fue conseguido por un jugador que debutaba con el equipo blaugrana en este partido, Juan Rocasolano Camacho, el tío abuelo de la princesa Letizia.

1940 ROCASOLANO

Rocasolano II, el tioabuelo de Letizia. Agachado en el centro.

Juan Rocasolano, conocido en el mundo del fútbol por Rocasolano II (su hermano mayor Blas también jugaba al futbol), tras jugar en la Cultural Leonesa en la temporada 1931/32 fichó por el Real Betis, debutando en la Primera División el 12 de diciembre de 1932 con apenas 19 años contra la Real Sociedad (consiguiendo dos goles). En el equipo bético coincidiría con su hermano Blas. Posteriormente jugó en el Club Hispano de Castrillón (1934/35), FC Melilla (con el que ganó el campeonato de Marruecos), Mirandilla FC de Cádiz (1935/36), CD Nacional de Madrid (paso efímero) y Granollers (1936/37). La Guerra Civil frenó su carrera y regresó a Madrid, donde sus padres regentaban una ferretería. Volvió a la actividad cuando finalizó la contienda fichando por el  Cartagena FC (1939/40), desde donde pasó al Real Murcia (también en el curso 1939/40) con el que ganó la Segunda división en la temporada 1939/40.

Al finalizar dicha temporada se fue traspasado al FC Barcelona, que estaba recomponiendo su plantilla después de la Guerra Civil, debutando en San Mames y consiguiendo un gol como decíamos contra el Athletic Club el 14 de enero de 1940. Tras no gozar de muchos minutos, únicamente estaría en el equipo blaugrana cinco meses,  se fue al equipo balear CD Constancia y finalmente a la SD Ponferradina, equipo en el que se retiró en 1945.

Pero el gol que metería en este partido a Jose Antonio Barrie por aquel entonces portero del Athletic Club no fue el único que nuestro “Real” protagonista había conseguido encajar al equipo de San Mamés. Años antes, en la temporada 1932/33, un 29 de enero de 1933, Jose Luis Ispizua sería batido también por Rocasolano II quien por aquel entonces militaba en el Real Betis de Patrick O’conell. El resultado de aquel partido también sería favorable al equipo que entrenaba Mr. Pentland por 1-5 con goles rojiblancos de Unamuno (2), Lafuente, Iraragorri y Gorostiza.

Los dos goles del tioabuelo de Letizia al Athletic.

Iraragorri. El regalo de Reyes de Mr. Pentland.

El 5 de Enero de 1930, hace 85 años, debutaba de la mano de Mr. Pentland en el primer equipo del Athletic, un jóven de Galdakao llamado “Josetxu” Iraragorri, dando así inicio a la denominada “Primera Delantera Histórica” que conseguiría en años posteriores grandes éxitos para el equipo rojiblanco. Era el regalo de Reyes de Mr. Pentland.

El público no faltaba a su cita en San Mamés y los aficionados cada día de partido llenaban de ambiente la Gran Vía mientras se dirigían al partido. Vicente “Jaungoikoa” Alayo, tenía que acondicionar sus camiones y camionetas, habitualmente dedicadas al transporte de mercancías, para trasladar al público haciéndoles una dura competencia a los taxistas.

Hacía casi un mes, el 1 de diciembre de 1.929, en el primer partido de liga contra el Real Madrid se había inaugurado la cubierta de la grada sur o grada de Capuchinos mejorando la comodidad de los sufridos espectadores de las localidades más baratas del campo. El abono mensual para la nueva grada cubierta se estableció en seis pesetas.

El Athletic iba a disputar el sexto partido de la segunda Liga. Hasta entonces, solamente se había conseguido una victoria (contra el Real Madrid en San Mamés en el primer partido de Liga) y cinco empates. La inclusión del nuevo fichaje del Barakaldo de Agustín Sauto Arana “Bata” como interior derecha acompañando a Lafuente como extremo no estaba dando los frutos deseados. No se perdían los partidos pero tampoco se ganaban y el FC Barcelona, ganador de la anterior Liga, se escapaba en la clasificación general. La solución que Mr. Pentland tenía en la chistera en el bombín sería fundamental para la consecución de la primera Liga para el Club rojiblanco.

