Ángel Sertucha, un león “arlequinado”.

Nació, Ángel Sertucha Ereñozaga, en GatiKa. un pueblecito a la sombra del histórico castillo de Butrón y cerca del barrio de Garai, siendo el Munguía, el primer equipo en el que Sertucha debuta sobre un césped de fútbol.

sertucha athletic

Un corto periplo en el fútbol aficionado que le llevó al equipo de sus sueños, y el Athletic fue la meta alcanzada en el año 1954. A mitad de esa misma temporada fue cedido al Sestao y después de otra cesión, esta vez al Osasuna, por lo que su debut con el Athletic no se produciría hasta la Copa de 1957 siendo eliminado por el Espanyol de Ricardo Zamora en octavos de final.

En La liga 1957-58, justo después de la brillante competición europea del año anterior, la defensa rojiblanca era la compuesta por Carmelo en la portería y con Orue, Garai y Canito, pero Sertucha se hace un hueco sustituyéndoles en las alineaciones cuando hay alguno lesionado. Consiguió jugar en 13 partidos esa misma temporada contando con la plena confianza del entrenador de Eibar, Baltasar Albéniz, quien por entonces dirigía al equipo vizcaíno. Entre los resultados más reseñables, destaca un 4-1 en San Mames ante el poderoso FC Barcelona de Basora y Kubala, que un mes después ganaría la Copa de Ferias, donde tres goles de Artetxe en la segunda parte destrozaron al equipo catalán.

athletic 1956-57

Esa misma temporada el Athletic, sin la participación de Sertucha, conseguiría ser campeón de Copa eliminando al Barcelona en semifinales y al todopoderoso Real Madrid de Diestefano en la final disputada en el Santiago Bernabeu por 2-0, con goles de Arieta I y Mauri.

La temporada siguiente, ya con Martim Francisco en el banquillo del Athletic, comenzó jugando los dos primeros partidos de liga, ganando los dos, pero la trayectoria ascendente de Sertucha se truncó en el tercer partido jugado en Sevilla contra el Betis que por aquel entonces entrenaba otro conocido del equipo rojiblanco, Antonio Barrios, y que contaba en sus filas a Eusebio RiosEn una jugada fortuita con el portero Carmelo Cedrún se lesionaría de importancia temiendo una retirada definitiva del fútbol. Estuvo siete meses de baja y únicamente jugaría 4 partidos más con el Athletic, entre ellos, el Athletic-Chlesea (1-0) de diciembre de 1959 compartiendo línea media con Koldo Agirre. Días después el 27 de diciembre de 1959 jugaría su último partido con el Athletic con una goleada en San Mames al Real Oviedo (6-0).

Su estrella palidece y después de estar tres temporadas de inactividad reaparece nuevamente de abajo arriba, fichando por el Béjar, equipo en el que poco apoco va recuperando su juego y forma física hasta llamar la atención del Sabadell que militando por aquel entonces en Tercera División, que busca refuerzos para iniciar la escalada que tan brillantemente le llevó hasta la de honor.

sertucha dedicada

Sertucha triunfa simultáneamente con su debut en las filas sabadellenses y es piedra fundamental en la brillante marcha del club. Ascenso a Segunda, luego a Primera y vive los difíciles primeros pasos del Sabadell en la máxima categoría. Así hasta conseguir ser el capitán en la inauguración del nuevo estadio Creu Alta. Una lesión de ligamentos le aparta del equipo catalán en la Liga 1967-68 y, aunque se incorpora en partido de Liga contra el Español, poco después, y jugando justamente contra el Athletic se alinea por última vez en un partido de Liga.

El Athletic también fue al homenaje que el equipo arlequinado le dedicó por su dedicación y entrega al equipo de Sabadell. Asimismo se le concedió la medalla de plata al mérito deportivo. Merecido y justo homenaje a un hombre que fue ejemplo auténtico de modestia, dedicación al oficio y entrega a su cometido. En 2012, Ángel Sertucha Ereñozaga, con 91 años de edad recibió otro homenaje, ésta vez en Mungia.

Por último, anotar que sus hermanos Jose manuel (recientemente fallecido) y Secundino, también fueron futbolistas. El primero, con el Osasuna, Alavés, Deportivo A Coruña y Xerez, llegando a jugar en primera, y el segundo con el Baskonia en segunda división la temporada 1961-62.

sertucha con su hermano

Con su hermano Jose Manuel

Esta pincelada biográfica, por otra parte creemos que obligada, refleja toda una vida dedicada al fútbol que Sertucha ejerció con dignidad, valentía física y aciertos técnicos sobresalientes. Pero ello, con ser importante, quedaría incompleto de no tener en cuenta el comportamiento ejemplar de Sertucha en todos los momentos de su vida, dentro y fuera del campo. Exponente fiel de todas las virtudes de nuestra tierra vasca.

