El primer derby cumple 110 años (1905).-

El fútbol iba adquiriendo preponderancia como espectáculo y como deporte. El Athletic seguía avanzando en la lucha que un día de 1898 iniciaran Arana, Larrañaga, Silva, Astorquia, Sota, Ansoleaga, etc.. Y el pueblo bilbaíno depositaba en “sus” chicos un poco de atención y de fe victoriosa. Porque el fútbol no era sólo la lucha de once contra once, sino de un pueblo contra otro, de una región contra otra región.

Athletic 1905 2

En marzo de 1905, el Athletic y The Union seguían organizando partidos amistosos como preparación a la disputa de la Copa de ese mismo año que se jugaría una vez más en Madrid el mes siguiente.

Así pues, el día 25, en el expreso de Donosti llegaron a las tres y media de la tarde los “distinguidos” jóvenes donostiarras que componían el team que por aquel entonces se denominaba Recreation Club San Sebastián que se había fundado un año antes. Algunos jugadores y varios socios del Athletic, esperaron a los donostiarras, y se dirigieron, después de las presentaciones y saludos indispensables, al Hotel Catalina, donde se iban a hospedar los jóvenes deportistas.

La expectación que el partido había despertado entre los aficionados fue la causa de que, a pesar de lo inseguro del tiempo, el campo de Lamiako estuviera concurridísimo a las cuatro y cuarto en punto del día siguiente, el 26 de marzo. El “inteligente” aficionado Mutiozabal, que actuaba de referee, dió a los jugadores la orden de formar, quedando alineados de la siguiente forma:

Recreation Club San Sebastián (Verde y amarillo)

Calisalvo; Artola, Arzuaga; Perojo, Foster, Aurrecoetxea; Sena, Minondo, Solana, Regalado y Gil.

Athletic Club Bilbao (Azul y blanco)

Acha; Irizar, Amann; Cockran, García, Luis Silva; Davies, Mario Arana, Dyer, Larrea y Sota.

Correspondió la salida a San Sebastián, que con una preciosa combinación, consiguió acercarse al gol contrario, siendo rechazados por las defensas. Desde el primer momento pudo apreciarse que los jugadores donostiarras se combinaban muy bien y que el partido había de resultar competidísimo. La lucha durante los primeros diez minutos fue muy movida, y ninguno de los dos bandos parecía dispuesto a dejarse dominar. Larrea estuvo a punto de hacer un goal, pero Arzuaga consiguió lanzar la pelota al campo contrario. Siguió la lucha cada vez más interesante, distinguiéndose sobremanera el “medio” Foster.

Los delanteros donostiarras consiguieron dominar por algún tiempo; pero “Luisito” Silva, que estaba jugando muy bien, detenía el arranque de los donostiarras. Davies hacía “driblins” preciosísimos que entusiasmaban al público y pasada la pelota Sota tiró un bonito centro sin resultado. Foster que está en todas partes, animaba a sus jugadores con arrancadas de verdadero mérito, que detienían Silva y García, muy bien colocados. Los delanteros bilbaínos empiezaban a combinarse y en una de sus arrancadas Larrea tiró la pelota por bajo, que valía el primer gol a los bilbaínos.

Colocada la pelota en el centro, salió San Sebastián, que lejos de desanimarse parece dispuesto a la revancha. Cockran jugaba muy bien y entregó la pelota a Davies que dribló admirablemente, rematando con un gran “Shoot” que salva con la cabeza el medio centro Foster, que estuvo oportunísimo. Los de Bilbao dominaron en este tiempo y atacaron con grandes bríos al gol, armándose en dos ocasiones grandes barullos en la puerta donostiarra, distinguiéndose Arzuaga en la defensa.

El partido siguió reñidísimo y cuando faltaba poco para terminar el primer tiempo Mario Arana, quien años después sería alcalde de Bilbao, estuvo a punto de meter con la cabeza el segundo gol que rechaza el portero donostiarra Calisalvo. Alejandro Sota, quien años después sería presidente del Athletic, tiró un gran “shoot” que pegó en el palo del goal y a los pocos momentos el referee ordenó el descanso.

Los comentarios que se hicieron durante este tiempo por los aficionados fueron animadísimos y todos coinciden en afirmar que el “team” de San Sebastián era muy completo y siendo las fuerzas tan iguales, la segunda parte tenía que resultar competidísima.