Un joven de Galdakao, llamado Josetxu Iraragorri Ealo, de apenas 17 años estaba despuntando en el equipo de reservas del Athletic. Tenía una gran visión de juego y, lo que era mejor todavía, un disparo demoledor. Estaba dentro de las filas del Athletic desde Agosto de 1928 y provenía del Deportivo Galdácano. Mr. Pentland, a pesar de su edad, decidió que ya estaba preparado para subir al primer equipo. Era su regalo de reyes para la parroquia de San Mamés.

IRARAGORRI EN 1930

Iraragorri contra el Barcelona (1930)

Así fue, entonces, como un 5 de enero de 1930, tarde de reyes, hace 85 años debutaba en partido oficial el “Txato de Galdakao” junto a los ya titulares Lafuente, Unamuno I, Txirri II y el recientemente fichado Gorostiza. La primera delantera histórica del Athletic estaba preparada para debutar e iniciar la leyenda. El rival era el temible Real Unión que tenía entre sus filas jugadores de la talla de Emery (abuelo del entrenador del Sevilla), René Petit, Ganborena, Luis Regueiro, Urtizberea o Garmendia.

A pesar del frío, hacía una tarde espléndida y había una gran entrada. Apenas se habían disputado 12 minutos cuando el medio centro rojiblanco Muguerza pasaba adelantado a Unamuno a quien una entrada de Berges le hacía caer al suelo. Txirri II, el cerebro de las medias caídas, aprovechó que el balón quedaba suelto y lanzó un gran tiro desde fuera del área que entró por un ángulo sin que el gran Emery pudiera hacer nada. Un minuto después, otra vez Txirri II hizo un pase a Lafuente por la derecha, éste realiza un centro característico y el propio Txirri II cabeceó a la red subiendo el segundo gol al marcador. Cinco minutos después, otra vez Txirri II pasaba esta vez a la izquierda, donde se encontraba Gorostiza quien disparaba dando en el travesaño y Unamuno atento remataba a la red. El público estaba encantado. No habían pasado 20 minutos del encuentro y el Athletic ganaba 3 a 0.

txirri ii

Txirri II, el cerebro de las medias caídas.

Pero la reacción del Real Unión no se hizo esperar y al descanso se iría con un 3-2 tras los goles de Urizberea y de Luis Regueiro. Tras el descanso el Athletic conseguiría otros dos tantos el primero obra de Txirri II a la salida de un córner y el segundo de Gorostiza de potente disparo.

Las crónicas del primer partido oficial de la primera delantera histórica dirían “El Athletic ha jugado un buen partido, destacando la labor de los delanteros, que han tirado mucho y bien, pero con mala suerte, pues nueve veces ha dado el balón en los palos. El mejor de los dos equipos ha sido Aguirrezabala, más conocido por Txirri II, que ha hecho un formidable partido, tanto tirando como pasando. La inclusión de Iraragorri ha sido un acierto, pues ha dado mucha moralidad a la delantera.

Desde ese día hasta final de temporada, Iraragorri sería titular indiscutible. Realmente, hasta no tener la Liga ganada, a falta de dos partidos, Mr. Pentland no cambiaría de delantera. El joven Iraragorri a pesar de no conseguir un gol en su partido de debut (aunque estuvo cerca de hacerlo en repetidas ocasiones) su marca en toda la temporada fue fantástica, 13 goles en 13 partidos consiguiendo, por ejemplo, 3 goles en Atotxa en la histórica victoria rojiblanca frente a la Real Sociedad de Benito Díaz (1-7) y 4 goles frente al Espanyol de Jack Greenwell (6-0) en San Mamés.

