Anton Arieta, el León de Durango.

Arieta II Guapo

Antón Arieta-Araunabeña Piedra, más conocido como Anton Arieta o Arieta II, es uno de los “leones” más importantes con los que ha contado el Athletic perteneciendo al equipo rojiblanco durante una década. Nacido en Durango, el 6 de enero de 1946, desde muy pequeño comenzó su pasión por el balompié, ya que se pasaba las tardes jugando a la pelota con sus amigos del colegio PP Jesuitas de Durango y donde ya demostraba su técnica con el balón.

Equipo Juvenil Athletic-Club (1960 – 1964)

Su excelente juego no pasó desapercibido para los directivos del Athletic-Club, donde ya triunfaba en el primer equipo su hermano Eneko, quienes llevaron al joven Arieta para militar en las categorías inferiores del Club, donde jugaría en el recién creado equipo juvenil consiguiendo las dos primeras Copas Nacionales de los cachorros, de la mano de su entrenador Jose Luis Garay y junto a compañeros de la calidad como Aranguren, Fidel Uriarte, Estéfano, o Zugazaga.

Arieta II 1967

Anton Arieta, por tanto, contribuyó en sus inicios a la época de oro del recién creado equipo juvenil del Athletic. La gran calidad de los jugadores juveniles, que pronto formarían parte del primer equipo y donde se pueden destacar además de los ya mencionados anteriormente a Txetxu Rojo, Zubiaga, Clemente o Igartua, conseguiría cinco campeonatos nacionales consecutivos (1963 – 1964 – 1965 – 1966 – 1967) para las vitrinas del equipo rojiblanco.

Decisivo para el equipo rojiblanco (1964 – 1974)

El gran paso para formar parte del fútbol profesional le llega de la mano del entrenador Antonio Barrios debutando con el primer equipo en la temporada 1964/65 con apenas 18 años. Anton Arieta no tardó en ganarse la confianza del entrenador y, por consiguiente, la titularidad en el equipo. Gracias a ello, ha pasado a la historia del club rojiblanco, ya que es el vigésimo jugador que más partidos oficiales ha disputado en la historia del Athletic, con 358 encuentros, por delante de jugadores míticos como Genar Andrinúa (356), Fran Yeste (353), Telmo Zarra (352) o Jose Luis Artetxe (345). Su gran olfato goleador le valió para anotar 83 goles en los diez años que pasó en Bilbao siendo uno de los veinticinco máximos goleadores de la historia del Club y el séptimo en competiciones europeas.

Alineacion athletic

Formó parte de un equipo rojiblanco que se conocía de memoria, empezando con Iribar  y acabando con Txetxu Rojo e incluía a los Iñaki Sáez, Etxeberria, Aranguren, Larrauri, Argoitia, Uriarte y Clemente, sin olvidar a otros como Villar, Igartua, Gisasola, Koldo Agirre, Lasa, Carlos, Amorrortu o incluyendo a los míticos Jose Mari Orue, Etura o su propio hermano Eneko Arieta con quien jugó en 14 partidos oficiales.

Vivió tardes de gloria en San Mames consiguiendo dos Copas (69 y 73, marcando además en ambas finales) de cuatro finales disputadas (subcampeones en el 66 y 67), y un subcampeonato de Liga la temporada 1969-70, logrando ganar además el cariño de la afición que siempre le agradeció su honradez en el terreno de juego y su compromiso con el Club.

Durante los diez años que perteneció al Athletic-Club, Anton Arieta coincidió con entrenadores de la talla del mencionado Antonio Barrios, Agustín “Piru” Gainza, Rafael Iriondo, Ronnie Allen, Salvador Artigas y Milorad Pavic, siendo indiscutible e indispensable para todos ellos.

Arieta II disputa su último partido oficial como rojiblanco el 27 de abril de 1974 en el estadio Insular de Las Palmas. Esa misma temporada también se despidieron del equipo rojiblanco Iñaki Saez, Fidel Uriarte y Larrauri, que entre los cuatro habían disputado casi 1.400 partidos con el Athletic-Club, en una política de rejuvenecimiento del equipo.

Arieta 1971

Por Europa con el Athletic

Se paseó por Europa con el Athletic durante 8 temporadas en las desaparecidas Copas de Ferias y Recopa, jugando contra equipos de la talla del Ferencvarosi de Hungría, que contaba entre sus filas al gran balón de oro 1967 Floriant Albert; del equipo escocés Rangers de Glasglow con Alex Ferguson entre sus filas (quien luego sería mítico entrenador del Mancheter United); del Liverpool de Bill Shanky de finales de los sesenta con jugadores como Ian Callaghan, Ian St.John, Ron Yeats o Emlyn Hughes; del Manchester City con el legendario portero Joe Corrigan, Mike Doyle, Alan Oakes o Neil Young; o del equipo yugoslavo Estrella Roja del fantástico jugador serbio Dragan Dzajic, conocido como “el mago Dragan” o del fantástico portero Dragomir Racic quien luego sería leyenda del Castellón.

