A un siglo del primer partido oficial de la Selección Vasca.-

El combinado derrotó en un enorme encuentro al equipo catalán, alzándose después con la I Copa Príncipe de Asturias, en Madrid.

La historia de la Selección Vasca seguía adelante después de los dos partidos amistosos disputados contra la Selección de Catalunya en Enero y Febrero de ese mismo año (1915) y que habían finalizado con una aplastante victoria por 6-1 en San Mames y un empate a dos en el Campo de la Calle de la Industria en Barcelona.

1915 EUSKAL SELEKZIOA COPA PPE ASTURIAS

Selección Vasca. I Copa Príncipe Asturias. Revista GRAN VIDA.

En Mayo de 1915, una Selección Vasca, seleccionada por la Federación Norte, de Cataluña y Centro disputarían en un triangular la I Copa del Príncipe de Asturias, lo que se considera el primer partido oficial de la Selección Vasca.

La Copa donada por el entonces Príncipe de Asturias, don Alfonso de Borbón y Battenberg primogénito del rey Alfonso XIII quien moriría en 1938 en accidente de automóvil en Miami,  tuvo lugar en Madrid, a mediados de Mayo, en el Campo de O’Donnel, recinto vallado y con capacidad para unas 10.000 personas, donde el Athletic en Madrid disputaba sus partidos como local.

Para los jugadores del Athletic de Bilbao, el duro campo madrileño no les era desconocido pues ya habían jugado en febrero de 1913 el partido inaugural contra la sucursal de Madrid obteniendo una victoria por 0-4. Sabían que el campo de O’Donell, no confundir con el Estadio O’Donell donde jugaba el Madrid FC, no era el más adecuado al juego de los vascos que estaban acostrumbrados a campos más blandos y de hierba como San Mamés.

El 12 de Mayo de 1915, justo hoy hace cien años, el primer partido del triangular que jugaría la Selección Vasca llevó numeroso público al campo, dada la calidad de los equipos contendientes, para ver el encuentro que iban a disputar los vascos contra la Selección de Catalunya. El extraordinario interés del encuentro, tras la victoria catalana ante la selección Centro por 2-1, se había reflejado de manera directa en la taquilla, pues a primera hora de la tarde se habían agotado casi todas las entradas. El campo presentaba la brillantez de los partidos de campeonato.

Al salir los equipos al campo, fueron ovacionados cariñosamente. El arbitraje sería dirigido esta vez por los jugadores del Madrid FC, D. Bernardo Menéndez y los jueces de línea Sres. Rocamora y Pedous.

Los equipos se alinearon en la siguiente forma:

Vascos: Agustín Eizaguirre (Real Sociedad); Manuel Carrasco (Racing Club Irun), Luis Hurtado (Athletic); Jose Mari Peña (Arenas Club), Jose Mari Belausteguigoitia (Athletic), Juan Artola (Jolastokieta); Francisco Pagazaurtundua (Arenas Club), Juan Legarreta (Sporting Club Irun), Patricio Arabolaza (Racing Clun Irun), Pedro Barturen (Arenas Club) y Ramón Belausteguigoitia (Athletic).

Catalanes: Brú; Casellas, Massana (S.), Torralba, Massana (A.), Monistrol; Mallorquí, Baró, Armet, Alcántara y Peris.

Entre los vascos se notaba la ausencia de dos jugadores excepcionales. El mítico Rafael Moreno Aranzadi “Pichichi”, jugador del Athletic, y Mariano Arrate Esnaola, colosal defensa de la Real Sociedad. Estos dos jugadores habían sido sustituidos por Luis Hurtado del Athletic, quien había jugado excepcionalmente la final de Copa de ese mismo año, y Pedro Barturen, el pequeño y valiente jugador del combativo equipo del Arenas de Getxo. También se notaba la ausencia de Pepe Angoso, hermano del presidente de la Federación Norte, quien había jugado en los dos partidos anteriores de la Selección Vasca.

Se sortearon los campos, eligiendo los vascos y poniendo en juego el pelotón los catalanes. Hubo gritos de ánimos en las gradas desde el primer momento pues se veía que la lucha iba a ser muy competida.

No paraba el balón un momento. Tan pronto estaba el juego en uno como en otro lado. Los dos equipos realizaron una labor admirable de combinación y rapidez, que asombraba al público. Los delanteros catalanes, seguros y rápidos, hicieron combinaciones inteligentes, que eran contrarrestadas por los medios vascos. Éstos, colosalmente y muy unidos, dieron mucho que hacer a los catalanes sobre todo a Massana que estuvo muy bien en su posición de back.

Hermananos Belauste

Ramón y Joshe Mari Belausteguigoitia. Revista NOVEDADES.