1930 ATHLETIC CAMPEON

En toda la temporada restante decíamos, con la delantera histórica, el Athletic no perdería ningún partido, ganando once de ellos y empatando solamente dos, contra el Barcelona FC y el Real Unión, los dos fuera de San Mamés. Se conseguiría la magnífica cifra de 63 goles a favor (una media de 3,5 goles por partido) por 28 en contra, resultando premiado Gorostiza como máximo realizador y el gran portero Blasco como portero menos goleado.

La leyenda de la primera delantera histórica, Lafuente, Iraragorri, Unamuno I (luego sería Bata el delantero centro), Txirri II y Gorostiza, había comenzado.

El primer partido Bizkaia-Gipuzkoa cumple 100 años.

Debido a la complicada situación europea, la primera guerra mundial había comenzado meses antes (julio 1914), se hacía muy difícil encontrar equipos internacionales que pudieran desplazarse hasta Bilbao para disputar partidos amistosos en el “nuevo” campo de San Mames como se había hecho en los últimos años llegando las fechas navideñas.

Por este motivo, para comenzar el año 1915, se habían progrado dos partidos entre las selecciones Vasca (Federación Regional Norte) y Catalana (Federación Catalana), los cuales se consideran los primeros partidos de la Selección Vasca.

En esa época no había seleccionadores y la función de escoger el equipo se la reservaba la Federación, en la que sus miembros, por votación, decidían quienes iban a jugar. Para ayudar en la elección y ver qué jugadores se encontraban en ese momento en mejor forma, se celebró un partido amistoso en San Mames el 13 de diciembre de 1914, hace ahora 100 años, entre las selecciones de Bizkaia y Gipuzkoa, siendo este partido el primero de estas características.

Ganaron los vizcaínos por dos goles a uno. El partido fue muy interesante por el afán con que jugaban tanto los de un bando como los del otro aunque se notó la falta de compenetración de algunos jugadores. La gran afluencia de público, tanto vizcaíno como guipuzcoano, salió muy complacido del partido  al resultar muy competido.

Bizkaia atacó desde el primer momento, consiguiendo, en poco tiempo dos goles, hechos por el pequeño delantero del Arenas, Pedro Barturen, y por Pagaza el rápido delantero del Arenas Club de apenas 19 años. Gipuzkoa, quería aminorar la ventaja a todo trance, consiguiendo el magnífico delantero centro del Racing Club de Irún, Patricio Arbaolaza, el único goal de su equipo.

Los guipuzcoanos siguieron atacando pero no consiguieron ningún otro goal ya que su delantera no se entendía motivado porque sus interiores jugaban en sus equipos por el centro.

En aquel histórico partido, al ser el primero disputado por dos selecciones provinciales, jugaron:

POR BIZKAIA:

Ibarretxe (Athletic); Solaun (Athletic), Vallana (Arenas); Iceta (Athletic), Joshe Mari Belauste (Athletic), Peña (Arenas); Acedo (Athletic), Pagaza (Arenas), Barturen (Arenas), “Pitxitxi” (Athletic) y Ramón Belauste (Athletic).

Selección Vizcaina Diciembre 1914

POR GIPUZKOA:

Eizagirre (Real Sociedad); Carrasco (Racing Club Irún), Arrate (Real Sociedad); Boada (Racing Club Irún), Machinbarrena (Real Sociedad), Juan Artola (Jolastokieta-Alza); G. Sena (Real Sociedad), Legarreta (Irún Sporting Irún), Patricio (Racing Club Irún), Barrena (Real Sociedad) y Acosta (Racing Club Irún).

seleccion gipuzkoana 1914

De un encontronazo entre Legarreta e Iceta, resultó lesionado éste último siendo sustituido por Cabieces (Athletic).

Actuó de Juez de Campo Eugenio Angoso, presidente de la Federación Regional Norte, ayudado en las líneas de banda por R. Artetxe y B. Martínez.

