La General, la mítica grada de San Mamés (1924)

Todo comenzó hace 90 años.

Justo un año después de la ampliación de la Tribuna Principal, en el verano de 1924, comenzaba la construcción de la nueva grada que nada tendría que envidiar con las míticas gradas inglesas como The Kop en Anfield, The Stretford en Old Trafford o con la escocesa The Jungle de Celtic Park.

general 1928 b

Al fondo la General en 1928

Al igual que había ocurrido el año anterior el arquitecto encargado de diseñar la ampliación de la grada de General fue Ignacio Smith Ybarra, hermano menor de Manuel María Smith Ybarra, el que fuera autor del proyecto inicial de construcción de San Mames de 1913, y hermano gemelo de Alejandro Smith Ybarra, que sería campeón de Copa con el Athletic en 1911 al pertenecer a la sucursal de Madrid mientras cursaba sus estudios. Alejandro jugó todos los partidos disputados en el campeonato disputado en Jolaseta incluida la final. El arquitecto Ignacio Smith Ybarra era por aquel entonces arquitecto municipal de Getxo y directivo del Athletic. Años antes, en 1920 había construido entre otros muchos edificios la casa de naúfragos en Getxo. También sería el encargado de estudiar las sucesivas modificaciones de San Mames incluso el fallido estadio de Torremadariaga en Deusto.

Guecho,_Algorta_-_Casa_de_Naufragos_y_Faro_de_Arriluze_2

Casa de Naufragos

El coste de las obras rondó las 150.000 ptas (900 €) y tras ganar la licitación correspondiente, las obras de ampliación fueron realizadas por la empresa “Construcciones Rivero y Ochandiano” de dos antiguos jugadores del Athletic Club.

Francisco Rivero, logroñes, jugaría en la demarcación de portero en las temporadas 1918/19, 19/20 y 20/21 disputando 25 partidos oficiales y consiguiendo la Copa de 1921. Le llamaban la “cría de Ibarreche”. El trabajo realizado en San Mames le acreditaba tanto a él como a Ochandiano como especialistas en obras de hormigón armado, material casi desconocido por aquel entonces en la Villa pero indispensable para una obra de las características de la grada. Patentó años más tarde un sistema de construcción de forjados de pisos. Años después también construiría el estadio de Santoña.

Adrián Ochandiano jugaría, años antes que Rivero, en el Athletic Club en la temporada 1914/15 con el mítico equipo que conquistaría tres campeonatos seguidos. Adrián también participaría en la copa de 1911 de Jolaseta con el equipo del Fútbol Club de Bilbao junto a nombres míticos que años después jugarían en el Athletic como Pichichi o Esteban Eguía. Era un estupendo jugador de pala que llegó a ser el primer campeón de España de la modalidad de parejas junto a Luis Araquistain. También fue uno de los jugadores que inauguró el frontón del Club Deportivo en Bilbao. En la Guerra civil estuvo condenado junto a su hermano Antonio en consejo de guerra a la pena de dos años de prisión por el delito de auxilio a la rebelión aunque más tarde le sería concedida la libertad condicional. Su hermano menor Jose Ramón también jugaría de defensa derecho en el Athletic la década de los años 20 llegando a jugar 5 partidos de la primera liga. Luego jugaría en el Athletico de Madrid, Real Madrid y acabaría sus día de jugador en el Valladolid.

FUTBOL CLUB BILBAO 1911

Fútbol. Club de Bilbao en abril de 1911. De izquierda a derecha, de pie: Pascual Manzaga, Enrique Cawell, Ramón Hurtado, Marul Starmmans, Esteban Eguía y Jesús Cortina; Sentados: Adrián Ochandiano, Sabino Laca, Eduardo Pattinson, Rafael Moreno “Pichichi” y Antonio Gutiérrez. 

Las obras ejecutadas fueron importantísimas y la gradería de General quedó provista de dos tramos distintos; uno el superior de hormigón armado y el bajo de tierra con ceniza y gravilla como piso. Además la superior contaba con una escalera exterior y tres amplias escaleras en el interior, pudiendo refugiarse en el espacio cubierto que existía debajo de la misma en los casos de tormenta miles de personas. En la parte cubierta, debajo de la grada, quedó provista de un “ambigú” y otros servicios para comodidad de los aficionados.

General 1928

Impresionante vista de La General desde la Tribuna principal en 1928

Se trataban de localidades de pie donde en los años siguientes se viviría el fútbol intensamente junto con el resto de aficionados, pegados unos con otros. Con escasas comodidades probablemente era el lugar idóneo para vivir la experiencia del fútbol en estado puro, en contacto directo con el resto de hinchas del equipo. Los habituales de la grada de General serían gente de gabardina y paraguas, aficionados  sin el poder económico para poder pagar la cuota de socio de una localidad de más nivel, pero siempre entusiastas y capaces de, con su ánimo, contagiar al resto del campo y crear el ambiente que nunca debe faltar en un partido de fútbol.

general

La grada General en la década de 1940

Una vez finalizada la grada de General se podían alojar en ella hasta 10.000 personas (sin contar las personas que se ponían en los pasillos de acceso costumbre generalizada en años posteriores) aumentando el aforo de San Mames hasta alcanzar los aproximadamente 18.000 espectadores.

La General, la grada más mítica del Fútbol Vasco. Aquí comenzó todo.