Carmelo Cedrún y la primera aventura italiana del Athletic. La Copa Latina (1956).

Ante la visita del Athletic a Turín este jueves y de la mano de Carmelo Cedrún recordamos la primera vez que el Athletic jugó en Italia. Fue en 1956 para disputar la Copa Latina, antecedente de la Copa de Europa, donde el Athletic finalizó subcampeón después de conseguir el doblete, Liga y Copa.

2015 CARMELO CEDRUN

La temporada 1955/56 para el Athletic había sido perfecta.

Campeón de Liga con un punto de ventaja sobre el mítico Barcelona de Ramallets, Kubala, Segarra y Biosca; y diez sobre el Real Madrid de Di Stéfano, Zárraga, Muñoz y Gento, tercer clasificado. 48 puntos conseguidos, lo cual significaba record de puntuación del campeón hasta ese año, y 79 goles a favor. Traspolando estos datos a día de hoy, 88 puntos y 100 goles. Casi nada. De los quince partidos disputados en San Mamés, sólo se cedió un empate a dos frente al Deportivo de A Coruña de Arsenio Iglesias. Algunos niños bilbaínos no habían visto perder al Athletic en San Mamés.

“La temporada fue durísima. Recuerdo que ganamos muchísimos partidos. Éramos muy jóvenes y casi no nos lesionábamos. Y eso que únicamente jugábamos 13 ó 14 jugadores. Ya no estaban en el equipo ni Zarra, ni Panizo, que se habían ido al Indautxu, Venancio se había retirado y Manolín se había marchado  al Real Madrid. La gente estaba contenta porque así podían jugar ellos. Hubo partidos durísimos como los disputados contra la Real Sociedad tanto en San Mamés como en Atotxa. A Eneko le expulsaron por pegar a Paz. Al Barcelona de Kubala les ganamos allí y en San Mamés cuando Gaínza, que era un Zorro, sacó rápido una falta y Maguregui metió gol. Recuerdo cuando ganamos al Valladolid en el último partido que nos montamos en un camión que nos llevó hasta el ayuntamiento. Toda la Gran Vía llena de gente que nos tiraba flores”.

Para finalizar la temporada, Campeón de Copa sin perder ningún partido, después de eliminar a la Cultural Leonesa, Osasuna, al Campeón de Europa, Real Madrid, en semifinales y al Atlético de Madrid por 2-1 en la final.

“Después de ganar al Real Madrid en semifinales jugamos la final contra el Atlético de Madrid. Empezaron ganando ellos, 0-1. Tenían un jugador buenísimo que le pegaba a la pelota que la rompía. Estaba lloviznando. Le hizo una jugada a Garay y se quedó solo delante de mí y me metió gol. Luego Artetxe y Maguregui meterían los goles para el Athletic. Quedamos campeones como el año anterior contra el Sevilla. El Eibar también quedó campeón de aficionados ese año.”

El éxito liguero tuvo como premio la participación en la anteúltima edición de la Copa Latina, que se desarrolló en Italia. Así pues, después de la final y directamente desde Madrid cogieron el tren en la estación de Atotxa hasta Milán. Donde llegaron para disputar la preciada Copa. Se alojaron en el hotel Príncipe de Saboya cercano a la estación de tren y al Estadio.

1956 HOTEL PRINCIPE DE SAVOIA

Hotel Príncipe de Saboya en Milán.

“Los viajes por entonces eran muy largos. No recuerdo aquel viaje pero seguro que tardamos dos días o más en llegar a Milán. Nosotros estábamos muy contentos porque habíamos ganado la Final de Copa. Luis Iceta, el mítico jugador del Athletic era el delegado del equipo. Era muy serio y tenía muy mala leche. Nos controlaba que no bebiéramos mucho champán. Éramos muy jóvenes. Llegamos a Milán muy cansados. El hotel era precioso. De lujo. El Athletic siempre nos llevaba a hoteles muy buenos.”

La Copa Latina era un torneo en cierto modo predecesor de la Copa de Europa, que reunía en una competición a los clubes campeones de Portugal, España, Francia e Italia. Se disputó en ocho ocasiones entre 1949 y 1957.

El torneo se disputó en la Arena Cívica de Milán. La Arena Cívica era un estadio multideportivo que se había construido en época de Napoleón con forma de anfiteatro. El estadio estaba en pésimas condiciones al haberse disputado días atrás una competición ecuestre y también una competición internacional atlética donde el Polaco Janus Sidlo había batido el record mundial de lanzamiento de jabalina con 83,66. La lluvia que había caído esos días había hecho el resto.

“El estadio era muy bonito pero el terreno de juego estaba destrozado. Había baches por todos lados que se habían rellenado con arena y como estaba lloviendo estaba casi impracticable. Para nosotros, que después de los partidos “a muerte” con los equipos madrileños estábamos agotados, nos venía fatal el estado del terreno.”

1956 ARENA CIVICA MILAN

El Estadio del Milán. La Arena Cívica.

El primer partido disputado en Italia por el Athletic fue contra el Olimpique de Niza, campeón francés. Entre sus filas se encontraba Luis Carniglia, delantero centro y entrenador del equipo, quien luego sería entrenador del Real Madrid. También contaba con Ujlaki (jugador húngaro de nacimiento pero francés de adopción, de gran calidad), Nurenberg  y el portero Colonna. El Athletic Club ganó por 2-0 habiendo terminado el primer tiempo del encuentro por dicho tanteo.