Formados de nuevo los jugadores, salió el Athletic y a los cinco minutos, en una salida que hace el goalkeeper bilbaíno, consiguieron los donostiarras meter su primer gol. Empatados los bandos a un gol el entusiasmo del público subió de punto y el arranque de los jugadores aumentó por momentos.

Larrea, que había cambiado el puesto en el 2º tiempo a exterior derecha, lanzo un “shoot” colosal que rechaza Calisalvo, que estuvo acertadísimo, consiguiendo librarse de las caricias de Dyer que pretendía cargar al golkeeper. Los bilbaínos dominaban el partido, pero Arzuaga y Foster se encargaron de rechazar sus ataques. Larrea jugó en el segundo tiempo de manera colosal, pero los delanteros centros de Bilbao no aprovechaban sus patadas. Se animó San Sebastián y consigue atacar en varias ocasiones al gol contrario. Cockran estuvo admirable, jugando lo mismo con la cabeza que con los pies. Larrea que driblaba de un modo magistral, volvió a acercarse al gol, lanzando un centro que valía cualquier cosa y que rechazaron las defensas donostiarras.

El partido resultó muy competido y los jugadores estaban incansables. En una pillada de la defensa bilbaína, uno de los delanteros donostiarras cogió la pelota, el referee silvó y Acha, dándose por enterado del aviso del referee, dejó pasar la pelota que lanzó el delantero que estada en “offsie”, por lo que el gol no fue válido.

Los bilbaínos dominaron por completo en la última parte del partido, que fue la más animada. Larrea siguió jugando muy bien y corrió admirablemente la pelota por toda la línea, terminando con centros que, de haber estado oportunos los delanteros centros del Athletic hubieran sido gol en más de una ocasión.

Terminado el tiempo el referee, debido a algunos accidentes sin importancia ocurridos en el curso del partido se perdieron algunos minutos, cumpliendo lo que ordena el reglamento del juego, dispuso que continuara la lucha, que dió por terminada a los pocos minutos.

El partido resultó muy superior y fue, sin disputa, el mejor que se había jugado en los campos de Lamiako, con sociedades de fuera de Bilbao.

Anuncios

Los abuelos del Athletic jugaron contra el Espanyol en 1902

Hace más de un siglo el “Bizcaya” y el Espanyol disputaron su primer partido oficial, siendo el primer partido oficial disputado en la península dentro del Torneo Copa de la Coronación de 1902.

Athletic 1902

En 1902 con motivo de la mayoría de edad del rey Alfonso XIII y su consiguiente jura de la Constitución Española, el Barcelones Juan Padrós, presidente y fundador del Madrid FC apenas un mes antes, organizó un Concurso de Football donde se debería discernir quien era el mejor equipo del incipiente deporte en España. El campeón de dicho torneo recibiría la llamada Copa de la Coronación donada por el rey apodado “el africano”.

El “Madrid Polo Club” cedió para la realización de los partidos una de sus pistas del Hipódromo de la Castellana, que presentaba según recogen las crónicas un magnífico aspecto llenando toda la circunferencia de la pista triple fila de sillas completamente ocupadas por espectadores, predominando las señoras en número considerable. En el resto de la pista se notaban jinetes y carruajes en regular número. Sin duda reinaba una gran expectación por ser muchos los que no conocían dicho juego.

Los jugadores se quejarían más tarde de las excesivas dimensiones del terreno de juego (110×90), así como del estado del terreno de juego que muchas zonas del campo no disponía de hierba. Como nota curiosa, antes del torneo el campo hubo de ser limpiado del estiércol de las caballerizas que trotaban por su uso como campo de Polo. Los organizadores dispusieron de inyecciones contra el tétano para los jugadores. Sin duda, eran otros tiempos.

El histórico primer partido, pues sería el primer partido de Copa de la historia del football en la península (aunque algunos no lo ven así), tocó en sorteo que lo disputasen los “Teams” del Bizcaya y el Espanyol. El equipo bilbaíno era una selección de los dos equipos existentes en Bilbao, el Athletic y el Bilbao FC, que se había formado meses antes para disputar dos partidos “internacionales” contra el equipo francés del Burdigalia. El Espanyol era un equipo de la capital catalana que en contraposición con el FC Barcelona disponía en sus estatutos la obligación de que todos sus componentes deberían ser nacionales.

