El primer partido de rojiblancos (1910)

Como todo el mundo sabe, el Athletic le hizo el encargo a su directivo y jugador, Juan Elorduy, que aprovechando su estancia por Inglaterra a finales de 1909, comprara 50 camisetas arlequinadas en azul y blanco, similares a las del equipo de las islas Blackburn Rovers Football Club, para el equipo bilbaíno y su sucursal de Madrid. Esta primera equipación, que también fue adquirida en Inglaterra porque parece ser que apenas desteñían, había sido donada por el ex-jugador irlandés del Athletic Juan Moser y  que venía siendo la equipación oficial desde la competición de la Copa de 1903.

El encargo parecía sencillo, sin embargo, en aquella ocasión resultó que las camisetas o estaban agotadas o no disponían del número de ejemplares suficiente o, según otros, por algún motivo ocioso se le olvidó el encargo. A punto de embarcar en su regreso a Bilbao, en la ciudad portuaria de Southampton, tuvo que adquirir las camisetas al equipo local, el Southampton Football Club (aunque también existe otra teoría sobre las camisetas y el Titanic), que vestían con una camiseta a franjas rojas y blancas, curiosamente los colores de la bandera marítima del Puerto y del Ayuntamiento de Bilbao desde 1895, además de unos calzones y medias negras.

El Athletic estrenó la nueva equipación rojiblanca un domingo, 9 de enero de 1910, en un partido disputado contra el Sporting Club de Irún, actualmente llamado Real Unión Club, en el “nuevo” campo de Amute que venía disputando varios partidos inaugurales

La alineación del Athletic en aquel partido y, por tanto, los primeros jugadores rojiblancos que tuvieron el honor de ponerse la camiseta rojiblanca, si bien vistieron pantalones blancos, fueron Asuero (portero); Amann y Arzuaga (defensas); Eguren, Belausteguigoitia y Villamil (medios); Hurtado, Iceta, Laca, Zuazo y Arteche (delanteros). Por parte del Sporting de Irún, Costa; Arzac y Bello; Lecuona, Angoso E., Figueroa; Martinez, Agirreche, Moleres, Angoso A. y Michelena. Actuó de árbitro Mr. Hardhuy del Biarritz Stade y como capitanes Arzuaga y Angoso E.

El partido era esperado en Irún después de las dos victorias anteriores del Athletic Club por 2-0 y 4-1. Las primeras gradas que se veían en Irún dentro de un campo de football estaban a rebosar de multitud de gente que se había desplazado desde Donosti.

El partido fue muy movido. Comenzó el Athletic presionando y atacando pero luego el juego se niveló. En el primer tiempo, el malogrado años después en la Primera Guerra mundial, Moleres (ver post dedicado a Juanito Moleres), consiguió un gran gol esquivando a Asuero a pase de Martínez, lo que influyó en un dominio del Athletic a la portería del Sporting que se defendió admirablemente del acoso rojiblanco. En la segunda parte, a pesar que el Athletic salió queriendo salvar su honor, el mismo jugador Moleres, consiguió otro gol, por debajo de las piernas de Asuero, después de una gran combinación de toda la delantera irunesa.

El partido finalizó 2-0, en contra del Athletic, “gracias” a la gran actuación del portero Costa y el delantero Moleres. El público quedó encantado de la rapidez con la que se desarrolló el partido.

Así comenzó la historia … Rojiblanca.

Anuncios

Athletic Club contra Bilbao Football Club (1902)

Algunos meses antes de la Copa de 1902, ganada por el equipo Bizcaya como todos sabemos, a principios de años, los dos equipos bilbaínos que lo componían, el Bilbao Football Club y el Athletic Club, se enfrentaban una vez más en Lamiako.