“El Niza tenía un equipazo pero nosotros hicimos un gran partido y en la primera parte les metimos dos goles. Markaida jugó un montón ese partido, defendía, atacaba. Estaba en todos lados. Todo el equipo corrió mucho. El Niza no dio por perdido el partido en ningún momento. Al día siguiente estábamos muy cansados por el partido lo cual nos perjudicó para el siguiente.”

1956 COPA LATINA ATHLETIC NIZA

Comenzó el partido con dominio absoluto de los bilbaínos que tuvieron varias oportunidades de marcar en las botas de Arieta y Markaida. A los catorce minutos, el interior Markaida logró marcar el primer tanto para el Athletic. Gainza había lanzado un potente disparo a puerta que dio en uno de los postes. Al rebotar el balón, sin parar, Markaida lanzó un potente tiro que batió al portero francés. Los siguientes minutos fueron de dominio francés espoleados por el gol bilbaíno. Pero en el minuto 32, otra vez, Markaida batía a Colonna. Los restantes minutos hasta el descanso fueron de claro dominio bilbaíno. Tras el descanso el ímpetu rojiblanco disminuyó aunque dominaron la situación sin que su meta corriera peligro, terminando el encuentro con la victoria por dos a cero favorable a los vascos. El Milán vencedor de la otra semifinal nos esperaba en la final.

Debido a las lluvias torrenciales que se habían producido sobre la ciudad de la Lombardía el día anterior, el partido para dilucidar el tercer y cuarto puesto se retrasó hasta el mismo día de la final. Las sucesivas prórrogas entre el Benfica y el Niza hizo que la final comenzara a las 22:20 de la noche por lo que se jugaría con luz eléctrica, cosa inusual para nuestros jugadores  en esa época.

“El campo estaba destrozado por las lluvias y por el partido anterior. Nos era extraño jugar con luz eléctrica y tan tarde. Seguíamos cansados de los partidos anteriores pero nosotros estábamos felices porque habíamos ganado la Final de Copa días antes. Creo recordar que había algunos jugadores algo lesionados pero Daucik decidió que jugasen. Era como un premio por la temporada.”

El equipo milanés contaba entre sus filas a excepcionales jugadores. El portero Buffon, tío abuelo de Gianluigi Buffon; Cesare Maldini, padre de Paolo Maldini; Liedholm, gran jugador sueco ganador de los juegos olímpicos de 1948; y la figura uruguaya Schiaffino, campeón del mundo en 1950 en Brasil.

El Athletic alineó, como en los partidos anteriores, su once mítico y de gala: Carmelo; Orue, Garay, Canito; Mauri, Maguregui; Artetxe, Markaida, Arieta, Uribe y el veterano capitán “Piru” Gainza.

1956 FINAL DE COPA ALINEACION

Los ataques de las delanteras de ambos conjuntos se llevaban de una a otra portería con juego rápido y peligroso que gustaba a los espectadores. El terreno pesado por las lluvias recientes frenaba algo a los jugadores. El Milán se adelantó en el marcador, a los 21’ de juego, mediante el interior derecho, Bagnoli, que aprovechó un pase de Mariani. Espoleados por el gol en contra, lo jugadores vascos insistieron en sus ataques para neutralizar la ventaja conseguida por los milaneses. Artetxe, Gainza y Markaida desaprovecharon grandes oportunidades de igualar el marcador. El Athletic no igualó el marcador por verdadera mala suerte. El primer tiempo finalizó con la ventaja de los italianos por uno a cero.

“Fue un partido raro. Estábamos muertos. Ni fútbol ni nada. Se nos subían las bolas por el esfuerzo realizado. Fue uno de los partidos que no pudimos jugar como el Athletic, aquel Athletic que ganaba a fuerza de correr y de luchar los noventa minutos. Y encima nos ponen a jugar contra el Milán que tenía un equipazo. Y eso que conseguimos empatar a pesar de todo”.

1956 FINAL COPA LATINA

Uno de los goles del Milán en la Final de la Copa Latina.

La segunda parte comenzó como había acabado la primera con el Athletic volcado sobre la portería milanesa. El acoso dio sus frutos a los 52’ con un gol de Artetxe mediante un fuerte disparo que cogió totalmente descolado a Buffon. El Athletic había conseguido la proeza de empatar el partido pero ya no tendría fuerzas para más. Habían dejado todo lo que tenían en el campo y el Milán se aprovechó de ello. A falta de 20 minutos para finalizar el partido, Del Monte conseguiría batir otra vez a Carmelo y en el minuto 86 Schiaffino conseguiría el tercero y último gol para los milaneses. Durante los últimos minutos los rojiblancos intentaron reducir la diferencia cosa que no consiguieron. El 3-1 final no hacía justicia a lo sucedido en el terreno de juego.

“A pesar de la derrota nosotros seguíamos contentos. Lo importante para nosotros fue ganar la final de Copa. Además parecía como si los italianos tenían que ganar a la fuerza. Pero las pasaron canutas para ganarnos. Estábamos 1-1 y no podíamos más. Estaba todo el mundo agotado. Eneko tuvo dos oportunidades terribles. Qué gran jugador era! Se peleó con todos los italianos. Junto a Zarra, sin duda, el mejor delantero centro de toda la historia del Athletic. Les podíamos haber ganado pero bien de verdad.”

1956 COPA LATINA PRESIDENTE MILAN

Al día siguiente, la expedición rojiblanca se trasladó a Roma para visitar al Papa Pío XII quien les recibió en sus aposentos privados y desde allí se trasladarían a Bilbao días después.