Patricio de un lado y Armet del otro, realizaron preciosidades que fueron muy aplaudidas. Los medios de uno y otro equipo se veían y deseaban para contener los avances de estos colosos. En el primer tiempo, una mano de Joshe Mari Belauste fue considerada penalti por el referee aunque los catalanes no lo aprovecharon.

El sinnúmero de jugadas preciosas haría estas líneas interminables. Pases soberbios, centros magníficos, admirables golpes de cabeza. El juego era duro, sin llegar a una violencia desagradable, lo que dio lugar a algunas protestas a espectadores que no estaban acostumbrados a este tipo de luchas de poder a poder. Una proclama del único ingles que fundó el Athletic, Alfred Mills, decía lo importante es jugar fuerte, limpio y divertirse”.

El goal de la victoria vasca llegó en el segundo tiempo. Patricio recogió un pase de Ramón Belauste por la izquierda y chutó admirablemente. El portero devolvió el balón tirándose al suelo pero Juan Legarreta, el excepcional jugador irunes, que se encontraba bien colocado, lo recogió, y portero y balón entraron en el goal, convirtiéndose en el primer goleador en un partido oficial de la Selección Vasca. Como anécdota, años después Legarreta, emigraría a Chile y jugaría con la Selección Chilena dos partidos amistosos contra Argentina, siendo una leyenda en aquel país.

Juan Legarreta. Revista LES SPORT.

El tanto promovió un explosión de entusiasmo entre el público. El entusiasmo fue delirante; sombreros, bastones, paraguas, chaquetas, cayeron en medio del campo.

A pesar de faltar todavía quince minutos para finalizar el partido, y que la línea de ataque catalana era de cuidado, los catalanes no pudieron marcar un goal que hubiera supuesto el empate del partido. El partido resultó muy interesante, pues ambos equipos echaron el resto por obtener la victoria.

Ganaron los vascos por uno a cero. Su primer partido oficial.

Días después, la Selección Vasca jugaría otro partido excepcional, esta vez con una Selección Madrileña que estaba plagada de vascos en sus líneas, Beguiristain, René Petit y los malogrados, años después, Alberto Matxinbarrena y Sotero Aranguren. Si bien, según recogen las crónicas madrileñas, el equipo Centro jugó mejor, el match finalizó con empate a uno con goles del luego presidente del Real Madrid Santiago Bernabeu y de Patricio, adjudicándose los vascos la I edición de la Copa Príncipe de Asturias.

La Selección Vasca seguía imbatida.

El primer partido de la Euskal Selekzioa.

SAN MAMES – 3 de Enero de 1915 

vascos 1915

VASCONIA – CATALUNYA

A pesar de las lluvias que habían caído en Bilbao en los días anteriores, el estado del terreno de juego estaba en “buenas” condiciones. Desde días anteriores en Bilbao sólo se hablaba del partido Vasconia-Catalunya que iba a tener lugar en San Mamés. Los casi tres kilómetros que separaban el casco viejo del “nuevo” y fantástico campo inaugurado apenas año y medio no iban a ser excusa para no asistir al enfrentamiento entre las dos mejores Federaciones existentes en la época, con dos estilos de juego totalmente diferentes.

Bajo la bandera de la Federación Regional Norte y con una entrada excepcional a pesar del tiempo (unas 6.000 personas), el árbitro Juan Arzuaga (al no haber aceptado el donostiarra Jose Ángel Berraondo, mito fundacional de la Real Sociedad, del que tendremos que hablar pronto así como de Arzuaga) junto con la ayuda de los linieres Alberto Machimbarrena (jugador donostiarra de la Real sociedad y del Madrid que tiene una estatua en la capital de la corte por su prematuramente en 1923 por tuberculosis, del que por supuesto hablaremos también) y Emili Sampère (mítico jugador histórico del RCD Español), alinearon a los siguientes jugadores:

VASCONIA: 

  • Cecilio IBARRECHE (Athletic Club).
  • Luis María SOLAUN (Athletic Club).
  • Mariano ARRATE (Real Sociedad).
  • Jose Maria PEÑA (Arenas Club).
  • Jose Mari BELAUSTEguigoitia (Athletic Club).
  • Juan ARTOLA (Jolastokieta – Alza/Donosti).
  • Pepe ANGOSO (Sporting Club Irún).
  • Francisco PAGAZAurtundua (Arenas Club).
  • PATRICIO Arbolaza (Real Racing Club de Irún).
  • Rafael Moreno “PICHICHI” (Athletic Club).
  • Elías ACOSTA (Real Racing Club de Irún).