Después del partido se reunió la Federación Norte para designar el equipo vasco que el 3 de enero “lucharía” en San Mames contra la Selección Catalana. En votación se nombró este equipo:

  • Portero: Eizaguirre (Real Sociedad)
  • Zagueros: Arrate (Real Sociedad) y Solaun (Athletic Club)
  • Medios: Peña (Arenas), Joshe Mari Belauste (Athletic) y Juan Artola (Jolastokieta).
  • Delanteros: Pepe Angoso (Sporting Irun), Pagaza (Arenas), Patricio (Racing Irun), Pitxitxi (Athletic) y Acosta (Racing Irun).
  • Suplentes: Ibarretxe, Vallana, Cabieces, Germán Etxebarría, Barturen y Acedo.

Iceta del Athletic había sido seleccionado para medio, pero como no podría jugar el día 3 fue sustituido por Jose Mari Peña. Asimismo el portero Eizagirre sería sustituido por Ibarretxe.

Por tanto, ya estaba todo preparado para el Primer partido de la Euskal Selekzioa del que ya hemos hablado anteriormente. Pincha aquí.

Después del partido del día 3 contra la Selección Catalana, el 6 de enero de 1915 se repetiría el partido entre las selecciones de Bizkaia y Gipuzkoa donde el equipo guipuzcoano se tomaría su debida revancha al ganar por cuatro a cero en el Campo de Atotxa. Del que hablaremos en otro post.

PARTIDO CONMEMORATIVO DE ESTE PARTIDO

El próximo lunes 8 de diciembre (festivo), en Durango, coincidiendo con la feria del libro y disco vasco, se conmemorará este primer partido con un partido de fútbol de la Euskal Selekzioa de Veteranos contra un combinado Athletic Club – Real Sociedad. Los niños menores de 15 años tendrán la entrada gratuíta.

Os aseguramos que ente los jugadores seleccionados por la Euskal Selekzioa estarán grandes jugadores que han hecho que nuestra selección sea lo que es en la actualidad.

CARTEL EUSKAL SELEKZIOA

Volare

Algo más de 8 años antes de que la famosa canción de Domenico Modugno titulada “Volare” ganara el Festival de San Remo del año 1958, el equipo rojiblanco se disponía a realizar su primer viaje de su historia en avión hace aproximadamente ahora 65 años.

Fue en estas fechas aproximadamente, un 8 de Octubre de 1949, en la sexta jornada de Liga cuando el equipo bilbaíno iba a salir de Bilbao en un “Bristol” (un moderno prototipo muy utilizado en la mitad de siglo) de la compañía Aviaco rumbo a Málaga.

athletic primer viaje avion

A las dos y media de la tarde despegaría del aeropuerto de Sondika el avión especial que conducía a Málaga al equipo rojiblanco. Va el once anunciado (Lezama; Celaya, Bertol, Aranberri; Manolín, Canito; Arrieta, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza), dos suplentes, el entrenador y como directivo y delegado el exjugador y leyenda rojiblanca Carmelo Goienetxea. El resto de las plazas fueron ocupadas por aficionados rojiblancos.

Todos los jugadores del Athletic mostraban un nerviosismo contenido. Era lógico pues meses antes en mayo de ese mismo año el avión que transportaba al equipo del Torino se estrellaba a las afueras de Turín muriendo la totalidad de los jugadores italianos en la llamada Tragedia de Superga. Entre las filas rojiblancas no se encontraba convocado por baja el medio Fernando González Balenciaga, Nando, quien su reconocido miedo a volar le llevaría a “rajarse” en el último momento y no acudir a Sondika para el desplazamiento del siguiente partido en Barcelona contra el Español sin avisar a su entrenador, el mítico José Iraragorri, que no iba a volar bajo ningún concepto. Le sustituiría José Luis Berasaluze Abio, de Gernika, debutando así en el Athletic.