“Tengo una foto con el Papa. Me impresionó. Era muy serio. Nosotros esperando, toda la borregada ahí, y sale por una puerta, todo de blanco. Me impresionó de verdad. Qué impresión!. El Athletic era muy religioso. Siempre rezábamos un padre nuestro antes de los partidos. Creo que todavía lo hacen los jugadores de ahora. Yo no sé si el Papa cantó el Alirón como decían las crónicas de entonces. Yo no le oí. Hablaba en italiano. A mí me impresionó la seriedad que tenía el tío.”

1956 CON EL PAPA

El recibimiento en Bilbao, por la Copa conseguida en Madrid fue como nunca se había visto en la Villa. Desde su entrada por Atxuri hasta su llegada al ayuntamiento el camión que les trasladaba no podía casi avanzar del gentío que les había salido a recibir.

“Qué recibimiento. Jo!!. En mi vida había visto una cosa parecida. Entrábamos por Atxuri. Siempre por Atxuri. Aquello, que era! Todavía tengo escalofríos recordándolo. Increíble. Menuda afición tenemos. No sé el tiempo que tardamos en llegar al ayuntamiento. No había visto una cosa igual. Yo que era simplemente un aldeanillo de un caserío de Orobio …”.

Anuncios

Volare

Algo más de 8 años antes de que la famosa canción de Domenico Modugno titulada “Volare” ganara el Festival de San Remo del año 1958, el equipo rojiblanco se disponía a realizar su primer viaje de su historia en avión hace aproximadamente ahora 65 años.

Fue en estas fechas aproximadamente, un 8 de Octubre de 1949, en la sexta jornada de Liga cuando el equipo bilbaíno iba a salir de Bilbao en un “Bristol” (un moderno prototipo muy utilizado en la mitad de siglo) de la compañía Aviaco rumbo a Málaga.

athletic primer viaje avion

A las dos y media de la tarde despegaría del aeropuerto de Sondika el avión especial que conducía a Málaga al equipo rojiblanco. Va el once anunciado (Lezama; Celaya, Bertol, Aranberri; Manolín, Canito; Arrieta, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza), dos suplentes, el entrenador y como directivo y delegado el exjugador y leyenda rojiblanca Carmelo Goienetxea. El resto de las plazas fueron ocupadas por aficionados rojiblancos.

Todos los jugadores del Athletic mostraban un nerviosismo contenido. Era lógico pues meses antes en mayo de ese mismo año el avión que transportaba al equipo del Torino se estrellaba a las afueras de Turín muriendo la totalidad de los jugadores italianos en la llamada Tragedia de Superga. Entre las filas rojiblancas no se encontraba convocado por baja el medio Fernando González Balenciaga, Nando, quien su reconocido miedo a volar le llevaría a “rajarse” en el último momento y no acudir a Sondika para el desplazamiento del siguiente partido en Barcelona contra el Español sin avisar a su entrenador, el mítico José Iraragorri, que no iba a volar bajo ningún concepto. Le sustituiría José Luis Berasaluze Abio, de Gernika, debutando así en el Athletic.

NANDO ATHLETIC

Según contaba años después, el recientemente fallecido Manolín  y que por aquel entonces acababa de ser contratado por el Athletic habíendo jugado apenas 5 partidos oficiales antes de este viaje, era tal el pánico que tenía a volar su compañero Nando que iba por sus propios medios en vez de ir con el equipo por el aire y no le importaba pagarse de su bolsillo el viaje. Eso sí, aunque la mayoría de las veces llegaba totalmente destrozado del viaje, jugaba sin descansar el partido. Sin duda eran otros tiempos.

En parte su miedo a volar era razonable. El “Bristol” bimotor no disponía de rueda trasera y disponía de un barrote para su nivelación cuando estaba parado. Los viajeros se tenían que sentar en la parte delantera del avión antes de despegar para hacer contrapeso y poder quitar el apoyo. Una vez en el aire se situaban en sus asientos definitivos para “disfrutar” del viaje.

Años después, trágicamente la historia le daría la razón a Nando, un 4 de diciembre de 1953 un bimotor Bristol 170 de la compañía Aviaco (igual que el de nuestra historia), procedente de Bilbao y con destino a Madrid, sufre un trágico accidente en el lado Oeste del Pico Cebollera, en Somosierra, donde perecen 22 de sus 32 ocupantes. Horas después y bajo una gran nevada eran encontrados los restos del avión. Dentro de los fallecidos se encontraba el sobrino del legendario jugador rojiblanco Germán Etxebarría “Maneras”, Rafael Escudero Etxeberría, también ex- jugador  y directivo por entonces del Athletic de Bilbao. Como anécdota, Jaime Escudero, hermano de Rafael, también formaba parte de la plantilla del Athletic-Club la misma temporada que efectuaron el primer viaje en avión y que perfectamente podía haber sido convocado al mismo.

RAFAEL ESCUDERO ATHLETIC

Volviendo a nuestro primer viaje, el avión llegaba a la ciudad andaluza tres horas después, a las cinco y media aproximadamente, presentándose en La Rosaleda líder con cuatro victorias y una sola derrota. Venían de derrotar en San Mames al Atlético de Madrid de Helenio Herrera (meses después ganaría la Liga con su denominada delantera de cristal), por un gol a cero, obra de otra leyenda rojiblanca Agustín Gainza quien en el descanso del encuentro había entregado en el centro del campo un banderín del Athletic a los remeros de Zierbena que se habían proclamado campeones de España.