El partido comenzó a las 9 de la mañana del martes 13 de Mayo de 1902. Como anécdota, tanto el Bizcaya como el Espanyol se presentaron luciendo ambos uniformes blancos y ante la negativa de los bilbaínos a modificar el suyo el equipo barcelonés utilizó una cinta encarnada en el brazo.

Bajo las órdenes del árbitro Mr. Morris, quien jugaba con el FC Barcelona dicho campeonato aunque estaba como sus hermanos bajo la disciplina del equipo  del Hispania Athletic Club de Barcelona, el Bizcaya y el Espanyol alinearon sus mejores onces disponibles.

Arana L.; Larrañaga, Arana JM; Goiri, Ugalde, Silva R.; Sota, Astorquia (Cap.), Dyer, Cazeaux, Evans por el equipo bilbaíno.

Mora; Soler, Carril (Cap.);  Galiardo G., Galiardo A., Ruiz; Ruiz, Ponz, Montells, Peña, Méndez por los catalanes.

Había sensibles bajas en los primeros bandos de ambos equipos pues a pesar de jugarse en época festiva de Semana Santa algunos componentes no pudieron desplazarse hasta Madrid. Además, en un entrenamiento días antes, uno de los hermanos Silva se había partido la lengua en un fuerte choque contra su propio hermano Ramón. Otra sensible baja de los bilbaínos sería Enrique González Careaga, el gran zaguero, capitán y presidente del Bilbao FC. A pesar de ello el Bizcaya disponía de un equipo espectacular pues además de los ingleses tanto Larrañaga, Astorquia y Sota habían jugado al football en su estancia en Inglaterra.

1902 JUAN ASTORQUIA

“Juanito” Astorquia, mito fundacional del Athletic

Como decíamos, se abrió el concurso con este partido a las 9 de la mañana. El primer tanto lo logró el equipo barcelonés sorprendiendo al Bizcaya aunque el equipo bilbaíno logró reponerse consiguiendo tres goles en la primera parte y dos más en la segunda, uno de ellos de castigo, ganando en definitiva el Bizcaya por 5 tantos a 1. Los goles bilbaínos fueron obra de Evans (3), Dyer (de penalti) y el capitán del equipo “Juanito” Astorquia. El gol del honor del Espanyol fue obra de Ponz. Las crónicas recogen que el juego gustó y que se aplaudieron los tantos, las buenas jugadas y que los vencedores fueron vitoreados.

El Bizcaya seguía adelante en lo que sería a la postre su primer trofeo Copero, la Copa de 1902 confirmando lo que meses atrás había salido publicado después de las victorias bilbaínas contra el Burdigalia en el “L’Auto-Vélo” francés, el Bizcaya es …  el mejor equipo de la península.

Athletic Club contra Bilbao Football Club (1902)

Algunos meses antes de la Copa de 1902, ganada por el equipo Bizcaya como todos sabemos, a principios de años, los dos equipos bilbaínos que lo componían, el Bilbao Football Club y el Athletic Club, se enfrentaban una vez más en Lamiako.

A las 15,45h, con cierto retraso, dio comienzo el partido bajo la orden del árbitro, el Sr. Barquín. Los equipos de ambos bandos lo conformaban los siguientes jugadores:

Por el Athletic Club:

  • Acha (Portero)
  • A. Mills (Zaguero)
  • P. Larrañaga (Zaguero)
  • L.Silva (Medio)
  • G. Eguren (Medio)
  • E. Goiri (Medio)
  • M. Arana (Delantero)
  • R. Silva (Delantero)
  • J. Astorquia (Delantero)
  • A. de la Sota (Delantero)

Por el Bilbao Football Club faltaron tres jugadores de justa y ganada fama. El incansable E.G. Careaga, el jugador sereno y segurísimo Martinez de las Rivas, y el portero titular y de confianza L. Arana, tres elementos que sólo pudieron ser sustituidos por ingleses para poder hacer que el partido fuera competido al menos.