Anton Arieta, el León de Durango.

Arieta II Guapo

Antón Arieta-Araunabeña Piedra, más conocido como Anton Arieta o Arieta II, es uno de los “leones” más importantes con los que ha contado el Athletic perteneciendo al equipo rojiblanco durante una década. Nacido en Durango, el 6 de enero de 1946, desde muy pequeño comenzó su pasión por el balompié, ya que se pasaba las tardes jugando a la pelota con sus amigos del colegio PP Jesuitas de Durango y donde ya demostraba su técnica con el balón.

Equipo Juvenil Athletic-Club (1960 – 1964)

Su excelente juego no pasó desapercibido para los directivos del Athletic-Club, donde ya triunfaba en el primer equipo su hermano Eneko, quienes llevaron al joven Arieta para militar en las categorías inferiores del Club, donde jugaría en el recién creado equipo juvenil consiguiendo las dos primeras Copas Nacionales de los cachorros, de la mano de su entrenador Jose Luis Garay y junto a compañeros de la calidad como Aranguren, Fidel Uriarte, Estéfano, o Zugazaga.

Arieta II 1967

Anton Arieta, por tanto, contribuyó en sus inicios a la época de oro del recién creado equipo juvenil del Athletic. La gran calidad de los jugadores juveniles, que pronto formarían parte del primer equipo y donde se pueden destacar además de los ya mencionados anteriormente a Txetxu Rojo, Zubiaga, Clemente o Igartua, conseguiría cinco campeonatos nacionales consecutivos (1963 – 1964 – 1965 – 1966 – 1967) para las vitrinas del equipo rojiblanco.

Decisivo para el equipo rojiblanco (1964 – 1974)

El gran paso para formar parte del fútbol profesional le llega de la mano del entrenador Antonio Barrios debutando con el primer equipo en la temporada 1964/65 con apenas 18 años. Anton Arieta no tardó en ganarse la confianza del entrenador y, por consiguiente, la titularidad en el equipo. Gracias a ello, ha pasado a la historia del club rojiblanco, ya que es el vigésimo jugador que más partidos oficiales ha disputado en la historia del Athletic, con 358 encuentros, por delante de jugadores míticos como Genar Andrinúa (356), Fran Yeste (353), Telmo Zarra (352) o Jose Luis Artetxe (345). Su gran olfato goleador le valió para anotar 83 goles en los diez años que pasó en Bilbao siendo uno de los veinticinco máximos goleadores de la historia del Club y el séptimo en competiciones europeas.

Alineacion athletic

Formó parte de un equipo rojiblanco que se conocía de memoria, empezando con Iribar  y acabando con Txetxu Rojo e incluía a los Iñaki Sáez, Etxeberria, Aranguren, Larrauri, Argoitia, Uriarte y Clemente, sin olvidar a otros como Villar, Igartua, Gisasola, Koldo Agirre, Lasa, Carlos, Amorrortu o incluyendo a los míticos Jose Mari Orue, Etura o su propio hermano Eneko Arieta con quien jugó en 14 partidos oficiales.

Vivió tardes de gloria en San Mames consiguiendo dos Copas (69 y 73, marcando además en ambas finales) de cuatro finales disputadas (subcampeones en el 66 y 67), y un subcampeonato de Liga la temporada 1969-70, logrando ganar además el cariño de la afición que siempre le agradeció su honradez en el terreno de juego y su compromiso con el Club.

Durante los diez años que perteneció al Athletic-Club, Anton Arieta coincidió con entrenadores de la talla del mencionado Antonio Barrios, Agustín “Piru” Gainza, Rafael Iriondo, Ronnie Allen, Salvador Artigas y Milorad Pavic, siendo indiscutible e indispensable para todos ellos.

Arieta II disputa su último partido oficial como rojiblanco el 27 de abril de 1974 en el estadio Insular de Las Palmas. Esa misma temporada también se despidieron del equipo rojiblanco Iñaki Saez, Fidel Uriarte y Larrauri, que entre los cuatro habían disputado casi 1.400 partidos con el Athletic-Club, en una política de rejuvenecimiento del equipo.

