Los abuelos del Athletic jugaron contra el Espanyol en 1902

Hace más de un siglo el “Bizcaya” y el Espanyol disputaron su primer partido oficial, siendo el primer partido oficial disputado en la península dentro del Torneo Copa de la Coronación de 1902.

Athletic 1902

En 1902 con motivo de la mayoría de edad del rey Alfonso XIII y su consiguiente jura de la Constitución Española, el Barcelones Juan Padrós, presidente y fundador del Madrid FC apenas un mes antes, organizó un Concurso de Football donde se debería discernir quien era el mejor equipo del incipiente deporte en España. El campeón de dicho torneo recibiría la llamada Copa de la Coronación donada por el rey apodado “el africano”.

El “Madrid Polo Club” cedió para la realización de los partidos una de sus pistas del Hipódromo de la Castellana, que presentaba según recogen las crónicas un magnífico aspecto llenando toda la circunferencia de la pista triple fila de sillas completamente ocupadas por espectadores, predominando las señoras en número considerable. En el resto de la pista se notaban jinetes y carruajes en regular número. Sin duda reinaba una gran expectación por ser muchos los que no conocían dicho juego.

Los jugadores se quejarían más tarde de las excesivas dimensiones del terreno de juego (110×90), así como del estado del terreno de juego que muchas zonas del campo no disponía de hierba. Como nota curiosa, antes del torneo el campo hubo de ser limpiado del estiércol de las caballerizas que trotaban por su uso como campo de Polo. Los organizadores dispusieron de inyecciones contra el tétano para los jugadores. Sin duda, eran otros tiempos.

El histórico primer partido, pues sería el primer partido de Copa de la historia del football en la península (aunque algunos no lo ven así), tocó en sorteo que lo disputasen los “Teams” del Bizcaya y el Espanyol. El equipo bilbaíno era una selección de los dos equipos existentes en Bilbao, el Athletic y el Bilbao FC, que se había formado meses antes para disputar dos partidos “internacionales” contra el equipo francés del Burdigalia. El Espanyol era un equipo de la capital catalana que en contraposición con el FC Barcelona disponía en sus estatutos la obligación de que todos sus componentes deberían ser nacionales.

El partido comenzó a las 9 de la mañana del martes 13 de Mayo de 1902. Como anécdota, tanto el Bizcaya como el Espanyol se presentaron luciendo ambos uniformes blancos y ante la negativa de los bilbaínos a modificar el suyo el equipo barcelonés utilizó una cinta encarnada en el brazo.

Bajo las órdenes del árbitro Mr. Morris, quien jugaba con el FC Barcelona dicho campeonato aunque estaba como sus hermanos bajo la disciplina del equipo  del Hispania Athletic Club de Barcelona, el Bizcaya y el Espanyol alinearon sus mejores onces disponibles.

Arana L.; Larrañaga, Arana JM; Goiri, Ugalde, Silva R.; Sota, Astorquia (Cap.), Dyer, Cazeaux, Evans por el equipo bilbaíno.

Mora; Soler, Carril (Cap.);  Galiardo G., Galiardo A., Ruiz; Ruiz, Ponz, Montells, Peña, Méndez por los catalanes.

Había sensibles bajas en los primeros bandos de ambos equipos pues a pesar de jugarse en época festiva de Semana Santa algunos componentes no pudieron desplazarse hasta Madrid. Además, en un entrenamiento días antes, uno de los hermanos Silva se había partido la lengua en un fuerte choque contra su propio hermano Ramón. Otra sensible baja de los bilbaínos sería Enrique González Careaga, el gran zaguero, capitán y presidente del Bilbao FC. A pesar de ello el Bizcaya disponía de un equipo espectacular pues además de los ingleses tanto Larrañaga, Astorquia y Sota habían jugado al football en su estancia en Inglaterra.

1902 JUAN ASTORQUIA

“Juanito” Astorquia, mito fundacional del Athletic

Como decíamos, se abrió el concurso con este partido a las 9 de la mañana. El primer tanto lo logró el equipo barcelonés sorprendiendo al Bizcaya aunque el equipo bilbaíno logró reponerse consiguiendo tres goles en la primera parte y dos más en la segunda, uno de ellos de castigo, ganando en definitiva el Bizcaya por 5 tantos a 1. Los goles bilbaínos fueron obra de Evans (3), Dyer (de penalti) y el capitán del equipo “Juanito” Astorquia. El gol del honor del Espanyol fue obra de Ponz. Las crónicas recogen que el juego gustó y que se aplaudieron los tantos, las buenas jugadas y que los vencedores fueron vitoreados.

El Bizcaya seguía adelante en lo que sería a la postre su primer trofeo Copero, la Copa de 1902 confirmando lo que meses atrás había salido publicado después de las victorias bilbaínas contra el Burdigalia en el “L’Auto-Vélo” francés, el Bizcaya es …  el mejor equipo de la península.