  • Renovales. (Portero)
  • J. Arana (Zaguero)
  • Cockram (Zaguero)
  • M. Ansoleaga (Medio)
  • Makins (Medio)
  • Landford (Delantero)
  • Levick (Delantero)
  • Dyer (Delantero)
  • Evans (Delantero)

El retraso de la hora de comienzo del partido fue porque a las 15h, hora acordada para empezarlo todavía no estaban todos los jugadores de uno de los bandos, el Bilbao Football Club, como ya había pasado en partidos anteriores, teniendo que participar alguno que no pertenecía a dicho Club, para que el público, muy distinguido y numeroso, no se sintiera estafado después de un viaje incómodo dado la mala climatología de aquel día.

Cuando empezó el partido apareció el Sr. Lee, por el Bilbao Football Club, ocupando su puesto y completar así la línea delantera de su equipo.

No sabemos si fue porque el Athletic Club jugaba con un jugador más pero la primera parte fue dominada por el Athletic quien marcó dos goles, si bien podían haber sido muchos más si no hubiera sido por la extraordinaria pareja defensiva del Bilbao FC, realizados por los señores J. Astorquia y R. Silva.

En la segunda parte, el portero del Bilbao FC, el Sr. Renovales pasó a jugar de medio y el Sr. J. Ansoleaga ocupó el puesto de guardameta. A raíz de ese cambio empezaron a apretar mucho más y la lucha se empezó a igualar ya que el delantero ingles Dyer, del Bilbao FC consiguió un tanto precioso. Pero, a diferencia de otros partidos disputados entre ellos anteriormente, los goles empezaron a caer en una y otra portería. Primero fue M. Arana del Athletic Club, otro del gran jugador de Bilbao FC Walter Evans, y finalmente otro por J. Astorquia, su segundo gol, quedando el partido finalizado con un resultado favorable al Athletic Club por cuatro a dos (4-2).

El partido fue el más competido y emocionante que habían disputado hasta entonces ambos equipos y el público salió encantado, influyendo quizá porque los del Bilbao Football Club disponían ese día de siete ingleses en su “once” y los del Athletic sólo Milis, todos los demás jugadores eran de “casa”.

Según la revista los deportes de 1902, los jugadores que se distinguieron, aunque todos pusieron enorme ardor y pelearon como nunca, en ese encuentro fueron por parte del “Athletic Club”:

Juan Astorquia, era el jugador más hábil, conocedor del terreno que pisa y encargado de hacer los goles en el Athetic; Ramón Silva no descansaba nunca ni teme las cargas del contrario. Seguramente si se llamara Mr. Seelva jugaría de profesional en algún Club inglés; G. Eguren parecía hecho de goma y hierro a partes iguales. Se le veía crecerse en las acometidas y caía “galantemente” acompañando a su contrario. No parecía cansanse; A. de la Sota estuvo incansable toda la tarde, dando cargas superiores y haciendo pases muy oportunos; L. Silva, E. Goiri y M. Arana, jugaron muy bien y con mucha serenidad; Larrañaga, como siempre, era un zaguero de toda confianza que perdía un golpe y no abandona su puesto ni un momento; Y Alejandro Acha, era como un portero de familia acomodada que no se verían molestados por visitas inoportunas pues es muy difícil pasar por donde él está.

Por parte del Bilbao FC se distinguieron M. Ansoleaga y J. Arana, seguros e incansables haciendo un juego muy duro toda la tarde; Renovales tanto de portero como de jugador; y los siete ingleses, Cockram, Makins, Dyer, Langford, Levick, Lee y Evans que conocían el juego como cualquier jugador profesional de Inglaterra.

Hattricks Rojiblancos

Hagamos memoria de los Hattricks en San Mamés conseguidos por el Athletic …

El primero en conseguir un Hattrick en San Mamés en Copa fue el delantero del Athletic, Alfonso González Gorbeña “Apón”, que había debutado esa misma temporada (1913-1914) consiguiendo 3 goles en semifinales de Copa contra el Vigo Sporting el 29 de marzo de 1914. Como anécdota, después de conseguir esos tres goles Apón, el mítico “Pichichi” metería 4 goles seguidos en ese mismo partido.