NANDO ATHLETIC

Según contaba años después, el recientemente fallecido Manolín  y que por aquel entonces acababa de ser contratado por el Athletic habíendo jugado apenas 5 partidos oficiales antes de este viaje, era tal el pánico que tenía a volar su compañero Nando que iba por sus propios medios en vez de ir con el equipo por el aire y no le importaba pagarse de su bolsillo el viaje. Eso sí, aunque la mayoría de las veces llegaba totalmente destrozado del viaje, jugaba sin descansar el partido. Sin duda eran otros tiempos.

En parte su miedo a volar era razonable. El “Bristol” bimotor no disponía de rueda trasera y disponía de un barrote para su nivelación cuando estaba parado. Los viajeros se tenían que sentar en la parte delantera del avión antes de despegar para hacer contrapeso y poder quitar el apoyo. Una vez en el aire se situaban en sus asientos definitivos para “disfrutar” del viaje.

Años después, trágicamente la historia le daría la razón a Nando, un 4 de diciembre de 1953 un bimotor Bristol 170 de la compañía Aviaco (igual que el de nuestra historia), procedente de Bilbao y con destino a Madrid, sufre un trágico accidente en el lado Oeste del Pico Cebollera, en Somosierra, donde perecen 22 de sus 32 ocupantes. Horas después y bajo una gran nevada eran encontrados los restos del avión. Dentro de los fallecidos se encontraba el sobrino del legendario jugador rojiblanco Germán Etxebarría “Maneras”, Rafael Escudero Etxeberría, también ex- jugador  y directivo por entonces del Athletic de Bilbao. Como anécdota, Jaime Escudero, hermano de Rafael, también formaba parte de la plantilla del Athletic-Club la misma temporada que efectuaron el primer viaje en avión y que perfectamente podía haber sido convocado al mismo.

RAFAEL ESCUDERO ATHLETIC

Volviendo a nuestro primer viaje, el avión llegaba a la ciudad andaluza tres horas después, a las cinco y media aproximadamente, presentándose en La Rosaleda líder con cuatro victorias y una sola derrota. Venían de derrotar en San Mames al Atlético de Madrid de Helenio Herrera (meses después ganaría la Liga con su denominada delantera de cristal), por un gol a cero, obra de otra leyenda rojiblanca Agustín Gainza quien en el descanso del encuentro había entregado en el centro del campo un banderín del Athletic a los remeros de Zierbena que se habían proclamado campeones de España.

El viaje le sentó bastante bien al conjunto rojiblanco. Así, el resultado final fue 2-3 para el Athletic remontando por dos veces los goles andaluzes. El equipo se impuso gracias a su mejor juego ofensivo, rapidísimo y bien ligado sobre todo en la segunda parte, según reflejan las crónicas de la época. Los tantos fueron anotados por dos históricos de nuestro fútbol: Panizo y Zarra, éste último en dos ocasiones. Precisamente, aquella temporada, la 49-50, sería muy positiva para Telmo Zarra. Conseguiría meses después su cuarto trofeo Pichichi.

ZARRA REMATANDO

Este partido contra el Málaga de Ricardo Zamora entraría en la historia por dos motivos más aparte de ser el primer viaje en avión del Athletic. Primero porque fue el último partido del mítico Roberto Bertol Garraztazu, Bertol, después de 12 temporadas en el Athletic, consiguiendo una liga y tres copas. Y segundo porque Telmo Zarra durante el encuentro echó la pelota fuera para que fuera atendido el jugador del Málaga Arnau cuando podía haber metido gol. Por este acto, además de una fuerte ovación por parte del público malacitano, recibiría la medalla de oro y brillantes del equipo de Málaga meses después.

La vuelta a Bilbao se realizó al día siguiente, lunes, también en avión con los deberes cumplidos y disfrutando de una semana más de su liderato en la Liga. Qué le contarían a Nando en el siguiente entrenamiento para que no se presentara en Sondika en el siguiente viaje de los rojiblancos!!!

Para finalizar os dejamos una versión de David Bowie de la canción“Volare” que se incluía en la película Absolute Beginners de 1986.