A las 15,45h, con cierto retraso, dio comienzo el partido bajo la orden del árbitro, el Sr. Barquín. Los equipos de ambos bandos lo conformaban los siguientes jugadores:

Por el Athletic Club:

  • Acha (Portero)
  • A. Mills (Zaguero)
  • P. Larrañaga (Zaguero)
  • L.Silva (Medio)
  • G. Eguren (Medio)
  • E. Goiri (Medio)
  • M. Arana (Delantero)
  • R. Silva (Delantero)
  • J. Astorquia (Delantero)
  • A. de la Sota (Delantero)

Por el Bilbao Football Club faltaron tres jugadores de justa y ganada fama. El incansable E.G. Careaga, el jugador sereno y segurísimo Martinez de las Rivas, y el portero titular y de confianza L. Arana, tres elementos que sólo pudieron ser sustituidos por ingleses para poder hacer que el partido fuera competido al menos.

  • Renovales. (Portero)
  • J. Arana (Zaguero)
  • Cockram (Zaguero)
  • M. Ansoleaga (Medio)
  • Makins (Medio)
  • Landford (Delantero)
  • Levick (Delantero)
  • Dyer (Delantero)
  • Evans (Delantero)

El retraso de la hora de comienzo del partido fue porque a las 15h, hora acordada para empezarlo todavía no estaban todos los jugadores de uno de los bandos, el Bilbao Football Club, como ya había pasado en partidos anteriores, teniendo que participar alguno que no pertenecía a dicho Club, para que el público, muy distinguido y numeroso, no se sintiera estafado después de un viaje incómodo dado la mala climatología de aquel día.

Cuando empezó el partido apareció el Sr. Lee, por el Bilbao Football Club, ocupando su puesto y completar así la línea delantera de su equipo.

No sabemos si fue porque el Athletic Club jugaba con un jugador más pero la primera parte fue dominada por el Athletic quien marcó dos goles, si bien podían haber sido muchos más si no hubiera sido por la extraordinaria pareja defensiva del Bilbao FC, realizados por los señores J. Astorquia y R. Silva.

En la segunda parte, el portero del Bilbao FC, el Sr. Renovales pasó a jugar de medio y el Sr. J. Ansoleaga ocupó el puesto de guardameta. A raíz de ese cambio empezaron a apretar mucho más y la lucha se empezó a igualar ya que el delantero ingles Dyer, del Bilbao FC consiguió un tanto precioso. Pero, a diferencia de otros partidos disputados entre ellos anteriormente, los goles empezaron a caer en una y otra portería. Primero fue M. Arana del Athletic Club, otro del gran jugador de Bilbao FC Walter Evans, y finalmente otro por J. Astorquia, su segundo gol, quedando el partido finalizado con un resultado favorable al Athletic Club por cuatro a dos (4-2).

El partido fue el más competido y emocionante que habían disputado hasta entonces ambos equipos y el público salió encantado, influyendo quizá porque los del Bilbao Football Club disponían ese día de siete ingleses en su “once” y los del Athletic sólo Milis, todos los demás jugadores eran de “casa”.

Según la revista los deportes de 1902, los jugadores que se distinguieron, aunque todos pusieron enorme ardor y pelearon como nunca, en ese encuentro fueron por parte del “Athletic Club”:

Juan Astorquia, era el jugador más hábil, conocedor del terreno que pisa y encargado de hacer los goles en el Athetic; Ramón Silva no descansaba nunca ni teme las cargas del contrario. Seguramente si se llamara Mr. Seelva jugaría de profesional en algún Club inglés; G. Eguren parecía hecho de goma y hierro a partes iguales. Se le veía crecerse en las acometidas y caía “galantemente” acompañando a su contrario. No parecía cansanse; A. de la Sota estuvo incansable toda la tarde, dando cargas superiores y haciendo pases muy oportunos; L. Silva, E. Goiri y M. Arana, jugaron muy bien y con mucha serenidad; Larrañaga, como siempre, era un zaguero de toda confianza que perdía un golpe y no abandona su puesto ni un momento; Y Alejandro Acha, era como un portero de familia acomodada que no se verían molestados por visitas inoportunas pues es muy difícil pasar por donde él está.

Por parte del Bilbao FC se distinguieron M. Ansoleaga y J. Arana, seguros e incansables haciendo un juego muy duro toda la tarde; Renovales tanto de portero como de jugador; y los siete ingleses, Cockram, Makins, Dyer, Langford, Levick, Lee y Evans que conocían el juego como cualquier jugador profesional de Inglaterra.