Pero el primer goleador que alcanzó en partido oficial esa cifra en San Mamés fue Félix Zubizarreta el 18 de enero de ese mismo año 1914 en el Campeonato Regional (1913-1914) en partido contra el Irun Sporting Club con resultado final 12-0 a favor de los rojiblancos. Zubizarreta marcó en total 5 goles ese día y le quitó el honor de ser el primero a Severino Zuazo que también en ese partido consiguió 3 goles.

Años más tarde, en la recién inaugurada primera liga de la temporada (1928-1929), sería Carmelo Goinetxea quien conseguiría el primer Hattrick en San Mamés en Liga y le quitaría ese privilegio a Ramón de la Fuente “Lafuente”. Ambos metieron 3 goles cada uno en el segundo partido de liga contra el Espanyol con resultado final de 9-0 a favor de los nuestros, el 17 de Febrero de 1929. Lafuente lograría otro Hattrick en el siguiente partido contra el Racing en los Campos de Sport del Sardinero siendo el primer rojiblanco en conseguir dos consecutivos en la Liga. Iraragorri también lograría dos Hattrick consecutivos la temporada siguiente.

El último Hattrick en San Mamés en la Liga. Los Socios del Athletic no veíamos 3 goles de un jugador rojiblanco en San Mamés en Liga desde hace más de 17 años, en el campeonato 1996-1997. Ismael Urzaiz lo conseguía con el equipo que entrenaba Luis Fernández el 16 de febrero de 1997 con Josu Urrutia de testigo. Julen Guerrero lo lograría también unos meses antes redondeando una tarde mágica en San Mamés ganado 6-0 al Logroñes, el 27 de Octubre de 1996. Por cierto, como curiosidad, nuestro presidente Josu Urrutia también estaba en el campo y el guardameta que recibía los goles también era vizcaíno y más concretamente de Durango, Andoni Cedrún hijo del mítico Carmelo Cedrún, que después de haber pertenecido al Athletic, al Cádiz y Real Zaragoza, jugaba su última temporada en el equipo de Logroño.

Para saber quién fue el primero en marcar un hattrick en la Copa de Europa en San Mamés nos trasladamos a aquella fantástica eliminatoria de la temporada de 1956-1957, donde nos eliminó en cuartos de final el fabuloso Manchester United de los “Busby boys” habiendo eliminado al Oporto portugués y al mítico Honved de Puskas. Pues en Dieciseisavos de final, el 26 de Septiembre de 1956, Jose Luis Artetxe también consiguió meter 3 goles en un partido, uno de Penalty.

En Copa de la Uefa, el primero en conseguir un Hattrick en San Mamés fue Daniel Ruiz Bazán, el mítico “Dani”. Fue en la temporada 1976-1977, donde tanto en la Copa de la Uefa como en la Copa llegamos a la final perdiéndolas como todos sabemos contra la Juventus de Turín y contra el Betis (Iribar es Cojonudo). Pues el delantero de Sopuerta en la primera eliminatoria de la Uefa, el 29 de Septiembre de 1976, le endosó 3 chicharros al portero Rothermel del impronunciable equipo húngaro Ujpest Dozsa finalizando el partido 5-0 con otros dos goles de Rojo I.

Como anécdota, allá por el lejano 16 de marzo de 1902, en el primer partido amistoso internacional que se tiene constancia disputado por el equipo Bizcaya, y dos meses antes de conseguir la primera Copa para Bilbao, el mítico Juanito Astorquia consiguió 3 goles y el inglés William Llewellyn Dyer otros 4 goles, consiguiendo un resultado final de 7-0 contra el equipo de Burdeaux, Burdigala.

Para finalizar con este repaso a los Hattrick rojiblancos, el primer Hattrick oficial de la historia del Athletic Club fue fuera de San Mamés y en concreto en la primera Copa disputada en Madrid en mayo de 1902, donde Walter Ewans consiguió 3 goles en el primer partido de ese Campeonato el 13 de Mayo de 1902 en Madrid venciendo por 5 a 1 al Espanyol de Barcelona. Además al día siguiente el inglés William Llewellyn Dyer conseguía 4 goles él solito clasificándonos para la Final que ganaríamos al Barcelona al día siguiente por 2-1.

Así pues Aritz Aduriz ha entrado hoy en el Olimpo de los Dioses rojiblancos, consiguiendo el primer Hattrick en la nueva historia de San Mamés.

Eskerrik Asko, Aritz.-