El “Bizcaya”. Sus primeros partidos. (1902)

El primer partido.-

En Marzo de 1902, los jóvenes “footbolistas” de Bilbao, de algunos de los cuales ya hemos hablado en un anterior post (once leones), realizaron una proeza digna de los más calurosos aplausos. Ante la invitación de los bordoleses, un grupo de jugadores bilbainos, formado de la agrupación de los dos equipos de football existentes en la Villa, el “Athletic” y el “Bilbao FC“, y bajo el nombre del “Bizcaya”, acudieron a Bordeaux a disputar un partido de football con los de la Asociación del Sud-Oeste.

Formaban el bando vasco, el “Bizcaya”:

  • L. Arana – Bilbao FC
  • E. Careaga (Enrique) – Bilbao FC
  • R. Ugalde – Bilbao FC
  • P. Arana – Bilbao FC
  • P. Larrañaga – Atheltic Club
  • A. Arana – Athletic Club
  • Lewich – Bilbao FC
  • A. de la Sota – Athletic Club
  • J. Astorquia – Athletic Club
  • R. Silva – Athletic Club
  • W. Evans – Bilbao FC

El equipo francés, el “Burdigala”, estaba compuesto de:

  • Kuber
  • Boyer
  • Valade
  • Sudrand
  • Sarrailh
  • Paillre
  • Cornali
  • Cailhol
  • Sergenton
  • Giraud
  • Cabanol

Desde los primeros compases los vascos arremetieron con alma, tanto, que a los diez minutos de comenzado el partido, Silva consiguió el primer tanto, que fue aplaudidísimo por todos los espectadores, y especialmente por la colonia vasca. Antes de finalizar la primera parte hicieron cara los bordeleses aunque Evans, en el minuto cuarenta consiguió otro tanto para su bando. El partido quedó a dos tantos los bilbainos por ninguno los bordeleses (en alguna hemeroteca aparece que los bordoleses consiguieron un gol). Actuó de juez árbitro Mr. Denis.

El Segundo partido.-

Días después, el día 31 de marzo de 1902, el “Burdigala” devolvía la visita a los bilbaínos para jugar contra el “Bizcaya” el partido de vuelta. Llegaron los jugadores el día anterior en ferrocarril acompañados por su Presidente Mr. Fourcade, Pournet y algunos aficionados de Bordeaux.

Así pues, a las 16h, se presentaron los dos bandos, capitaneados por Mr. Paillere el “Burdigala” y por Astorquia el “Bizcaya”, consiguiendo este último 7 tantos por nada el “Burdigala”. Los tantos fueron hechos 3 por Astorquia y 4 por Dyer.

Los bandos los componían los señores siguientes:

“Burdigala”

  • Kuhn (Guardameta)
  • Ricaud
  • Mendes
  • Payres
  • Paillere
  • Dumas
  • Sudrean
  • Giraud
  • Guillochean
  • Krauss
  • Rabol

Por el “Bizcaya”:

  • L. Arana – Bilbao FC
  • A. Mills – Athletic Club
  • P. Larrañaga – Athletic Club
  • R. Silva – Athletic Club
  • J. Eguren – Athletic Club
  • A. Arana – Athletic Club
  • A. de la Sota – Athletic Club
  • Goiri – ?
  • J. Astorquía – Athletic Club
  • L. Dyer – Bilbao FC
  • R. Silva – Athletic Club
  • W. Evans – Bilbao FC

El Juez de campo fue Mr. Raine, capitán de los bordeleses. Entre los franceses se distinguieron el capitán Mr. Paillere, el guarda-meta Mr. Kuhn y los zagueros Mrs. Ricaud y Mendes; y de los del “Bizcaya” todos jugaron como “maestros consumados.

Los franceses fueron muy obsequiados en nuestra Villa, viendo una corrida de toros, un partido de pelota jugado por jóvenes de la aristocracia, y siendo invitados a una suculenta cena a la que acudieron 65 comensales, al final de la cual el presidente del “Burdigala” impuso la insignia de su Club a los señores Ugalde, Arana y Astorquia, como iniciador de los dos partidos celebrados el primero, y como presidentes del “Bilbao” y “Athletic” respectivamente, los últimos.

Toda la prensa francesa se ocupó de este partido internacional. El AutoVélo aseguraba que el bando vasco, que jugó en Burdeos y Bilbao, era el bando más fuente y mejor de su país. Los bilbaínos, por supuesto, sostuvieron lo dicho por él y ofrecieron su campo a cualquiera que no estuviera de acuerdo y quisiera comprobarlo, que por algo eran de Bilbao.

Ante esta noticia se comenzó a gestar la Copa de 1902 disputada en Madrid en Mayo de ese año, para ver si lo que decían los franceses era verdad. Así empezó todo. Pero eso será otra historia. La Copa 1902. Continuará…