CATALUNYA:

  • Lluis BRU (FC Barcelona).
  • Eduard REGUERA (FC Barcelona).
  • Santiago MASSANA (RCD Español).
  • Gabriel BAU (FC Barcelona).
  • Félix de POMES (RCD Español).
  • Pere PONSA (FC Barcelona).
  • Pere MONISTROL (CE Sabadell).
  • ARMET (Universitari).
  • CASTELL (FC Barcelona).
  • LOPEZ (RCD Español).
  • Enrique PERIS (FC Barcelona).

Los jugadores vascos habían respondido bien a la llamada de su Federación y consiguieron reunir a un once magnífico. De éste equipo saldría la base del equipo que consiguió la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Amberes cinco años más tarde. El magnífico y “gran” defensa donostiarra Arrate, abanderado del equipo olímpico; los tres medios, Peña, Belauste y Artola; y los delanteros Pagaza, Patricio (metió el primer gol de la selección española en su historia) y el mítico “Pichichi” participaron en los citados juegos de 1920. 6 jugadores ni más ni menos.

El equipo Catalán tuvo más dificultades para su formación. Algunos grandes jugadores de la época no pudieron acudir a la cita de su Federación, como el gran portero del RCD Español Pere Gíbert, descubridor y maestro de Ricardo Zamora, o como los jugadores del FC España, Casellas, Prat y Baró subcampeones de la Copa de 1914 disputada meses antes en el Estadio Costorbe de Irún ante el Athletic Club. A pesar de las citadas bajas y cambiando jugadores del lugar que habitualmente ocupaban, Catalunya presentó un equipo con la calidad suficiente para cumplir con el compromiso que habían adquirido con la Federación Norte. Aunque no pudo traer su mejor once, era un equipo fortísimo.

Los jugadores de Euskadi se vistieron para la ocasión con camiseta azul con las letras FR en color oro (los actuales colores los diseñó Manuel López Llamosas, más conocido por “Travieso”, antes de la gira de 1937) y el equipo de Catalunya de blanco con el escudo de Catalunya.

El primer tiempo fue dominado por los vascos. El empuje de Belauste, la velocidad del diminuto Acosta, y las magistrales convinaciones de la “triple P” vasca (Pagaza, Patricio y “Pichichi”) consiguen despedazar al equipo catalán. El primer tiempo finalizó “únicamente” con dos a cero, goles de “Pichichi” (uno de penalty), pero pudieron ser más. Dos penaltys errados por “Pichichi”, un gol anulado a Patricio y una decena de jugadas que bien por la buena actuación de Brú, la mala dirección de los tiros o el juego “sucio” de Pomes, quien cuando se retiró del fútbol fue un “gran” actor actuando en películas como “Rey de Reyes” (con Cary Grant y Frank Sinatra) o “La Reina de Saba”, y Massana, quien cuando se retiró del fútbol se compró una isla en la cuenca amazónica para vivir el resto de sus días allí, quienes incurrían en números faltas, no se estableció un resultado mucho mayor.

Después del descanso el campo estaba imposible a consecuencia de las lluvias y los catalanes, menos acostumbrados que los nuestros, resbalaban continuamente y se veían imposibilitados a desarrollar su juego. Ellos estaban acostumbrados al pase corto y mucha combinación entre los delanteros, ideal para un campo duro pero pésimo para un campo blando como el de San Mamés.

La combinación de los vascos y el cansancio de los catalanes hacían que la línea de medios vascos arrollara a la catalana otra vez. Los de casa parecían un equipo de Club. La unión y homogeneidad le daban un gran poder al conjunto. La “Triple P” seguía combinando, pasando a tiempo sin abusar del juego personal. Acosta y Angoso hacían diabluras por los extremos con las pelotas que recibían de los tres magníficos medios quienes no dejaron jugar al equipo catalán. Ibarreche, en el poco trabajo que tuvo, perfecto … hasta paró un penalty (aunque en el rechace se lo colaron).

El final del encuentro finalizó con un resultado de escándalo, 6-1. En esta segunda parte, los goles fueron marcados por Patricio de cabeza a gran pase de Angoso después de una combinación entre Pagaza y del propio Patricio; Angoso a pase esta vez de Pagaza; Patricio después de una internada de “Pichichi” que dio un pase atrás estupendo; una gran pared entre “Pichichi” y Patricio que culmina con un enorme “shoot” de “Pichichi” al lado contrario donde se encontraba Brú (San Mamés ovacionó larga y cerradamente este gol); y el gol catalán lo consiguió Armet de penalty o mejor dicho del rechace de la parada del penalti que él mismo había ejecutado.

Y así comenzó la historia de nuestra Euskal Selekzioa. En San Mamés con un “hattrick” de “Pichichi”, dos goles de Patricio y un gol de Angoso. El primer partido de nuestra Euskal Selekzioa.