El viaje le sentó bastante bien al conjunto rojiblanco. Así, el resultado final fue 2-3 para el Athletic remontando por dos veces los goles andaluzes. El equipo se impuso gracias a su mejor juego ofensivo, rapidísimo y bien ligado sobre todo en la segunda parte, según reflejan las crónicas de la época. Los tantos fueron anotados por dos históricos de nuestro fútbol: Panizo y Zarra, éste último en dos ocasiones. Precisamente, aquella temporada, la 49-50, sería muy positiva para Telmo Zarra. Conseguiría meses después su cuarto trofeo Pichichi.

ZARRA REMATANDO

Este partido contra el Málaga de Ricardo Zamora entraría en la historia por dos motivos más aparte de ser el primer viaje en avión del Athletic. Primero porque fue el último partido del mítico Roberto Bertol Garraztazu, Bertol, después de 12 temporadas en el Athletic, consiguiendo una liga y tres copas. Y segundo porque Telmo Zarra durante el encuentro echó la pelota fuera para que fuera atendido el jugador del Málaga Arnau cuando podía haber metido gol. Por este acto, además de una fuerte ovación por parte del público malacitano, recibiría la medalla de oro y brillantes del equipo de Málaga meses después.

La vuelta a Bilbao se realizó al día siguiente, lunes, también en avión con los deberes cumplidos y disfrutando de una semana más de su liderato en la Liga. Qué le contarían a Nando en el siguiente entrenamiento para que no se presentara en Sondika en el siguiente viaje de los rojiblancos!!!

Para finalizar os dejamos una versión de David Bowie de la canción“Volare” que se incluía en la película Absolute Beginners de 1986.

El primer partido de la Euskal Selekzioa contra un equipo extranjero

Tras tres derrotas consecutivas del Athletic Club ante el West Ham, con resultados 0-6, 1-4 y 1-3, (la victoria en la Copa días antes le habían pasado factura), los invencibles ingleses se enfrentarían con una Selección Vasca el domingo 22 de Mayo de 1921, convirtiéndose éste partido, aunque no se recoge en ningún listado, en el primero de la Euskal Selekzioa contra un equipo extranjero.

Los seleccionados vascos fueron los siguientes:

  • Jáuregui (Arenas Club).-
  • Vallana (Arenas Club).-
  • Hurtado (Athletic Club).-
  • Eguiazabal (Real Unión Irún).-
  • Gamborena (Real Unión Irún).-
  • José Mari Peña (Arenas Club).-
  • Echeveste (Real Unión Irún).-
  • Pichichi (Athletic Club).-
  • Patricio (Real Unión Irún).-
  • Carmelo (SD Deusto).-
  • Acedo (Athletic Club).-

A pesar de que la Euskal Selekzioa se entendió muy bien y desarrolló un estupendo juego, fue vencida por un goal a cero, consiguiendo el gol de la victoria al minuto de empezado el juego.

La característica en ese partido, fue la rapidez y precisión con que se llevó el juego; tan pronto era cañoneado un portero como el otro, con intervalos de segundos. Los vascos, llegaron a la meta contraria más veces que los ingleses, pero las pocas veces que éstos llegaban, su delantero centro hacía las delicias del público, lanzando enormes punterazos rasos y fuertes con la izquierda, que iban a morir en las manos de Jáuregui.

El equipo inglés, formado por gente veterana, logró el triunfo, no por exceso de juego o acometividad, cosas de que no carecían, ciertamente, sino de los trucos propios de perros viejos, que con gran derroche y dominio pusieron en práctica.

Su principal especialidad, era colocar en offside a los contrarios, de esto hicieron tal uso, que la inmensa mayoría de los avances que iniciaban los vascos, morían convertidos en offside en medio del campo apenas iniciados. El por qué era muy sencillo: porque el back izquierdo, que era un enorme jugador, tenía entre otras la gran habilidad de, en un momento determinado, pasarse a formar en la línea de medios de su equipo y dejar adelantados a los delanteros contrarios. Así fue, que el público que impaciente esperaba el empate, ya estaba cansado, y el equipo, harto de tanto offside y de tanto pito.

Tenían otras artes bastantes peores, tales, como abrazarse “cariñosamente” al contrario, que en un regate les pasaba o al delantero que iba a chutar, de esto abusaron de lo lindo en los cuatro partidos.

Les daba gran ventaja para cambiar rápidamente de juego, la enorme patada que tenían todos estos equipiers. Otra característica de ellos, era la frecuencia con la que usaban el pase atrás, incluso con el portero; esto claro está, lo podían hacer, porque tenían gran entrenamiento y se conocían muy bien entre sí, tal y como recogían las crónicas de entonces.

También tenían algo muy de aplaudir, y es que en ninguno de los cuatro partidos que jugaron se les señaló ni tan sólo una carga al portero contrario, tan pronto como éste cogía el balón, los delanteros ingleses daban por terminada la jugada, sin hacer tan siquiera ademán por cargarle.

De la Euskal Selekzioa, podía decirse que se dieron cuenta desde el primer momento, de la clase de enemigo con quien luchaban, y todos pusieron de su parte cuanto pudieron para que el juego resultara práctico y eficaz, lo cual que no es poco lo consiguieron. De ellos, el mejor, Gamborena, ¡qué manera de jugar de medio centro y qué ovaciones tan justas se ha ganado! Patricio, estuvo  valiente como un Jabato y oportuno, rematando bien centros y corners, que el portero del West Ham, no dejó pasar. Eguiazabal y Echeveste, fueron la parte más floja de los vascos. Jáuregui, Vallana y José Mª Peña, jugaron muy bien, en particular el primero.

gamborena

Gamborena – Real Unión

Carmelo, de interior izquierda, estuvo bien, repartiendo mucho juego, pero indudablemente que su verdadero sitio era la línea de medios. Hurtado, Acedo y “Pichichi”, del Athletic, tuvieron una gran tarde.  Se notó mucho la falta de Sabino en la línea de medios por hallarse contusionado de los partidos anteriores.