Liverpool

Conseguiría alcanzar por tres veces los cuartos de final de la Copa de Ferias, antigua Copa de la UEFA, las temporadas 1964/65, 1967/68, y 1968/69, de ocho temporadas en competiciones europeas desde mediados de la década de los sesenta a mediados de los setenta.

Internacional   (1970-1972)

Internacional en todas las categorías desde juveniles fue comodín en la delantera española en los años 70. Fue seleccionado para la primera selección Sub-23 en el año 1969 e incluso a finales de la década (1968) llegó a jugar un mundial “militar” cuando hacía la mili obligatoria junto a sus compañeros Fidel Uriarte y Txetxu Rojo. La fase final del mundial se disputó en la exótica Bagdad y finalizaron en quinta posición. En la fase de clasificación Arieta consiguió un hattrick (tres goles) contra Francia con resultado final 5-1.

Militar

Como anécdota, el eterno viaje a Bagdag en un DC-6 con asientos desmontables en los costados del fuselaje, según contaba Alfredo Relaño, fue interrumpido por dos cazas a la altura del Líbano que les obligaron a aterrizar. Una vez en el aeropuerto, mientras los soldados-futbolistas esperaban dentro de una circunferencia pintada en el suelo con tiza y sin poder salir del círculo marcado con 42º de temperatura, tuvieron que pagar un impuesto por sobrevolar el espacio aéreo.

Su buen quehacer en el Athletic y las selecciones inferiores le vale la llamada del seleccionador nacional absoluto, Ladislao Kubala, en 1970 para debutar como internacional absoluto el 11 de febrero de dicho año. Su estreno se produce ante la poderosa Alemania en Sevilla y que finalizó con victoria para los españoles por 2-0 con dos goles de Anton. Arieta disputa un total de 7 partidos durante casi dos años con la selección, con la que llegó a anotar 4 goles y consiguiendo el Record de no perder ningún partido internacional. Jugadores míticos como Amancio, Asensi, Pirri, Iribar, Rojo I, Fidel Uriarte, Eladio, Ufarte, Gárate, Sol, “Gallego, Reina, Quini, Rexach, Churruca, Esnaola, “Tonono” o Luis Aragonés fueron sus compañeros de selección.

Durante esos años jugaría contra equipos legendarios como Alemania e Italia, en 1970, quienes meses después disputarían en semifinales del Mundial de México de 1970 el llamado “partido del siglo”, con jugadores míticos como los alemanes Berti Vogts, Uwe Seeler o Gerd “Torpedo” Müller, o los italianos Gianni Rivera, Giancinto Fachetti, Sandro Mazzola o Dino Zoff a quien conseguiría batir en una ocasión. Asimismo jugaría contra jugadores fantásticos como el norirlandés George Best, el quinto Beatle, o los franceses Djorkaeff (padre del también mítico jugador francés) o Henri Michel, el que luego fuera mítico entrenador de la selección francesa.

Su último partido internacional fue el 12 de enero de 1972 contra Hungría en Madrid donde conseguiría el gol de la victoria igual que en el día de su debut.

Hercules CF (1974 – 1976)

En la temporada 1974/75 dejó el Club de toda su vida para enrolarse en el Hércules Club de Fútbol, donde en su primera temporada a las órdenes de Arsenio Iglesias el equipo de Alicante consiguió la mejor clasificación de su historia en Primera División (5º Puesto).

arieta y betzuen 4 en el hercules

Además como buen goleador que era dejó su sello una vez más en la historia al ser el autor del primer gol marcado en el estadio herculano, el Rico Pérez.

Esa misma temporada recibió un homenaje popular e imprevisto de la afición de San Mamés cuando se ovacionó uno de sus goles a su amigo Jose Angel Iribar, a pase de otro ex jugador rojiblanco Jose Ramón Betzuen. Sería su último gol en San Mames.

Tras una temporada más en Alicante, con apenas 30 años, puso fin a su carrera futbolística uno de los hombres de más técnica del fútbol de la época dedicándose desde entonces a su mujer y a sus tres hijos, Martin, Eneko y Elisabeth.

Anuncios

Un “filipino” que llegó a jugar con el Athletic-Club.