Arieta 1971

Por Europa con el Athletic

Se paseó por Europa con el Athletic durante 8 temporadas en las desaparecidas Copas de Ferias y Recopa, jugando contra equipos de la talla del Ferencvarosi de Hungría, que contaba entre sus filas al gran balón de oro 1967 Floriant Albert; del equipo escocés Rangers de Glasglow con Alex Ferguson entre sus filas (quien luego sería mítico entrenador del Mancheter United); del Liverpool de Bill Shanky de finales de los sesenta con jugadores como Ian Callaghan, Ian St.John, Ron Yeats o Emlyn Hughes; del Manchester City con el legendario portero Joe Corrigan, Mike Doyle, Alan Oakes o Neil Young; o del equipo yugoslavo Estrella Roja del fantástico jugador serbio Dragan Dzajic, conocido como “el mago Dragan” o del fantástico portero Dragomir Racic quien luego sería leyenda del Castellón.

Liverpool

Conseguiría alcanzar por tres veces los cuartos de final de la Copa de Ferias, antigua Copa de la UEFA, las temporadas 1964/65, 1967/68, y 1968/69, de ocho temporadas en competiciones europeas desde mediados de la década de los sesenta a mediados de los setenta.

Internacional   (1970-1972)

Internacional en todas las categorías desde juveniles fue comodín en la delantera española en los años 70. Fue seleccionado para la primera selección Sub-23 en el año 1969 e incluso a finales de la década (1968) llegó a jugar un mundial “militar” cuando hacía la mili obligatoria junto a sus compañeros Fidel Uriarte y Txetxu Rojo. La fase final del mundial se disputó en la exótica Bagdad y finalizaron en quinta posición. En la fase de clasificación Arieta consiguió un hattrick (tres goles) contra Francia con resultado final 5-1.

Militar

Como anécdota, el eterno viaje a Bagdag en un DC-6 con asientos desmontables en los costados del fuselaje, según contaba Alfredo Relaño, fue interrumpido por dos cazas a la altura del Líbano que les obligaron a aterrizar. Una vez en el aeropuerto, mientras los soldados-futbolistas esperaban dentro de una circunferencia pintada en el suelo con tiza y sin poder salir del círculo marcado con 42º de temperatura, tuvieron que pagar un impuesto por sobrevolar el espacio aéreo.

Su buen quehacer en el Athletic y las selecciones inferiores le vale la llamada del seleccionador nacional absoluto, Ladislao Kubala, en 1970 para debutar como internacional absoluto el 11 de febrero de dicho año. Su estreno se produce ante la poderosa Alemania en Sevilla y que finalizó con victoria para los españoles por 2-0 con dos goles de Anton. Arieta disputa un total de 7 partidos durante casi dos años con la selección, con la que llegó a anotar 4 goles y consiguiendo el Record de no perder ningún partido internacional. Jugadores míticos como Amancio, Asensi, Pirri, Iribar, Rojo I, Fidel Uriarte, Eladio, Ufarte, Gárate, Sol, “Gallego, Reina, Quini, Rexach, Churruca, Esnaola, “Tonono” o Luis Aragonés fueron sus compañeros de selección.

Durante esos años jugaría contra equipos legendarios como Alemania e Italia, en 1970, quienes meses después disputarían en semifinales del Mundial de México de 1970 el llamado “partido del siglo”, con jugadores míticos como los alemanes Berti Vogts, Uwe Seeler o Gerd “Torpedo” Müller, o los italianos Gianni Rivera, Giancinto Fachetti, Sandro Mazzola o Dino Zoff a quien conseguiría batir en una ocasión. Asimismo jugaría contra jugadores fantásticos como el norirlandés George Best, el quinto Beatle, o los franceses Djorkaeff (padre del también mítico jugador francés) o Henri Michel, el que luego fuera mítico entrenador de la selección francesa.

Su último partido internacional fue el 12 de enero de 1972 contra Hungría en Madrid donde conseguiría el gol de la victoria igual que en el día de su debut.

Hercules CF (1974 – 1976)

En la temporada 1974/75 dejó el Club de toda su vida para enrolarse en el Hércules Club de Fútbol, donde en su primera temporada a las órdenes de Arsenio Iglesias el equipo de Alicante consiguió la mejor clasificación de su historia en Primera División (5º Puesto).

arieta y betzuen 4 en el hercules

Además como buen goleador que era dejó su sello una vez más en la historia al ser el autor del primer gol marcado en el estadio herculano, el Rico Pérez.

Esa misma temporada recibió un homenaje popular e imprevisto de la afición de San Mamés cuando se ovacionó uno de sus goles a su amigo Jose Angel Iribar, a pase de otro ex jugador rojiblanco Jose Ramón Betzuen. Sería su último gol en San Mames.

Tras una temporada más en Alicante, con apenas 30 años, puso fin a su carrera futbolística uno de los hombres de más técnica del fútbol de la época dedicándose desde entonces a su mujer y a sus tres hijos, Martin, Eneko y Elisabeth.