En resumen, un gran partido, la afición estaba satisfecha del esfuerzo de los vascos, y el Athletic Club, a quien se le debía el placer de presenciar encuentros de esta categoría, que se veían muy de tarde en tarde, fue el pagano, pues debido al mal tiempo, el público apenas concurrió a los primeros partidos, y el desequilibrio financiero, fue bastante grande.

El West Ham estaba en la Second Division por aquel entonces y subió a la First Division en 1923, llegando ese mismo año a la Final de la FA Cup, la primera de la historia jugada en Wembley. Fue el 28 de abril de 1923 y se perdió 2-0 contra el Bolton Wanderers con el Rey George V en las gradas. Es conocida como la White Horse Final (Final del caballo blanco) ya que debido a la gran aglomeración de personas en el propio terreno de juego (unas 200.000), la policia a caballo tuvo que despejar al gentío, destacando un caballo blanco que acabó como la postal del incidente. Los seguidores Hammers protestaron porque se había perdido mucho tiempo y debía de repetirse, pero por no hacer venir otra vez al Rey, se quedaron con la derrota.

White_Horse_Final1923

WhiteHorse1923_304x337

Impresionantes imágenes de la Final de la FA de 1923 en Wembley. Por cierto, sabíais que en el campo de Wembley se intentó construir antes que un campo de fútbol una torre similar a la Torre Eiffell, la torre Watkin? Pero esa es otra historia.

Carmelo, el último jugador amateur del Athletic. ( I )

Este mito MITO del Athletic nació en Deusto un año señalado, 1898, como si fuera una premonición, un presagio y murió en Noviembre de 1984 celebrando el último doblete rojiblanco de Javier Clemente.

Carmelo Goyenechea Urrusolo. Fue en el Colegio de San Antonio de Deusto donde jugó los primeros partidos de su vida, cuando cursaba el bachillerato. Un día jugó contra un equipo mixto de los primeros y segundos del Athletic admirablemente marcando tres goles. En vista de estas “recomendaciones” y para evitar que siguiera dándole disgustos, William Barnes, el mítico Mr. Barnes del que ya hemos hablado en otro post, lo invitó a ir a Barcelona con el Athletic. Era el año 1914 y Carmelo apenas contaba 16 años. Allí estuvo afortunado y marcó un gol avanzando desde medio campo y driblando a varios enemigos. Pasar no sabía aún, nadie le había enseñado ni corregido. Así quedó incorporado al Athletic.

Cuando se fundó el Deportivo de Deusto, hubo de formar parte de él, por ser de allí, cediendo al ruego de los fundadores, jugando de medio centro, interior izquierda y delantero centro.

Inauguró el campo de EtxeZuri el 28 de Enero de 1917 en Deusto en un encuentro contra el Athletic. Era un campo de 101 metros de largo por 66 de ancho que disponía 3.700 m2 de espacio para el público. Sus padres todavía no iban a verle, y hasta le prohibieron jugar al football durante algún tiempo. El Deusto andaba todavía por la segunda categoría del Campeonato Regional, pero en dos temporadas consecutivas (1916/17 y 1917/1918) consiguió colarse en la máxima categoría de la Federación Norte, que por aquel entonces estaba presidida por Luis Astorquia, portero del Athletic y hermano del mítico Juan Astorquia.

La primera temporada del Deusto en primera categoría (1918/1919) no fue nada fácil aunque tenían un buen equipo. Urdargarin como portero; Arano y Martínez de “backs”; Cortadi, Arostegi y Celaya de medios; y como delanteros Chacho, Cortina, Zubizarreta, Carmelo y Zubiria. Pero se tenían que enfrentar a lo más granado del fútbol vizcaíno. Los hermanos Belauste, Pichichi, Germán Etxebarria, Acedo, Hurtado, Laca formaban un Athletic espectacular que pronto serían sus compañeros. Y el Arenas, campeón de la Copa de ese año, formado por nombres míticos como Jauregui, Vallana, Domingo Careaga, los hermanos Peña, Pagaza, y Félix Sesúmaga. Todos ellos mitos del fútbol vasco. El Deusto, como último clasificado, tuvo que jugar la promoción con el Fortuna para saber si mantendría la categoría. En el partido de desempate en San Mames, consiguió la victoria en el encuentro definitivo por 2-1 por lo que se quedaba en la categoría A un año más.

La siguiente temporada (1919/1920) fue muy parecida a la anterior. Partidos emocionantes y duros con lo que los jóvenes jugadores del Deusto adquirieron una magnífica experiencia. En esa temporada, Carmelo despuntó hasta tal punto que estuvo cerca de participar en la Olimpiada de Amberes. Fue seleccionado para la VII Olimpiada pero en un partido de entrenamiento en Atotxa se puso indispuesto con fiebre y se tuvo que volver para casa.