Del Athletic-Club de antaño, cuando la delantera la formaban cinco jugadores, hubo tres de ellas que los aficionados las conocían de memoria. La de la finales del cuarenta y principios del cincuenta con Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza; la de los años treinta formada por Lafuente, Iraragorri, Bata, Txirri y Gorostiza; y la de finales de los años veinte con Germán, Laca, Travieso, Carmelo y Acedo.

delantera histórica

Pocos años antes de ésta última, en la temporada 1920-1921, la delantera la formaban el no menos famoso quinteto atacante formado por Germán, Pichichi, Allende, Laca y Acedo que conseguirían arrasar en cuantas competiciones participaron (Copa regional y del rey) junto a nombres míticos como los hermanos Belaustegigoitia, Hurtado, Sabino y el portero Rivero entre otros, de la mano del entrenador inglés Mr. Barnes.

En el campeonato regional, el Athletic-Club que ya había ganado dicho campeonato ante los equipos Arenas Club, SD Deusto, Erandio y el Racing de Santander, estaba imbatido y se disponía a jugar el último partido contra el equipo del Deusto. Ante las bajas del ala derecha atacante rojiblanco (Germán y Pichichi), el entrenador inglés presentó una delantera inédita hasta ese momento que contenía entre sus filas a un jugador “asiático”, concretamente nacido en Manila (Filipinas), llamado Marcelino Galatas. La delantera, aquel 20 de febrero de 1921, la formarían Acedo, Laca, Allende, Galatas y Txirri I. El resultado final del partido fue de 3 a 1 a favor del Deusto, que finalmente sería el único partido que perderían los rojiblancos esa temporada, no cediendo ni un solo empate en toda la temporada.

Ath_1921

Marcelino “Chelín” Galatas Rentería, nació en el seno de una familia de origen vasco, en filipinas en 1903 cuando este país ya no era colonia española. En su juventud tras completar estudios primarios y secundarios se orientó hacia el estudio de la carrera de ingeniería industrial, que comenzó a cursar en Bilbao donde empezaría a jugar al football como cualquier joven de la villa.

Las bajas de Germán y Pichichi, quien disputaba su última temporada en el Athletic, obligaron al equipo de San Mames de echar mano del joven “filipino” que ofrecieron jugar con los leones en un partido oficial. Según parece este jugador ya había debutado con el equipo rojiblanco en algún partido amistoso sustituyendo a Laca según relataría años después en una entrevista.

galatas

Durante los dos siguientes años (temporadas 1921-23) juega para la SD Deusto, con jugadores como Urdagarin, Cortadi, Orué, Bilbao, Erice o Urquizu entre otros, equipo ligado al ambiente universitario vizcaíno, con el que disputa la máxima categoría del campeonato regional vizcaíno. En Junio de 1923, la Real Sociedad le invita a jugar una serie de partidos con ellos, como el torneo internacional de pascua donde jugó contra equipos de la talla del Sevilla, el Sampierdarenea italiano o el histórico equipo belga del Unión St Gilloise donde deslumbra a los aficionados con su calidad. Pero es el partido de la Real contra el equipo inglés del Birminghan donde los gipuzcoanos se dan cuenta de su verdadera calidad. El “asiático” hizo un partido magistral con una Real reforzada por las importantes bajas que contaba con jugadores como Travieso del Athletic entre otras incorporaciones del Esperanza y del Real Unión.

Galatas jugaría con el equipo donostiarra durante cuatro temporadas (1923-1927) después de que aceptaran sus tres asombrosas condiciones: cobrar lo mismo que Ricardo Zamora, que entrenaría cuando él quisiera y que le vinieran a buscar a Bilbao (no abandonaría el botxo por motivos de estudios) en un coche descapotable.

Finalizaría su etapa futbolística en el Athletico de Madrid en la temporada 1927-28 aunque anteriormente ya jugaba con el equipo madrileño también por motivos de estudios mientras jugaba en la Real. En 1927 llegó a jugar un partido con la selección española donde también debutaban dos vizcaínos, Ramón Lafuente y Pachuco Prats (jugador del Real Murcia nacido en Portugalete).

Una vez colgadas las botas trabajó de ingeniero industrial, primero en su País natal, Filipinas, y después en España. Según cuentan las crónicas, se convirtió en un fanático seguidor de la selección española que junto a otro Realista, Fernando Larrañaga, y al segundo marido de Sara Montiel, el empresario vasco José Vicente Ramírez Olalla “Chente”, no se perdían ningún partido de la roja.

Murío en Benalmádena, Málaga, el 8 de abril de 1994 con 91 años de edad. Su hija Mari Cruz escribió un libro, “Con Chelín Galatas todavía”, que trata sobre Marcelino Galatas.

Para finalizar esta curiosa anécdota, decimos que Galatas fue el primer asiático que jugó con el Athletic-Club porque no ha sido el único. Después de la guerra civil, un futbolista nacido en la isla de Goa, Filipinas, llamado Ignacio Larrauri Larrauri, disputó cuatro encuentros (uno de Copa y tres de liga) con el Athletic. También jugó con el Indautxu en segunda división.

larrauri larrauri

No habrá dos sin tres???