La temporada 1920/1921 fue magnífica tanto para el Deusto como para Carmelo en particular. Empezó ganando al Erandio por 5-0 y empatando con el Racing lo que le aupaba al segundo puesto de la clasificación. El equipo del Deusto, que ya les llamaban “los tomateros”, se había modificado de tal forma que se codeaba sin merecer con los equipos más potentes de la región. Consiguió acabar tercero en la clasificación final del campeonato con los mismos puntos que el segundo, el Arenas, y hasta ganó en EtxeZuri al Athletic, quien acabaría campeón de Copa de ese año, en un emocionante partido que finalizó por 3-1 a favor de los deustotarras.

La temporada de Carmelo, como decíamos, fue espectacular. Esto le permitió, por ejemplo, jugar como refuerzo de la Real Sociedad ante el Saint Gillois belga. Jugó de delantero centro, consiguió un gol y según las crónicas estuvo colosal. También le invitaron a participar en el primer partido del Athletic ante el West Ham de los cuatro que les enfrentó con el equipo inglés. Como premio al juego desarrollado esa temporada Carmelo pasaría a pasar a jugar con el equipo de San Mames las siguientes ocho temporadas siendo uno de los mitos rojiblancos de aquellos años anteriores al comienzo de la Liga. Los buenos resultados del Deusto esa temporada junto el dinero que el Athletic desembolsaría por Carmelo permitieron reformar EtxeZuri que presentaría desde entonces un hermoso tapiz verde donde antes había tierra arenosa.

El comienzo del Campeonato Regional (1921/22) no fue excesivamente bueno para el Athletic de Mr. Burton. El inglés quien abandonaría pronto la disciplina rojiblanca al no adaptarse al clima de Bilbao por una enfermedad contraída en la Primera Guerra Mundial no supo dar con la tecla para sacar el máximo provecho de los jugadores rojiblancos. Sin embargo Carmelo empezaba a demostrar sus cualidades. En los primeros siete partidos del Campeonato consiguió la cifra de ocho goles. Carmelo dominaba ya admirablemente el balón y era un maestro en el dribling a toda marcha, un dribling de avance. Era como una flecha hacia la portería que los años posteriores disfrutarían los espectadores de San Mames.

Como diría Mr. Pentland años después, más vale una mala idea que no tener ninguna. Y sin duda alguna Carmelo no paraba de “idear”.

Continuará …. Carmelo, el último jugador amateur ( y II)

Hattricks Rojiblancos

Hagamos memoria de los Hattricks en San Mamés conseguidos por el Athletic …

El primero en conseguir un Hattrick en San Mamés en Copa fue el delantero del Athletic, Alfonso González Gorbeña “Apón”, que había debutado esa misma temporada (1913-1914) consiguiendo 3 goles en semifinales de Copa contra el Vigo Sporting el 29 de marzo de 1914. Como anécdota, después de conseguir esos tres goles Apón, el mítico “Pichichi” metería 4 goles seguidos en ese mismo partido.

Pero el primer goleador que alcanzó en partido oficial esa cifra en San Mamés fue Félix Zubizarreta el 18 de enero de ese mismo año 1914 en el Campeonato Regional (1913-1914) en partido contra el Irun Sporting Club con resultado final 12-0 a favor de los rojiblancos. Zubizarreta marcó en total 5 goles ese día y le quitó el honor de ser el primero a Severino Zuazo que también en ese partido consiguió 3 goles.

Años más tarde, en la recién inaugurada primera liga de la temporada (1928-1929), sería Carmelo Goinetxea quien conseguiría el primer Hattrick en San Mamés en Liga y le quitaría ese privilegio a Ramón de la Fuente “Lafuente”. Ambos metieron 3 goles cada uno en el segundo partido de liga contra el Espanyol con resultado final de 9-0 a favor de los nuestros, el 17 de Febrero de 1929. Lafuente lograría otro Hattrick en el siguiente partido contra el Racing en los Campos de Sport del Sardinero siendo el primer rojiblanco en conseguir dos consecutivos en la Liga. Iraragorri también lograría dos Hattrick consecutivos la temporada siguiente.

El último Hattrick en San Mamés en la Liga. Los Socios del Athletic no veíamos 3 goles de un jugador rojiblanco en San Mamés en Liga desde hace más de 17 años, en el campeonato 1996-1997. Ismael Urzaiz lo conseguía con el equipo que entrenaba Luis Fernández el 16 de febrero de 1997 con Josu Urrutia de testigo. Julen Guerrero lo lograría también unos meses antes redondeando una tarde mágica en San Mamés ganado 6-0 al Logroñes, el 27 de Octubre de 1996. Por cierto, como curiosidad, nuestro presidente Josu Urrutia también estaba en el campo y el guardameta que recibía los goles también era vizcaíno y más concretamente de Durango, Andoni Cedrún hijo del mítico Carmelo Cedrún, que después de haber pertenecido al Athletic, al Cádiz y Real Zaragoza, jugaba su última temporada en el equipo de Logroño.

Para saber quién fue el primero en marcar un hattrick en la Copa de Europa en San Mamés nos trasladamos a aquella fantástica eliminatoria de la temporada de 1956-1957, donde nos eliminó en cuartos de final el fabuloso Manchester United de los “Busby boys” habiendo eliminado al Oporto portugués y al mítico Honved de Puskas. Pues en Dieciseisavos de final, el 26 de Septiembre de 1956, Jose Luis Artetxe también consiguió meter 3 goles en un partido, uno de Penalty.

En Copa de la Uefa, el primero en conseguir un Hattrick en San Mamés fue Daniel Ruiz Bazán, el mítico “Dani”. Fue en la temporada 1976-1977, donde tanto en la Copa de la Uefa como en la Copa llegamos a la final perdiéndolas como todos sabemos contra la Juventus de Turín y contra el Betis (Iribar es Cojonudo). Pues el delantero de Sopuerta en la primera eliminatoria de la Uefa, el 29 de Septiembre de 1976, le endosó 3 chicharros al portero Rothermel del impronunciable equipo húngaro Ujpest Dozsa finalizando el partido 5-0 con otros dos goles de Rojo I.

Como anécdota, allá por el lejano 16 de marzo de 1902, en el primer partido amistoso internacional que se tiene constancia disputado por el equipo Bizcaya, y dos meses antes de conseguir la primera Copa para Bilbao, el mítico Juanito Astorquia consiguió 3 goles y el inglés William Llewellyn Dyer otros 4 goles, consiguiendo un resultado final de 7-0 contra el equipo de Burdeaux, Burdigala.

Para finalizar con este repaso a los Hattrick rojiblancos, el primer Hattrick oficial de la historia del Athletic Club fue fuera de San Mamés y en concreto en la primera Copa disputada en Madrid en mayo de 1902, donde Walter Ewans consiguió 3 goles en el primer partido de ese Campeonato el 13 de Mayo de 1902 en Madrid venciendo por 5 a 1 al Espanyol de Barcelona. Además al día siguiente el inglés William Llewellyn Dyer conseguía 4 goles él solito clasificándonos para la Final que ganaríamos al Barcelona al día siguiente por 2-1.

Así pues Aritz Aduriz ha entrado hoy en el Olimpo de los Dioses rojiblancos, consiguiendo el primer Hattrick en la nueva historia de San Mamés.

Eskerrik Asko, Aritz.-

Jesús Larraza, un león caído ( I )

Como era habitual, el Athletic Club organizaba partidos internacionales amistosos con algún equipo extranjero de renombre. Para finales de Diciembre de 1921 se jugaron dos partidos con el Boldklubben of 1893 de Copenhague, con un triunfo 4-3 y una derrota 2-3 el segundo. En estos partidos estaba convocado un joven jugador que la anterior temporada había causado sensación en el equipo Baskonia de Basauri, llamado Jesús Larraza, pero no llegó a jugar finalmente. Durante los primeros días del recién estrenado 1922, y como continuación de los partidos disputados contra los daneses, el Athletic recibió en su feudo de San Mamés la visita del Sparta de Praga, flamante campeón checoslovaco y conocido en Europa como el “Sparta de hierro”. Los dos primeros partidos se disputaron el 1 y 6 de enero con saldo negativo (3-5 y 0-4) pero el tercer partido consiguieron una merecida victoria por 3-2. El Athletic alineó por primera vez a Jesús Larraza en su equipo titular que era el siguiente: Amann; Rousse, Beriguistain; Sabino, JM Belauste, Larraza; Germán, Eléxpuru, Carmelo, “Travieso” y Acedo.

Con relación a este partido cabe destacar, a modo de anécdota, el comportamiento antideportivo del conjunto checo, y en particular la de su capitán, Karel Pesek “Kada” quien se opuso a que se tirara un penalti a favor del Athletic por creer que había habido un fuera de juego previo de “travieso”. El árbitro, ante su comportamiento ordenó su expulsión y, entonces, la totalidad del equipo se dispuso a abandonar el terreno de juego. En vista que los austriacos no deponían su actitud de querer abandonar, el árbitro puso el balón en el punto de penalti y llamó a los jugadores del Athletic para su lanzamiento que fue materializado por Carmelo a puerta vacía. Al final se consiguió que el mencionado “Kada” abandonara el campo (con ayuda de unos guardias según parece aunque al final no tuvieron que actuar), se puso el balón en el punto central y parecía que el partido iba a continuar pues todos los jugadores checos habían regresado al campo. El línea checo (por aquel entonces solían ser los linieres jugadores de los dos equipos en partidos amistosos) quiso sustituirle pero el árbitro no lo permitió. Casi 25 minutos después el partido continuó y Larraza pudo completar su primer partido con el Athletic. El partido anterior contra el Sparta de Praga lo había arbitrado Rafael Moreno “Pichichi” quien casi dos meses después moriría conmocionando a todos los aficionados del Athletic.

El debut oficial de Larraza con su equipo fue 10 meses más tarde en el primer partido del Campeonato Regional de la temporada 1922/1923 contra el Arenas de Getxo (partido que también debutó oficialmente el delantero Félix Sesúmaga que había jugado anteriormente en el Arenas, el Barcelona y el Sama, y moriría dos años más tarde por tuberculosis). Durante estos meses había jugado muchos partidos amistosos (en aquella época ningún jugador podía jugar partido oficial antes de 6 meses de haber sido “fichado” desde otro equipo al considerársele amateur) como fueron los dos partidos contra la Real Sociedad en la inauguración del excelente campo polideportivo de Torrelavega o contra equipos como el Betis, Barakaldo, SV Furth o el Deusto, jugando siempre en la línea medular junto a Sabino ante la falta de JM Belauste que se encontraba en la desastrosa gira de la Euskal Selekzioa de verano de 1922 por Argentina que ya hablaremos en otro artículo.

Frederick Beaconsfield Pentland, más conocido como Mr. Pentland quien había firmado en Julio de 1922 contrato en Londres y  llegado a Bilbao para hacerse cargo del equipo, confió en él para dirigir al Athletic en esa temporada 1922/1923 desde el puesto de medio centro con apenas 19 años de edad y la difícil misión de sustituir al “gran” y mítico Belauste. Además fue elegido por la Federación vizcaína para disputar el campeonato interregional (copa disputada entre la Federaciones Regionales existentes) con hombres de la talla de Jauregui, Vallana, Careaga, Peña, Travieso, Germán o Acedo, si bien les eliminó la Federación Asturiana en la primera eliminatoria sería un fijo en años posteriores. Jugó también en Enero el partido amistoso internacional contra el Casuals con resultado final 4-4.  La temporada fue magnífica. El Athletic se hizo con el Campeonato Regional que le abrió las puertas a la participación de la Copa. Consiguieron 5 puntos de diferencia con el segundo clasificado, el Arenas de Getxo y 7 con el tercero, el Barakaldo. Solamente perdieron 1 partido y empataron otro, consiguiendo una magnífica marca de 33 goles a favor contra solamente 8 en contra. Mr. Pentland había conseguido construir un verdadero equipo que eliminaba las individualidades que tanto daño habían hecho el año anterior. Como anécdota en este campeonato regional también debutó en el Athletic el posterior lehendakari Jose Antonio Aguirre.

En el Campeonato de Copa, Larraza disputó todos los partidos de la Copa siendo sin duda la gran novedad de la temporada. El Madrid FC  fue un juguete en manos del Athletic, venciendo en Madrid por 1-3 con tres goles de Sesúmaga y por un rotundo 5-1 en San Mamés con dos goles de Laca, dos de “Travieso” y un gol de Larraza logrando su primer gol copero. En semifinales el Athletic se deshizo de la Real Sociedad, empatando en Donosti y derrotando a los guipuzcoanos en San Mamés por 2-0. Después de dejar en la cuneta al Madrid y Real Sociedad, jugó la final contra el Europa de Barcelona al que derrotó por 1-0 con gol de “Travieso” consiguiendo ser Campeón otra vez más. Un gran triunfo para celebrar las bodas de plata del Club que cumplía 25 años de vida.

Transcurrido poco menos de un mes desde la final del Campeonato de Copa, el 10 de Junio de 1923, el Athletic Club celebró sus bodas de plata con un amplio y variado programa cultural y deportivo, jugando Larraza en el partido que enfrentó al equipo con un combinado de jugadores de la talla de Zamora, Vallana, Arrate, Samitier, Bernabeu o Gamborenea. El Athletic ganó por 2 a 1.

Larraza tuvo gran protagonismo en el Athletic de la temporada 1923/1924, siendo presidente Ricardo de Irezábal, quien más adelante sería uno de los protagonistas de la gira mundial de la Euskal Selekzioa realizada en la guerra civil (1937-1939). Mr. Pentland le situó como medio izquierdo como su posición habitual si bien en algunos partidos como en la temporada anterior también participaba como Medio Centro, un puesto de mucha mayor responsabilidad. Cabe señalar que a principios de esta temporada y poco después de la inauguración del campo de la Llanas de Sestao, en Septiembre de 1923, donde Larraza consiguió un gol y el Athletic ganó 1-3, se produjo el golpe militar de Miguel Primo de Rivera prohibiendo el uso de banderas antipatrióticas y el uso de lenguas “regionales” entre otras acciones.

El Athletic consiguió ganar el Campeonato Regional por tres puntos de ventaja con el segundo, otra vez el histórico Arenas, con únicamente seis goles en contra en diez partidos disputados y perdiendo únicamente con el equipo arenero en Getxo por 2-1. Larraza consiguió 3 goles en este Campeonato siendo el más importante el gol logrado contra el Barakaldo en San Mamés que le dio la victoria por 1-0. Como anécdota, el Presidente Ricardo de Irezabal, al término del último partido del Campeonato contra el Deusto les regaló antes de iniciarse el partido unos cinturones con hebillas de oro que llevaban la insignia del Club y en cada uno de ellos la caricatura del jugador correspondiente.

En el posterior Campeonato de Copa, el Athletic fue eliminado por el Madrid en semifinales en el partido de desempate por 1-0. El recibimiento en Bilbao por parte de la afición fue apoteósico, como si hubieran ganado la final, y donde muchos jugadores del Athletic no pudieron contener las lágrimas de la emoción.

Para finalizar la temporada 1923/1924 el Athletic se enfrentó con la selección uruguaya que más tarde ganaría los juegos olímpicos de Paris meses más tarde con grandes jugadores como Andrade, “la perla negra”, o Petrone. Larraza disputó los dos partidos contra los uruguayos que finalizaron con derrotas para los rojiblancos por 1-2 y 0-2, donde Larraza metió el gol el primer partido y falló un penalti en el segundo.

Larraza ya era considerado como un buen medio centro, duro, valiente e incansable, buen chutador que dominaba tanto el pase largo como el corto que jugaba muy bien de cabeza., a pesar de su juventud 20 años. Por ello, y ante la baja del asturiano Meana, fue convocado para los juegos olímpicos de París en Mayo de 1924, junto a hombres de la talla de Zamora, Vallana, Peña, Gamborena, Carmelo, Chirri I, Samitier, JM Belauste o Acedo entre otros. Italia les eliminó en el primer partido tras un fallo de Vallana a la hora de despejar un balón que finalmente entro en la portería de Zamora y muchas de las críticas fueron para un joven Larraza pues no se entendía su titularidad por delante de hombres más experimentados que él en este tipo de partidos.

Fin de la Parte I – Jesús Larraza, un león caído ( I )

Continuación en Jesús Larraza, un león caído ( II )PINCHA AQUI